'La flauta mágica' y 10 años del MET en HD

'La flauta mágica' y 10 años del MET en HD

Este sábado se retransmite la versión de la ópera de Mozart que inició sus presentaciones.

notitle
05 de mayo 2016 , 05:24 p.m.

La ópera es un arte que reúne en sí mismo a muchos otros, encadenados con un misticismo único en el que, mientras transcurren los actos, nos olvidamos de en qué siglo estamos.

Esa es la sensación que siembra la ópera La flauta mágica, que se podrá ver este sábado: integrará el bel canto de la escuela clásica, las marionetas al mejor estilo de la ópera china y la avanzada tecnología de cámaras como solo puede aportar hoy el cine.

Con este montaje de la ópera de Mozart comenzó hace 10 años la historia de la expansión mundial del Metropolitan Opera de Nueva York, a través de las transmisiones en alta definición en centenares de salas de cine en todo el mundo, lo que se convirtió en un fenómeno de popularización y democratización del género; es decir, dejó de pertenecerle a la ‘élite’ que puede asistir físicamente.

Para celebrar sus 10 años, el MET decidió retransmitir la grabación de ese montaje, en el que las apuestas de esa casa fueron notorias: le dieron la tarea de la dirección musical a James Levine (la batuta más destacada en el MET en los últimos años) y la producción escénica a Julie Taymor, quien desbordó en escena toda su imaginación, con la mirada puesta en dos públicos: niños y grandes.

Por eso, se trató de un montaje adaptado al inglés, en el que se suprimieron las escenas más fuertes de la ópera mozartiana. Además, hubo libertades creativas, por ejemplo en los diálogos, especialmente de Papageno, para ‘modernizar’ un texto y traerlo a estos tiempos.

“Cuando escribimos un nuevo libreto pudimos hacer una adaptación, sin los elementos raciales o misóginos de la original, que no se podrían repetir en el siglo XXI”, cuenta Taymor, en diálogo telefónico.

El elenco fue otro elemento decisivo: René Pape como Sarastro; Ying Huang y Mateo Polenzani como Pamina y Tamino, la pareja protagonista; Erika Miklósa como la reina de la noche; y de forma muy destacada, Nathan Gunn como Papageno, el cazador de pájaros, quien se robó los aplausos y contagió al público con la risa.

Taymor (recordada por trabajos como la cinta Across the Universe) diseñó un escenario caleidoscópico transparente que giraba 360 grados, además del vestuario, las marionetas y los efectos de iluminación, teniendo en cuenta la magnitud del plano general –tal como lo vería el público presente– y también de los primeros planos que captarían las 12 cámaras, “que eran móviles y no podían atravesársele al público”, explica Taymor.

Es así como desarrollaron dos visiones de la obra: frente a la historia con matices por momentos infantiles y otros más adultos, está una iconografía masónica, propia de la época de la obra, en una suerte de símbolos alrededor del reino de Sarastro. “Hay una belleza y un misterio alrededor que usé así no lo entendamos todos a primera vista”, dice la artista.

Por la extensión de la versión inglesa, mucho más corta que las óperas originales, La flauta mágica se puede disfrutar en familia, lo que representa este fenómeno de apertura del género ‘para todos’.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.