Artista vino desde Holanda para intervenir muros de Bogotá

Artista vino desde Holanda para intervenir muros de Bogotá

El proyecto Hope Box busca pintar paredes deterioradas de diferentes ciudades del mundo.

notitle
29 de abril 2016 , 06:38 p.m.

Con la colaboración de artistas urbanos locales, el proyecto Hope Box, dirigido por la artista Rienke, llegó desde Holanda para revitalizar espacios de la ciudad que generan zozobra por su aspecto. El primero de ellos está ubicado dentro de la Estación Arte Viva La Sabana, en donde se pintó un pequeño muro.

La idea de Rienke, una holandesa que comenzó con el proyecto en 1991, es llegar a diferentes ciudades del mundo para intervenir, con la colaboración voluntaria de diferentes pintores y grafiteros, paredes deterioradas. Su trabajo se ha presentado en ciudades como Brasilia, Santiago de Chile, La Habana (Cuba) y Gaza.

“La inspiración de estos trabajos es la paz y el arte positivo, que llevamos a lugares con contextos sociales difíciles, sobre todo a comunidades que están marginadas”, señaló Rienke.

En la intervención realizada en un muro de la Estación de la Sabana, y que dentro del programa se conoce como Hope Box Piece for Piece, participaron los artistas de MDC crew: Caz Dos, Ecks One, Yurika, Sur Beat, Likmi Soberana y Jemay Cañón, así como Lunar (de Zagreb, Croacia).

Comenzamos con esta pared pequeña, porque hay un muro más grande que queríamos pintar, así como unos vagones abandonados de tren, pero no contábamos con los permisos aún”, señaló entre risas Rienke.

Además de los murales, en el proyecto Hope Box se trabajan talleres con jóvenes. Varios de ellos se realizaron en tres colegios por concesión de Colsubsidio (San Vicente, Nueva Roma y Las Mercedes) en donde cerca de 100 niños realizaron diferentes piezas. Lo mismo sucedió con el grupo de acróbatas de la fundación Circo para Todos, con quienes se realizaron ‘cadáveres exquisitos’ de papel y tinta y conversatorios sobre sus realidades como jóvenes en el país.

Por otro lado, Rienke destacó el papel de los proyectos artísticos en el posconflicto. “Lo que he visto de Bogotá es que tiene artistas con mucha energía y optimismo, y ahí es donde está el poder de la juventud para lograr cambios”, señaló.

Otro de los trabajos que realiza en las visitas a los diferentes países, es la creación de una cometa que es pintada por artistas urbanos locales, y que se eleva al final de sus talleres. “Elevarla es un símbolo de paz y liberación y los jóvenes sienten y ven eso”, concluyó la artista holandesa, que el domingo regresa a Europa, luego de pasar dos semanas en la capital.

BOGOTÁ
Escríbanos a miccru@eltiempo.com  

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.