Kubba, el cantante que enluta al llano por su partida

Kubba, el cantante que enluta al llano por su partida

El magangueño, de 29 años y que hacía parte del dúo Edward & Kubba, falleció en río del Meta.

notitle
05 de mayo 2016 , 05:52 p.m.

Era el menor entre sus hermanos, el cubita, como le decían en Magangué (Bolívar), su tierra natal y desde donde salió armado de versos improvisados, con un rap caribeño, una identidad que explotó años después con la agrupación Edward & Kubba.

No fue su primer grupo. Savier Antonio Ospina Navarro buscó el éxito con otros dúos, pero siempre quedaba solo. Sus compañeros terminaban con hijos y se dedicaron al hogar.

Así, como solista, llegó a Bogotá. Quizá la época más dura de su vida. El cubita se estrelló con la selva de cemento y aguantó hambre. Su rebusque era el rap y el canto en buses y bares.

Allí conoció a Paul Eduardo Cuadrado, un barranquillero, quien se convirtió en su pana, su hermano y socio, con el que formó la agrupación Edward & Kubba (2007). Juntos encontraron la esencia musical, a la que bautizaron ‘afrocaristyle’.

“Sacaron muchas canciones, pero la primera que pegó fue ‘Sexy, Sexy’, la que los hizo conocer como dúo. Y en 2011 alguien les prometió presentaciones, les pidió que vinieran a Villavicencio para hacer medios, cosa que nunca hubo. Venían sin un peso, a la intemperie”, recuerda Johan Herrera, uno de sus amigos.

El mayor ‘espaldarazo’ vino de Wílmar Barbosa, alcalde de Villavicencio. Les tendió la mano y Kubba, nombre que apropió como recuerdo de su infancia, apoyó con su amigo ese proceso político y, con el tiempo, agrega Herrera, “fueron creciendo con ayuda de muchas personas”.

Antes de que su vida fuera arrastrada el lunes pasado por las aguas del río Güéjar, en San Juan de Arama (Meta), mientras grababan el video de ‘Sígueme el paso’, Kubba dejó raíces. En una de sus presentaciones conoció a Maricela Vargas, la mamá de Marcus –Mar, por Maricela y Cus, por Kubba–, su hijo, su cubita. Su pequeño nació el 17 de febrero de este año y soñaba con verlo en las tarimas.

“Cuando Marc tenga 2 añitos, me decía, explica Maricela, lo llevo a cantar conmigo”. La última vez que lo vio fue el Día del Niño. Estuvo con él toda la mañana, lo bañó y lo vistió. Luego partió a una de sus presentaciones en Puerto Gaitán, poco antes de viajar a San Juan de Arama, donde sumergió su voz.

No vivía con su pequeño. Kubba compartía vivienda con Edward, muy cerca al parque de Los Estudiantes, en Villavicencio. Como artistas, viajaban mucho, amaban el llano, la tierra que los adoptó. De hecho, grabaron ‘Llanero, sí soy llanero’, de ‘Cholo’ Valderrama, en son cubano con una fusión urbana.

La carrera musical de Kubba se forjó en Villavicencio, donde ayer fue despedido con una misa en El Templete, antes de que sus restos fueran llevados por dos de sus hermanos a la tierra que lo vio nacer.

El accidente

Kubba había desaparecido el pasado lunes 2 de mayo en las aguas del río Güejar, en el sitio conocido como Peñas Blancas del municipio de San Juan de Arama (Meta). El cantante intentó nadar hasta a una piedra, desde la orilla del río, sin embargo, la corriente del mismo lo arrastró. Allí tenían pensado realizar una de las tomas del video de la canción 'Sígueme el paso'.

 Desde el mediodía de ese lunes -cuando se registró el hecho-, de la estación de Policía de ese municipio salieron en su búsqueda cuatro rescatistas, seis bomberos y ocho integrantes de la Defensa Civil. El grupo de profesionales se apoyó de un equipo de rescate vertical, cuerdas de apoyo acuáticas y dos botes especializados para rafting.

Sin embargo, fueron unos pescadores quienes el miércoles 4 de mayo lo vieron  a la altura de la vereda Balastrera, en Vista Hermosa. El hallazgo se produjo sobre las 6:00 p. m.

"Lo vieron dos pescadores bajar del puente amarillo, ellos estaban pescando y tiraron la malla y lo soltaron, entonces alcanzó a bajar mucho, luego el equipo de búsqueda bajó, hasta que llegó a la Balastrera. Allí se enredó en un rama y ahí quedó", contó uno de sus amigos.

Desde ese momento se iniciaron las labores para trasladar el cuerpo a Villavicencio, donde ayer jueves fue velado en la funeraria Moya Osorio, en el barrio El Barzal, y luego la Alcaldía organizó una misa en la iglesia de El Templete. Al final, sus familiares iniciaron el viaje rumbo a Magangué (Bolívar), para sus exequias.  

Andrés Molano Téllez
@AMpuntonet
LLANO SIE7E DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.