El Museo Naval de Cartagena ahora es interactivo

El Museo Naval de Cartagena ahora es interactivo

Este clásico atractivo se reinventó con un submarino que permite 'viajar' al fondo del mar.

notitle
27 de abril 2016 , 04:01 p.m.

Un viaje simulado a más de 500 metros bajo el mar dentro de un submarino de guerra colombiano, unos segundos en medio de una batalla naval en la guerra de Corea o adentrarse en el camarote del gran almirante José Prudencio Padilla mientras, afuera, acosa una recia tormenta marina. Esas son algunas de las experiencias que ahora puede vivir el visitante que llega hasta el renovado Museo Naval del Caribe, ubicado en la calle San Juan de Dios del centro histórico de Cartagena, que ahora es un parque interactivo.

El arquitecto cartagenero Gonzalo Zúñiga, curador del museo y gestor del proyecto, explica que la propuesta se define como un centro de interpretación.

“Al visitante le entregamos información y le facilitamos experiencias para que sea él mismo quien construya la historia”, dijo Zúñiga. Herramientas interactivas como videos, tercera dimensión y objetos históricos, están a la mano de los turistas.

El renovado edificio amarillo, rodeado de cañones y esculturas de marinos insignes, tiene habilitados dos grandes salones.

En el primer piso está el salón Republicano, cuya exposición móvil se titula Cartagena en el mar Caribe, la cual está dividida en 24 módulos que conforman una crónica sobre la historia de la ciudad heroica como puerto.

Aquí sobresale El misterio del galeón San José, un módulo que cuenta con una réplica a escala menor del mítico barco español que escondía en sus entrañas lingotes de oro y otros tesoros de las indias. Y recuerda el momento fatídico, cuando fue hundido por la armada inglesa.

También se pueden apreciar varias maquetas que recrean las murallas de Cartagena y el castillo de San Felipe; así como una maqueta que escenifica el Sitio de Morillo de 1815 cuando la ciudad fue confinada a la hambruna: la estrategia militar española para rodear al puerto, el desespero que vivieron los habitantes aislados. Todo en figuras en madera y yeso hechas por los magníficos talladores del barrio cartagenero de Getsemaní.

El segundo piso es el lugar favorito de los niños. “Nunca antes aprender de historia había sido tan divertido. Venir al museo ya no es aburrido, ahora es como venir a jugar”, dice Sebastián Salgado, un pequeño de 11 años estudiante del Colegio Salesiano.

La exposición es totalmente interactiva, con videos y experiencias en tercera dimensión, que se suman a objetos emblemáticos de la Armada Nacional como una metralleta original que fue usada en la Guerra de Corea o la vela del primer submarino colombiano.

También están las diferentes armas que se han usado en la defensa del territorio marítimo colombiano en toda su historia y la indumentaria y uniformes de dos siglos de la Armada.

En las profundidades

El submarino es un aparato de hierro gris que por fuera no tiene nada y no es atractivo; pero por dentro es una obra grandiosa de la ingeniería que los visitantes del museo naval pueden explorar a través de un viaje simulado.

“Un submarino es un aparato ciego que se guía por sonidos. Y es una caja de sonidos. En el fondo del mar se escucha todo, incluso a cientos de kilómetros, y ese es el mensaje que queremos transmitir”, cuenta Zúñiga. Por eso, en la atracción se puede escuchar el canto de una ballena o de un delfín o el paso de un buque de guerra.

El Museo Naval del Caribe nació a finales de los 80 con los primeros indicios sobre los posibles hallazgos del galeón San José, que finalmente fueron infructuosos. Esta alerta produjo la llegada de la Agencia de Cooperación Española, cuya misión fue la fundación del museo.

Entonces, el emblemático edificio estaba en ruinas y fue entregado para su administración a la Armada y fue reconstruido con recursos del Gobierno español.

El gran sueño de Zúñiga y su equipo es que los restos del emblemático Galeón San José reposen en uno de los salones del museo y para ese día ya tienen un plan.

“Este proyecto no para. Tenemos preparado el mejor salón del museo para que albergue los restos del galeón San José. Es un espacio de 70 metros”.

JOHN MONTAÑO
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.