Crean equipo que mejora movilidad de las manos

Crean equipo que mejora movilidad de las manos

Tres ingenieras biomédicas y un docente de la Universidad Autónoma de Occidente, en el proyecto.

notitle
28 de abril 2016 , 08:25 p.m.

Diseñar para el antebrazo un dispositivo liviano con electrodos, que con solo oprimir un botón envíe estímulos eléctricos para que una persona con rigidez en los músculos de las manos pueda coger algún objeto, fue el propósito de Tatiana Martínez, Shirley Gómez y Julieth Manrique, ingenieras biomédicas, y Wilfredo Ágredo, docente investigador de la Universidad Autónoma de Occidente.

Su desarrollo es el prototipo de una órtesis –dispositivo externo aplicado al cuerpo para modificar aspectos funcionales– de miembro superior con estimulación eléctrica funcional y está dirigido a pacientes con espasticidad.

Ágredo, también médico, explicó que este es un trastorno motor del sistema nervioso por el que algunos músculos se mantienen contraídos y puede ser consecuencia de traumas craneoencefálicos. Su atención se volvió ‘pan de cada día’ en los hospitales del país (el 70 por ciento en áreas de urgencias). También puede ser provocado por una parálisis cerebral o por una enfermedad cerebrovascular, producto de accidentes de tránsito. El desarrollo del proyecto se inició hace siete años y ahora busca ser probado con pacientes del Hospital Universitario del Valle y la clínica o IPS que maneja la Escuela Nacional del Deporte.

De acuerdo con Ágredo, la órtesis se coloca en el antebrazo para generar pequeñas corrientes eléctricas. Cada vez que el usuario activa un microprocesador, similar al de un computador y que no supera los cuatro centímetros, el dispositivo recibe la orden que normalmente da el cerebro para mover la mano.

“La idea es que la persona que tiene espasticidad en la extremidad superior pueda desempeñar actividades básicas como comer o cepillarse los dientes”, dijo el investigador.

Este tipo de tecnología –agregó Ágredo– vale en el mercado 5.000 dólares (cerca de 15 millones de pesos), pero este proyecto, por los materiales que utiliza, busca que cada unidad sea fabricada a un costo aproximado de 1.500 dólares (4 millones de pesos). Los trabajos tuvieron la asesoría de expertos en ingeniería biomédica de Cleveland (Estados Unidos) y hoy la Autónoma de Occidente trabaja en cooperación con la Universidad Marquette (Estados Unidos) en este y otros proyectos biomédicos.

CAROLINA BOHÓRQUEZ
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.