Secciones
Síguenos en:
'Youtubers'

'Youtubers'

Si van a ser los que llamen a la lectura, así no le digan nada nuevo a nadie viejo, pues que sean.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de abril 2016 , 07:34 p. m.

Qué vergüenza con los youtubers. Qué vergüenza con Garmendia, Martínez, Villalobos. Ellos están en sana paz en sus exitosísimos canales de internet, reinventándoles la rueda a los niños que acaban de empezar a rodar –descubriendo a su modo nuevo máximas arcaicas tipo “conócete a ti mismo”, “sigue tus sueños”, “cría cuervos y te sacarán los ojos”–, hasta que alguna editorial en la legítima búsqueda de un autor con público les pregunta si de casualidad no han pensado hacer un libro. Y sí, ellos prestan su personaje, prestan su fama hecha clic por clic. Y todo va bien, porque nadie está engañando a nadie, hasta que aterrizan en el viejo mundo de los libros. Y entonces, cuando su encuentro cercano del tercer tipo con la gente es abrumadoramente obvio, se les llama un síntoma de la debacle de la cultura.

Es increíble. De un día para otro son invitados de honor, junto a Alexievich y Nooteboom –y por qué no–, a la estupenda Feria del Libro de Bogotá. Sus miles de seguidores hacen una fila interminable para conseguir su autógrafo: ¡garmendiamanía! Y –llena de protagonistas acostumbrados a considerarse quijotes que no dan su brazo a torcer en su batalla cruenta contra los índices de lectura, llena de figuras que se regodean en la idea de la inutilidad de la literatura, llena de autores acomodados que un mal día decidieron que un best seller es una conspiración del establecimiento, llena de espíritus finos de la época habituados a concluir que todas las multitudes son de subnormales– la Feria colapsa bajo una avalancha de fans. Pero, en vez de leer entre líneas la noticia, el viejo mundo decreta el Apocalipsis que sabemos.

Se atribuye al Sócrates del siglo V antes de Cristo, porque tendría gracia que así fuera, la primera vez que se denunció a “los jóvenes de hoy en día...”.

En fin. Si el canal de YouTube de Garmendia tiene 27’408.321 de suscriptores a esta hora es porque el nuevo público no está en un sofá pasando canales, sino en cualquier lugar del mapa de Google presionando la pantalla de su teléfono como una ventana indiscreta: no es en los medios de siempre, que pusieron las reglas durante siglos, sino ahí, en YouTube, en Facebook, donde está la gente, donde está el dinero. Si ciertos nostálgicos de la alta cultura desprecian el fenómeno, como elevando una plegaria por una literatura que solo sea el triunfo de la inmensa minoría, es porque no han visto aún las publicaciones de los héroes de las redes como el camino inesperado para confirmar a los seguidores como lectores, como iguales: quizás –y por qué no– las editoriales logren que esos libros además de leídos sean buenos.

Si los youtubers tienen derecho a actuar en esta Feria enorme, que mañana sábado sabrá sentarlos, Dios, donde no armen infierno, es porque las librerías están hechas de voces que nadie pudo callar; porque el asunto del evento ha sido la paz en paz que se pretende; porque la experiencia de estos personajes de las redes podría llevar a la pregunta fundamental de “para quién, para qué diablos se escribe”, y tendría que servir para sacudirse la idea, de élite, de que toda popularidad es impura. Escribimos lo que escribimos para articular la extrañeza enfrente de quien lo necesite, pero leemos lo que leemos –los libros, los estatus de Facebook, los videos, las columnas– para leer mejor los hechos, para volver de la lectura con noticias del mundo.

Y si va a ser un youtuber el que llame a la lectura, así no le diga nada nuevo a nadie viejo, pues que sea: conozco un niño que el sábado pasado hizo en vano una fila de seis horas para conseguir la firma de Garmendia, y quedó con ganas de volver al día siguiente por un par de libros, y aprendió que la gente se cuela acá en Colombia.


Ricardo Silva Romero

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.