El influyente rey del 'duty-free' tailandés, dueño del Leicester City

El influyente rey del 'duty-free' tailandés, dueño del Leicester City

Vichai Srivaddhanaprabha apostó por el club inglés cuando aún estaba en la segunda división.

notitle
03 de mayo 2016 , 09:45 a. m.

Un millonario tailandés, rey de los 'duty-free', que compró el Leicester City cuando nadie apostaba por este club de fútbol inglés, ha conseguido convertirlo en el más sorpresivo campeón de la Premier League de todos los tiempos.

Vichai Srivaddhanaprabha es un destacado empresario que se ha mantenido siempre alejado de las turbias aguas de la política tailandesa y que ha elevado un verdadero imperio con sus tiendas de 'duty-free'.

Este aficionado al polo, de 58 años de edad, es alguien cercano a los círculos de poder en Tailandia, comenzando por la familia real. (Lea también: Leicester City: ¡la historia de un milagro!)

Su apellido, Srivaddhanaprabha, le fue atribuido en el 2013 por el rey de Tailandia. Pero también le gusta exhibir su cercanía con los aficionados al fútbol: al acercarse el final de la temporada, invitó cerveza y pasteles a los seguidores del Leicester, en su estadio King Power.

Esto, sin embargo, no le impidió en el pasado llegar al estadio en helicóptero, con el que aterrizaba en el círculo central del campo de juego. Pese a su popularidad, Vichai es un personaje enigmático y secreto que elude a la prensa y prefiere que su hijo, Aiywatt, conocido como 'Top', esté en primera la línea.

"Es un empresario próspero, que ha luchado para lograr lo que posee", confió recientemente a la AFP 'Top', además vicepresidente del Leicester City.

"Hace solamente dos o tres años destacó que deseaba que el club tuviera buenos resultados en la Premier League, y ahora lo hemos conseguido" añade. Su fortuna, edificada inicialmente a partir de una sola tienda en Bangkok, está actualmente estimada en 2.900 millones de dólares. (Además: Claudio Ranieri: el DT que quiere cambiar la historia para siempre)

En segunda división

Cuando en el 2010 compró por 40 millones de libras el club Leicester City, entonces en la segunda división inglesa (Championship), el millonario tailandés era una absouto desconocido en Gran Bretaña. Desde entonces, el rey de los 'duty-free' inyectó varias decenas de millones de euros al equipo, pero sin realizar operaciones espectaculares de compra de estrellas.

En pocos años, Vichai se ha convertido en un empresario clave en el reino tailandés. A su grupo le sonrió la fortuna cuando en el 2006 ganó la licitación para la gestión de las tiendas 'duty-free' del nuevo aeropuerto internacional de Bangkok, Suvarnabhumi, por el que pasan cada año millones de pasajeros.

En un reino donde las contactos cuentan, Vichai pertenece a los círculos de la monarquía, que detestan a Thaksin Shinawatra, ex primer ministro y efímero propietario del Manchester City. (Además: Precio de la plantilla del Leicester no alcanza 55 millones de euros)

"Vichai es visto a menudo junto a gente famosa o miembros de la familia real, tailandeses o extranjeros, lo que confirma que es muy difícil tener más relaciones que él", estima Pavida Pananond, profesor de la universidad de Bangkok.

Este ferviente budista no ha dudado en llevar varias veces a Leicester a monjes tailandeses para bendecir a los jugadores o al estadio. En deportes, el primer amor de Vichai es el polo y, como su hijo, es un buen jugador. Es miembro vitalicio del Ham Polo Club de Londres, al que acude la familia real británica.También tiene un haras de caballos.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.