Estas son las tres bandas que la Fuerza Pública podrá bombardear

Estas son las tres bandas que la Fuerza Pública podrá bombardear

Esa fuerza ya fue aplicada al 'clan Úsuga' en el Urabá, tras la directiva de Mindefensa.

notitle
06 de mayo 2016 , 09:51 a.m.

El ‘clan Úsuga’, ‘los Puntilleros’ y ‘los Pelusos’, las tres bandas criminales más poderosas del país y que cuentan (en conjunto) con al menos 3.000 hombres en armas, entraron desde el jueves a la categoría de ‘grupos armados organizados’ que podrían incluso ser atacados con bombardeos.

Así quedó definido en la directiva emitida por el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas (la 15, del 22 de abril pasado y acordada con la Fiscalía) que permite “la aplicación de toda la fuerza del Estado, sin excepción, a los grupos armados organizados o los grupos que tengan mayor capacidad hostil contra la instituciones y la población, a quienes tengan campamentos, a quienes tengan armas largas, a quienes tengan uniformes y presencia en el territorio” nacional.

Como lo había revelado este diario en marzo pasado, esas condiciones las cumplen tres grupos: de lejos, ‘los Úsuga’, que son un ejército irregular muy similar a los antiguos paramilitares y que tienen el 80 por ciento de miembros de las tres llamadas ‘bandas tipo A’. (Vea Así era el campamento del 'clan Úsuga' que fue bombardeado en 2015)

También, 'los Pelusos’, que están en Norte de Santander y controlan cultivos y zonas en la zona de frontera. Son unos 200 ilegales, herederos de ‘Megateo’ y representan una amenaza creciente en un área estratégica para la seguridad nacional. Y están ‘los Puntilleros’, que con casi 300 delincuentes armados con fusiles y otro material de guerra son el grupo criminal emergente en los Llanos Orientales.

Estas son las tres bandas:

El ejército de ‘los Úsuga’

Es la red criminal más grande dedicada al narcotráfico. Tiene nexos con el cartel de Sinaloa y hace presencia en cuatro departamentos.

Es una estructura delictiva que nace de las Autodefensas Gaitanistas, cambia su nombre por ‘los Urabeños’ y en la actualidad se denomina ‘clan Úsuga’ por el apellido de su jefe máximo: Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, por quien el gobierno de Colombia ofrece una recompensa de hasta 3.000 millones de pesos, y el de Estados Unidos, 5 millones de dólares. (Además: 'Los Úsuga', la nueva amenaza mafiosa que enfrenta el Estado)

Contra ‘Otoniel’ hay dos órdenes de captura por concierto para delinquir y homicidio. Ha sido el cerebro de dos paros armados: uno realizado en enero del 2012, cuando en una operación de la policía murió su hermano, Juan de Dios Úsuga, y el otro en marzo de este año, por la muerte de Jairo Durango. Ha llegado, como en la época del capo Pablo Escobar, a ponerle precio a la vida de los policías.

Nuevo poder en la frontera

Son disidentes de la guerrilla del Epl. León Aguirre, alias David Aguirre, toma el control de la organización con la muerte de Víctor Ramón Navarro, alias Megateo.

Básicamente se dedican al narcotráfico aprovechando el creciente número de hectáreas de mata de coca en la región del Catatumbo y manejan laboratorios para el procesamiento de esta droga. Cobran el impuesto al gramaje por producción de kilo de coca, por utilizar rutas para sacar el estupefaciente y por el control de lanchas ‘go fast’.

Alias David Aguirre tiene aproximadamente 100 hombres bajo su mando y su zona de injerencia es Norte de Santander, donde aprovechan la frontera con Venezuela para el tráfico de droga.

A esta red de crimen organizado se le sindica de varios ataques contra la Fuerza Pública, como el asesinato de 10 detectives del DAS en abril de 2006, en Hacarí, Norte de Santander.

'Puntilleros’, en el Llano

Nacen de la unión de la disidencia del Erpac, el Bloque Libertadores del Vichada y el Bloque Meta, redes de crimen organizado que inicialmente estuvieron bajo el control de Pedro Oliverio Guerrero, alias Cuchillo, muerto en una operación de la Policía. (Además: Cayó el jefe de 'los Puntilleros' del Meta)

Esta organización criminal cuenta con 180 hombres que delinquen en los departamentos de Meta, Guaviare y Vichada. Tienen fuertes nexos con la guerrilla de las Farc por el manejo de los sembradíos de coca y el procesamiento y producción del alcaloide.

Sostienen una sociedad con el ‘clan Úsuga’ para la compra de la producción de clorhidrato de cocaína y su exportación a Centroamérica.

Sus jefes son: Arnulfo Guzmán Hernández, alias Tigre, y Álvaro Enciso Arias, alias Venado. En abril de este año fue capturado alias Vallejo, que según la Policía, lideraba la estructura en Meta y se encargaba de las extorsiones.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.