El colombiano que escribió a mano la biblia

El colombiano que escribió a mano la biblia

El padre Roballo es un experto en el oficio de editar el libro. Expone su última biblia en la Filbo.

notitle
29 de abril 2016 , 04:11 p.m.

“El encanto de hacer una biblia consiste en la calidad de los textos que son consultados para completar el escrito” comenta el padre Luis Alberto Roballo, un boyacense de 73 años que ha dedicado más de la mitad de su vida a la realización de biblias. Oficio en el que se especializó en la Universidad Gregoriana, en Roma (Italia), hace unos 50 años.

Lenguas antiguas como el latín, griego y arameo, al igual que idiomas como el alemán, inglés, francés, italiano, portugués y ruso, son dialectos que domina gracias a la traducción que hace de textos para alimentar las actualizaciones del libro sagrado.

“En la actualidad, no hay ni una letra que podamos decir es original de la Biblia, es decir, ningún texto es escrito originalmente para formarla, esta es un conjunto de escritos (…) Mi labor es ofrecer la mejor lectura para entender sus versículos” menciona el padre, quien en la búsqueda de material bibliográfico ha explorado pasajes en lenguas tan antiguas como acadio y sumerio e incluso ha llegado a examinar jeroglíficos.

Roballo, quien reside en Roma, presentará su más reciente biblia el sábado 30 de abril a la 1:30 p. m. en Corferias, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Su primera biblia, texto que aún se puede encontrar en las estanterías del país, la inició con lápiz y papel en el 92.

El tiempo de sus producciones bibliográficas ha variado entre 1 y 12 años, esto de acuerdo a lo que cada versión exija. “Novedades en el texto bíblico podrían ser palabras o terminaciones de un verbo -explica-. Lo difícil no es encontrar el texto, es entenderlo. Una buena biblia debe diferenciarse por la manera en que se accede a los versículos y cómo ellos se abordan”.

El periodo en que menos tardó para elaborar una biblia fue un año, algo que califica como una locura. Recuerda que cuando algunos colegas le preguntan cómo pudo terminar la compleja labor en tan poco tiempo, responde: “Pues en Colombia lo hacemos… Nosotros somos así, somos personas de retos, no nos varamos”.

“Me siento privilegiado de haber crecido donde crecí, de sentir las ganas de vivir, de echar pa’ lante, eso es característico de los diversos pueblos de mi país a los que he viajado relativamente bastante”, explica el padre Roballo al responder cómo se siente al representar a los colombianos en Roma como uno de los primeros biblistas latinoamericanos. “Bendito sea Dios que tuve la experiencia de vivir y nacer en Colombia”.

Un proceso riguroso

Para el religioso, hacer biblias no solo consiste en recopilar archivo escrito: el diseño y diagramación involucran un esfuerzo significativo en la realización del material.

“Me gusta la producción bibliográfica, a veces me reúno a las 2 a.m. por Skype con la graficadora de textos con la que trabajamos, encuentro agradable involucrarme en el proceso. Manejo las graficaciones y diagramaciones de los libros”, explica Roballo.

Por muchos años una máquina de escribir le permitió traducir versículos antiguos al lenguaje moderno. Hoy se vale de su computador y el Internet para acceder a más manuscritos antiguos. Pero ¿Qué otros efectos ha tenido el Internet para su labor como biblista?

“Ese es un tema que se viene tratando desde el nuevo milenio y es una de mis inquietudes –responde Roballo–. A nivel cultural, el libro sigue siendo un referente sumamente importante. Puedo decir que a pesar de los avances, las biblias impresas siguen teniendo difusión”.

El sacerdote dice que no ve en Internet una amenaza para la realización y venta de los textos bíblicos: “Un invento tan grande como el de la imprenta podría ser Internet, pero analice cuantos cambios ha tenido este en los últimos 10 años, esto es señal de inestabilidad. Es una estructura muy frágil, si se acaba la red, ¿Qué pasa?”

Asegura que es un amigo de la tecnología, sin embargo la ve como un elemento que en lugar de provocar una disminución en la producción de biblias, colaborará en la producción de estas.

“Evidentemente es una herramienta más. Personalmente pienso que las bibliotecas y los libros serán un instrumento vigente. El impreso da una dimensión completamente distinta a la de los textos digitales”, opina Roballo.

La obra que el padre Luis Alberto Roballo presentará en Corferias este sábado requirió 12 años de trabajo y cuenta con la aprobación de cuatro Conferencias Episcopales de América Latina: Colombia, México, Honduras y República Dominicana.

Cuándo y dónde

Sábado 30 de abril, en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, en el Salón Múltiple 3 de Corferias.

ANGIE CABRERA
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.