Condena millonaria contra el Estado por toma de Miraflores

Condena millonaria contra el Estado por toma de Miraflores

Casi 6.000 millones de pesos será la indemnización para las familias de los militares secuestrados.

notitle
02 de mayo 2016 , 01:04 p.m.

Por el secuestro posterior a la toma de Miraflores realizada por el Bloque Oriental de las Farc entre el 3 y el 5 de agosto de 1998 a ese municipio, el Consejo de Estado condenó al Ministerio de Defensa y a las Fuerzas Militares para que se encarguen de reparar a 28 de los 129 uniformados que resultaron secuestrados por el grupo guerrillero.

Las Farc atacaron el batallón antinarcóticos del Ejército y la Policía en el municipio de Guaviare dejando un saldo de 11 muertos, 15 heridos y un total de casi 140 personas secuestradas, entre uniformados y civiles, varias de las cuales estuvieron en cautiverio más de 11 años.

En el 2012, la Procuraduría había enviado un concepto al Consejo de Estado indicando por qué debía condenarse a la Nación por la toma de Miraflores, el Ministerio Público dijo entonces que la única posibilidad de no ir ante tribunales internacionales por esos hechos era la de reconocer su responsabilidad por los daños que sufrieron los uniformados.

El Ejército, señaló la Procuraduría en el concepto, "siendo conocedor de la situación de orden público, no tuvo en cuenta las alertas expuestas por los servicios de inteligencia militar para haber tomado las medidas de seguridad pertinentes que hubiesen permitido una mejor defensa y protección de los miembros de la Fuerza Pública víctimas del secuestro".

El fallo del magistrado Jaime Orlando Santofimio, que estimó una indemnización que supera los 5.500 millones de pesos para quienes fueron víctimas del secuestro y para sus familias, hace especial énfasis en la violación de las disposiciones del Derecho Internacional Humanitario y pide que, a propósito del proceso de paz, las Farc pidan perdón por las acciones que cometieron contra los uniformados mientras estuvieron en cautiverio.

"Físicamente sí fuimos torturados, nos amarraban con unas cabuyas de los brazos y cuello a los árboles”.  "Nos hicieron un campo de concentración, estaba hecho de alambre de púa, malla y madera". "Nos tocaba dar del cuerpo en los utensilios de cocina o en las botas, nos daban mala comida”. “Nos apuntaron con un fusil y nos decían que si no había canje les tocaba deshacerse de nosotros”. “Fuimos torturados psicológicamente, cada rato nos apuntaban con las armas, nos amenazaban, para ir al baño nos amarraban como perros”.

Estos fueron algunos de los testimonios de los militares que para los magistrados del alto tribunal demuestran que "los uniformados se vieron expuestos a tratos crueles, degradantes, negatorios de la dignidad humana y que se contraen a: inasistencia médica, alimenticia, sanitaria, torturas físicas y psicológicas, ubicación en sitios humillantes como lo que un soldado llamó “campos de concentración”, encierros con alambre de púa, malla y madera, actuaciones estas que, sin duda, constituyen conductas de carácter sistemático".

JUSTICIA

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.