Alimentos orgánicos: una tendencia... y una oportunidad de negocio

Alimentos orgánicos: una tendencia... y una oportunidad de negocio

No solo son buenos para la salud; hay quienes cultivan o quienes hacen empresa.

notitle
04 de mayo 2016 , 07:00 p.m.

La compra de alimentos y productos orgánicos está dejando de ser un lujo o una necesidad de nicho, pues los consumidores cada vez están más preocupados por los efectos para la salud que la producción agrícola a gran escala y los procesos de la industria de los alimentos tienen en las comidas que llegan a la mesa.

El mercado no ha sido ajeno a esta tendencia y es así como en supermercados y en restaurantes les están abriendo las puertas a alimentos orgánicos. Incluso, el tema se ha convertido en una prioridad para el país y por esa razón el pasado 8 de febrero el Gobierno anunció el inicio de negociaciones entre el país y la Unión Europea para suscribir un acuerdo en estándares en agricultura orgánica.

Y aprovechando esa oportunidad que se presenta, están surgiendo empresas que buscan acercarse a las personas más interesadas en consumir productos saludables. Ese es el caso de Vanessa Blum Vásquez, quien desde hace un año encontró su nicho en los padres preocupados por la alimentación de sus bebés.

“Empecé a investigar y a hablar con las mamás y me di cuenta de que muchas no tenían opciones en los supermercados para comprar compotas saludables, sino que les tocaba cocinarlas en su casa”, dice esta mujer, quien se aventuró a crear una empresa de compotas orgánicas, las cuales están libres de azúcares y almidón.

“El sistema nervioso de los niños está en pleno desarrollo y la exposición a toxinas puede tener efectos distintos y mucho más profundos en los niños”.

Vanessa buscó certificarse con sello orgánico del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y ahora comercializa su producto, Baby Evolution, en 11 supermercados y 30 tiendas orgánicas del país.

Cultivar en los techos de las casas

Pero la salud no es la única preocupación de los consumidores al momento de pensar en lo que comen, también lo es el impacto de la industria a gran escala en el medioambiente. Por esta razón y por las dificultades y costos económicos que representa garantizar el alimento para las comunidades más vulnerables, el cultivo a través de huertas urbanas se está convirtiendo en una alternativa.

La idea de aprovechar los techos de las casas llevó a Carolina Forero Cortés, ecóloga de la Pontificia Universidad Javeriana a fundar Ecotechos, una organización que promueve el cultivo de hortalizas como lechuga y rábano en los techos de las casas, un lugar donde las plantas se nutren fácilmente de energía natural y agua lluvia.

"La posibilidad de tener alimentos orgánicos e intercambiarlos con otras personas genera ahorro. Además, se reutilizan botellas plásticas para convertirlas en materas para sembrar vegetales y legumbres", cuenta Forero Cortés.

Ideas para cultivar en casa

Nicolás Beltrán, representante de la firma Vertín Vertical, explica que lo primero que se debe hacer es encontrar un buen lugar para ubicarlo.

"Debe tener buena iluminación natural. En Bogotá, ojalá que el muro no esté orientado hacia el norte ya que no va a recibir mucha luz. Además, tiene que ser un espacio donde regar las plantas no sea un reto".

Algunas de ellas, como las hortalizas, requieren por lo menos cuatro horas de luz al día; de ahí la importancia del sol.

"Un balcón, una terraza, un muro (puede ser externo) o incluso, una ventana, son ideales para esto", asegura Andrés Cañas, del equipo de agricultura urbana del Jardín Botánico de Medellín.

En cuanto a la organización que llevarán las plantas, María Gómez, representante de la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Educativo Empresarial (Fidee), aconseja ubicarlas dependiendo de su especie y tamaño.

"Se debe respetar el orden de siembra desde afuera hacia el centro. Las plantas pequeñas por los bordes, las bajas y voluminosas a continuación, y contra el muro las más altas o trepadoras", sugiere la directiva de esta entidad, que eventualmente organiza cursos de agricultura urbana.

Para los espacios reducidos, Beltrán también recomienda contenedores con tierra y abono con, al menos, 20 centímetros de profundidad y 30 centímetros de diámetro.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.