¿En qué debe mejorar el Plan de Desarrollo de Bogotá?

¿En qué debe mejorar el Plan de Desarrollo de Bogotá?

Expertos analizaron propuestas de la Alcaldía para la hoja de ruta de los próximos cuatro años.

notitle
28 de abril 2016 , 09:05 p.m.

Siete mesas de trabajo conformadas por expertos en distintas áreas se dieron a la tarea de analizar las propuestas de la alcaldía de Enrique Peñalosa para el Plan de Desarrollo 2017-2020.

A partir de sus conocimientos, construyeron una serie de observaciones en las que dan tomates y laureles al documento que se presentará este viernes a consideración del Concejo Distrital (10 a. m.) para buscar su aprobación.

Educación, salud pública, seguridad y convivencia ciudadana, hábitat urbano, movilidad, medioambiente y desarrollo económico son los pilares en los que se construye la hoja de ruta para la ciudad. Con ánimo constructivo, los conocedores de cada renglón apuntaron sugerencias para un mejor plan.

‘Bogotá cómo vamos’, la Cámara de Comercio de Bogotá, universidades como la Javeriana, Santo Tomás, el Rosario y los Andes participaron en el ejercicio, que también contó con el apoyo de varias entidades privadas. “Cada mesa técnica identificó los silencios u omisiones que a criterio de los participantes son prioritarios y deben ser contemplados”, se lee en el compendio.

EL TIEMPO tuvo acceso al documento y les muestra a sus lectores los principales puntos y señalamientos que este refiere. Ante la cantidad de indicadores, se seleccionaron los puntos más sensibles.

El choque de algunas metas frente a la realidad existente –en algunos escenarios, la falta de claridad y articulación entre políticas–, así como ideas poco realistas o distanciadas de la ciudad real aparecen entre las principales flaquezas del anteproyecto.

La Alcaldía radicará este viernes su proyecto del Plan, con lo cual se podrá iniciar su discusión en el Concejo de Bogotá con la designación de ponentes, que se espera sean definidos el domingo. De aquí en adelante viene el debate con todos los documentos aportados como insumos.

Ojo a cifras de educación

Sobre la primera infancia, el Distrito plantea brindar atención integral a 83.000 menores (14.138 más que hoy) entre 4 y 5 años de edad, desde sus ambientes de aprendizaje. Al respecto, sugieren incluir cuántos cupos serán nuevos por cada grado (prejardín, jardín, transición). Esto permitiría más control.

Frente a la construcción de 30 colegios, sugieren dar un tiempo de ejecución exacto, para hacer seguimiento. Y en el objetivo de bajar la deserción del 2,3 al 1,5 %, piden acompañamiento individual.

Claridad en movilidad

En términos generales, los expertos señalan que en el anteproyecto del Plan no hay metas específicas que correspondan con proyectos o estrategias puntuales, y no resultan claras y concisas en algunos casos.

Como parte del documento sugieren establecer, por ejemplo, cómo recuperar las finanzas del SITP y de TransMilenio.

Además, piden que se explique cómo se llevará a cabo la estructuración financiera del metro, del cable y otros proyectos de infraestructura.

Sobre la meta de llegar a 50 % en la conservación de vías y calles completas de la ciudad, plantean que se debe apuntar al 60 %.

Articular es clave para sector salud

El Distrito apunta a reducir la tasa de mortalidad infantil a 8,16 por cada 1.000 nacidos vivos, al 2019 (en 2014 fue de 9,6). Sobre este punto piden mayor ambición, pues el plan del gobierno anterior buscó esa meta al 2014.

También se pide establecer contacto directo entre el Distrito y los aseguradores (EPS) para lograr que las propuestas de mejoría sean eficientes, toda vez que en el documento no se maneja esa estrategia. “Sería un ejemplo para el país si se logra”, señala el texto.

En políticas de salud pública, los analistas critican la falta de articulación con el sector salud en puntos como ventas de alimentos en la calle y seguridad vial para peatones y biciusuarios.

Cortos en seguridad

“Se extraña en el documento que el tema de la seguridad en el transporte público (taxi, TransMilenio, SITP), con las connotaciones que ha alcanzado, no tenga un tratamiento adecuado en diagnóstico ni en la estrategia para combatirlo; tampoco en las metas de resultados”, aducen los analistas.

A lo anterior plantean incluirle un diagnóstico sobre la seguridad y darle estrategias con fijación de indicadores de medio y de resultado.

Sobre la pretensión de reducir en 12,2 % la tasa de homicidios, dicen que esta debe ser más ambiciosa y debería apuntar a alrededor del 23 %, cifra que se obtuvo en el periodo del 2012 al 2015.

Desarrollo de oportunidades para mejorar la calidad de vida

Para aumentar en 7 billones de pesos el recaudo oportuno, los expertos recomiendan desarrollar instrumentos o
estímulos que incentiven el pronto pago y el pago oportuno. De otro lado, sugieren revisar los resultados de los 14 centros de empleo y articular la gestión con las cajas de compensación. También, consolidar el observatorio de la mujer; proponen que se haga un programa de emprendimiento para vendedores informales, potenciar el camino a Monserrate, así como fortalecer los clústeres.

¿Y Doña Juana qué?

Una de las metas es reducir 800.000 toneladas de emisiones de CO2 por año. En este sentido, los expertos se preguntan si va a ser una estrategia exclusiva para el transporte público o también para el sector industrial.

Llaman la atención sobre la falta de metas y estrategias para la protección y restauración de las cuencas
de agua y páramos.

Sobre al relleno de Doña Juana, al que llegan más de 6.500 toneladas por día, no presentan alternativas para su ampliación o reubicación.

Falta visión más amplia en hábitat

En la meta de la administración de beneficiar a 8.750 familias en zonas de riesgo mitigable por fenómenos de remoción en masa, dicen que es limitada, pues son 27.200 familias en tal condición.

Frente al objetivo de gestionar 150 hectáreas de suelo útil, apuntan que es una cifra poco clara en su objetivo, e invitan a precisar si este espacio se va a declarar de utilidad pública para vivienda de interés social o puede implicar la gestión para que compren privados.

Una de las críticas obedece más a que el anteproyecto “denota el desconocimiento de la ciudad. El 65 % del área urbana ha tenido un origen informal, no el 21 %, como se señala en el proyecto”.

En cuanto a “gestionar suelo para 18 manzanas para proyectos de renovación urbana”, es bien acogida y piden apoyo, pues en el pasado “nunca se terminaron los proyectos”.

BOGOTÁ
redaccionbogota@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.