Nueve ríos de Cauca están en riesgo por la minería criminal

Nueve ríos de Cauca están en riesgo por la minería criminal

El caso más grave es el Sambingo. Autoridad ambiental suspendió licencias de exploración.

notitle
27 de abril 2016 , 09:25 p.m.

Los 55 kilómetros del río Sambingo, en el Cauca, están secos. En algunos sectores se ve un poco de agua, pero contaminada por el mercurio y cianuro de la minería criminal que grupos armados ilegales realizan en lo que era –hasta hace un par de años– una de las principales cuencas del río Cauca.

Recuperar este afluente podría, de acuerdo con el Ejército, tardar al menos 100 años, y para ello se requiere de una inversión superior a 100.000 millones de pesos.

Foto: Policía Carabineros

Pero el Sambingo no es el único río en peligro en esa región. La Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC) dice que los brazos de los ríos Cauca y Patía también están amenazados. Una resolución de esa corporación (la 05324) cita, además del Sambingo, los afluentes Quinamayó, Teta, Palo, Esmita, Quilcacé, Timbío, Guachicono y San Jorge.

¿La razón? La misma que acabó con el Sambingo: la minería criminal e ilegal, a lo que se ha sumado la contaminación y los fenómenos naturales.

Para mitigar ese impacto, la corporación ambiental asegura que suspendió las licencias de explotación minera que no reunían todos los requisitos. Además, autoridades locales han dicho que se puso freno a la minería artesanal sobre esas nueve cuencas hídricas.

“Reconocemos que un sector de la población vive de la minería artesanal, por eso se ofrecerán capacitaciones como parte del proceso de recuperación del río”, indicó un líder en la región.

¿Cómo salvar el río?

La recuperación del Sambingo va más allá de la parte ambiental. Laura Garavito, ingeniera ambiental y especialista en derecho de medioambiente, dice que ese proceso pasa también por la apropiación de los habitantes vecinos a estas cuentas hidrográficas.

El primer paso es sanar el terreno de los residuos tóxicos a los que fue expuesto. Después, la reforestación de las costas del río y la restauración del nacedero de la cuenca, que normalmente es la más afectada, porque estos terrenos suelen ser los más descuidados por ser suelos privados”, dice Garavito, y agrega que debe ser una intervención que se mantenga.

El Estado ya empezó enfrentando las redes que realizan la minería criminal. Recientemente la Policía de Carabineros, el Ejército y la Fuerza Aérea se unieron en un operativo que mostró al país las impactantes imágenes de un río seco en medio del verde de las montañas del Cauca.

Foto: Policía Carabineros

En una de las intervenciones destruyeron 17 campamentos, más 18 retroexcavadoras, 15 motores y una draga (utilizada para extraer lodo y arena en explotaciones mineras) con las que una red que estaría financiada por el Eln venía extrayendo oro de manera ilegal. “Fueron capturadas 14 personas, entre ellas el tesorero de Iscuandé (Nariño), quienes deberán responder por liderar la estructura que financiaba y ordenaba la extracción de oro”, señaló la Policía de Carabineros.

Agregó que esa red responde al frente Manuel Vásquez Castaño del Eln. Se investiga si esa estructura habría presionado a cerca de 1.500 personas que se ubicaron ilegalmente en el río en 495 cambuches, los cuales fueron destruidos. “Estas personas fueron acompañadas a abandonar voluntariamente la zona, y otras 535 se retiraron luego de unos acuerdos pactados con las alcaldías locales”, añadió la Policía.

Esa concentración de personas fue aprovechada por la red ilegal para instalar, además, establecimientos comerciales como “sitios de prostitución”, así como galleras y bares.

Foto: Policía Carabineros

Los estudios ambientales hechos por la Policía arrojan que esa actividad arrasó 360 hectáreas de bosque nativo, al igual que la extinción de especies animales de los corregimientos La Carbonera, Bolívar y Cajamarca-Mercaderes. “Los efectos de la contaminación en el Sambingo los están padeciendo pobladores del corregimiento Galíndez, en el Patía, quienes han empezado a presentar patologías en la piel y de tipo intestinal”, señala una fuente en la Policía de Carabineros.

El objetivo de la Policía y las FF. MM. es evitar que lo que ocurrió en el Sambingo se repita en las otras cuencas del río Cauca que, según la CRC, están en riesgo.

LUIS EFRÉN BELTRÁN RUEDA
ELTIEMPO.COM
Twitter: @Luis_BeltranR

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.