Para competir, los taxistas buscan fortalecer el gremio en Medellín

Para competir, los taxistas buscan fortalecer el gremio en Medellín

Ante las nuevas necesidades del sistema de transporte, empresas de taxi capacitan a sus conductores.

notitle
29 de abril 2016 , 08:51 a.m.

Ante la creciente oferta de transporte público, en la ciudad algunas empresas de taxi están en la búsqueda de alternativas para mejorar la prestación de sus servicios y suplir así las necesidades de los usuarios.

Cursos de inglés, capacitaciones y asesorías psicológicas son algunos de los servicios que las distintas empresas ofrecen a los conductores de taxi en la ciudad.

Para Diego Montoya, gerente general de Coopebombas, esto es importante porque permite brindar un mejor servicio al cliente y satisfacer las demandas del sistema. Sin embargo, la falta de capacitación no es el único problema que enfrentan las empresas.

Montoya explica que aunque esto trae beneficios sobre los usuarios, los taxistas deben competir con las nuevas propuestas de transporte, como Uber, y los vehículos particulares que también prestan servicios.

“Lo primero es entender que el taxista es un trabajador como cualquier otra persona, de hecho, en nuestra empresa tenemos conductores que se han preocupado por formarse, estudiar idiomas y aprender de servicio al cliente”, afirma el gerente de Coopebombas.

El directivo insiste en que capacitar a los conductores de taxi es una necesidad de las empresas para competir con las alternativas que surgen a nivel nacional.

Al respecto, Fabián Quintero Valencia, presidente de Taxi Individual, considera que es muy importante capacitar a los conductores porque la ciudad se ha abierto al mundo y tiene una nueva vocación.

“Debemos estar preparados para atender a propios y visitantes que nos miran como esa ciudad de impacto. Además, la capacitación dignifica a nuestros conductores y con ello los hacemos partícipes de lo que esta aporta al progreso de Medellín y de la región”, dice Quintero.

En Medellín hay cerca de 18.000 taxis que forman parte del parque automotor en la ciudad. De estos, casi 6.500 pertenecen a la empresa Coopebombas, de acuerdo con información de su gerente general.

Las razones que tienen

Desde el gremio de taxistas denuncian que habría inequidad en la prestación de los servicios, concretamente en lo relacionado con el pago de seguridad social y pólizas que, quienes tienen un taxi, deben pagar.

No sucede lo mismo con los vehículos particulares que prestan servicios de transporte en la ciudad.

Sobre los carros particulares que emergen y buscan prestar el mismo servicio que los taxis, Montoya piensa que si el carro se estrella o se sufre un accidente en algún recorrido, no hay quién responda por lo acontecido.

“Si Uber se conforma como una empresa de taxi en la ciudad, no habría problema con el gremio de taxistas. Los pasajeros y conductores deberían tener seguridad social, pero no la tienen, por lo que los conductores de taxi deben pagar más por prestar estos servicios”, explica Montoya.

Entretanto, frente a la incursión de plataformas como Uber, el presidente de Taxi Individual dice que al Gobierno le corresponde hacer cumplir las normas para prestar el servicio de transporte a la comunidad.

“Bienvenido todo lo que respete la normatividad, la Constitución y las leyes, porque de esta forma brindarán al Estado respeto y acatamiento sin desafiar el orden establecido”, asevera Quintero.

La función de Uber

Un funcionario* de Uber contó a EL TIEMPO que la plataforma no es competencia para los taxis, dado que lo que se busca es ofrecer un servicio privado en la ciudad, partiendo de la premisa de que el taxi no es reemplazable, debido a que cumple una función pública.

“Las personas se pueden mover en Metro, en tranvía, en taxi, en Uber, en bus, en bicicleta o en cualquiera de los demás vehículos. Es decisión del ciudadano. Nuestro sistema es sólo una alternativa de uso privado”, precisa.

Esta persona considera, además, que el sistema Uber no es competencia para los taxis sino que tiene un enfoque diferente. También piensa que es positivo lo que hacen las empresas en cuanto a capacitar a los taxistas, pues, según dijo, es necesario el servicio que ellos prestan.

“Este tipo de capacitaciones por parte de los taxistas también se están dando en otros lugares del mundo. Hay que tener presente que Uber no presta un servicio público como lo hacen los taxis”, concluye el funcionario.

Para el gerente de Uber en Medellín, Carlos Ángel, en el largo plazo han visto cómo Uber ayuda a aliviar la congestión moviendo a más personas en menos carros y logrando que los ciudadanos hagan un uso más frecuente del sistema de transporte público, dependiendo cada vez menos de su carro privado.

*Identidad no revelada por motivos de seguridad.

Luis Carlos Padilla Berrío
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.