El legado de Fernando Soto Aparicio

El legado de Fernando Soto Aparicio

De su pluma salieron algunos de los relatos más leídos por los colombianos de las últimas décadas.

03 de mayo 2016 , 08:27 p.m.

Fernando Soto Aparicio escribió toda la vida disciplinadamente, sin aspavientos, como si lo suyo no fuera llamar la atención, sino esperar pacientemente a que su obra fuera notada por los lectores. No se debe perder de vista lo importante que fue su trabajo constante y prolífico, aunque las mesas de novedades de las librerías son implacables y cada semana dejan atrás decenas de volúmenes nuevos. Pero lo cierto es que Soto Aparicio inventó algunos de los relatos más leídos por los colombianos de las últimas décadas.

Hubo un tiempo, por ejemplo, en el que ningún bachiller colombiano se perdió la experiencia de leer aquella novela realista sobre el mundo de la minería –tan relevante en 1962, cuando Plaza & Janés publicó la primera edición, como ahora– titulada 'La rebelión de las ratas': a través de la tragedia de Rudecindo, el campesino protagonista, que hace lo mejor que puede para sacar adelante a su familia en un mundo completamente tomado por un agreste capitalismo, cientos de miles de colegiales del país se enteraron de las condiciones en las que se encontraban tantos trabajadores en ese entonces.

Soto Aparicio murió a los 82 años luego de enfrentar con las palabras, y con su misma bondad de siempre, legendaria en los abrumadores círculos literarios, un cáncer que no tenía vuelta atrás. No respetó la muerte que él tenía varias ideas, aún, por escribir. Nació en Socha (Boyacá), en 1933. Creció en Santa Rosa de Viterbo. Desde que llegó a Bogotá, a los 27, se dedicó a completar, con talento, una vasta obra, y fue así como consiguió publicar 70 libros de diferentes géneros en 56 años de carrera. En las librerías y las bibliotecas del país, que guardarán y promocionarán su legado, es fácil conseguir trabajos como 'Mientras llueve' (1966), 'El espejo sombrío' (1967), 'Puerto Silencio' (1974) y 'Solo el silencio grita' (1993), entre tantos otros.

Su obra –sus novelas, sus cuentos, sus poemas, sus dramas, sus fábulas, sus guiones– retrató con compasión y minuciosidad hombres y mujeres y niños que encaran a los poderosos de la Colombia que quedó después de ‘la Violencia’: es esa humanidad, esa defensa del hombre en setenta entregas, su imborrable legado.


editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.