¿Su bus del SITP se demora mucho en llegar?

¿Su bus del SITP se demora mucho en llegar?

Empleado vinculado a ese sistema revela posible causa de retrasos. Se conoce nueva denuncia.

notitle
27 de abril 2016 , 12:05 a.m.

En marzo, EL TIEMPO reveló en video cómo algunos conductores del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), en Bogotá, optan por no recoger a los usuarios después de las 8 de la noche, circulando por el carril izquierdo con el letrero led apagado y sin el rutero (Vea la nota). Pero la denuncia no se queda ahí: estos operadores -si no son detectados- recorren kilómetros que finalmente son pagados por los pasajeros, los mismos que en las noches, debido a la situación denunciada, tardan más tiempo del habitual en los paraderos autorizados.

El dinero de los usuarios llega a una cuenta manejada por una fiducia, la cual les paga a los concesionarios -las empresas que prestan el servicio del SITP-. La plata que recibe cada concesionario es definida por la Subgerencia Económica de TransMilenio (TM), que calcula la remuneración según el número de kilómetros recorridos por sus buses, el número de pasajeros transportados y el tipo de vehículo.

Aunque se trata de tres factores, hay uno que pesa más: el kilometraje. “Esta remuneración, en promedio, puede ser: por kilometraje, 60 %; por pasajero, 16 %; y por vehículo, 24 %”, precisa TM, que agrega: “Con estos recursos, los concesionarios deben cubrir el pago de combustibles, operadores, personal, mantenimiento de la flota, pagos financieros y en general, los costos de su operación”.

La entidad aclara que no se remuneran los kilómetros recorridos por los vehículos que son detectados en esta conducta. No obstante, los conductores que cometen la irregularidad y pasan desapercibidos por la interventoría, sí entregan cuenta de cobro de los kilómetros transitados. Mientras todo esto pasa, se lanzan estrategias para reducir el déficit de TM, que para este año está en 557 millones de pesos.

¿Cómo detecta TM a estos conductores?

La interventoría está a cargo del Consorcio Concesión Milenio, que dispone de 85 personas durante las 24 horas, para que realicen al menos 304 auditorías diarias en las principales vías de la ciudad, donde hoy transitan 6.051 vehículos del SITP. Es decir, a cada persona le corresponde vigilar unos 71 buses.

También se revisan los buses que “no presentan validaciones con tarjetas en algunos puntos del recorrido”, aquellos a los que no se suben pasajeros en varios paraderos seguidos, una situación que podría deberse a la conducta ya comentada.

TM asegura que la práctica ilegal ha tenido una reducción cercana al 93 %, en comparación con el año pasado, cuando, solo en un mes, se registraron 581 eventos de este tipo. “En febrero de este año se presentaron 40 conductas”, anota la compañía. También indica que de las 196.075 auditorías que se adelantaron desde el primero de enero del 2015 hasta el 29 de febrero del 2016, 2.836 estuvieron relacionadas con la conducta de no prestar el servicio sin autorización; un número que sigue siendo cuestionable.

Además de sancionar a los conductores con la cancelación de su tarjeta de conducción del SITP (tras ser tres veces denunciados), el sistema también multa a los concesionarios involucrados: “Son sanciones económicas a la empresa operadora y se tasan en tiquetes. El tiquete a la fecha es el valor que se cobra por pasaje a los usuarios del SITP. Para el caso de esta conducta, en particular, se tasa en 400 tiquetes. Para un costo de 1.700 pesos a la fecha, se tiene un costo total de 680.000 pesos”, explica la empresa. Por ejemplo, en caso de que se compruebe que la conducta la cometen dos vehículos del mismo concesionario, la sanción aumentaría a 800 tiquetes, agrega TM. (Las denuncias de la ciudadanía pueden tramitarse en la línea de atención gratuita 195 y a través de otros mecanismos)

'Esa conducta lleva al incumplimiento del contrato': Fernando Rey

El exgerente de TM Fernando Rey se refirió a la práctica ilegal percibida en el SITP. En su opinión, la irregularidad, además de impedir la prestación del servicio, “genera detrimentos y desgaste de equipo”. Considera que en ese contexto podría contemplarse el incumplimiento del contrato celebrado con el concesionario implicado. “Es un problema de falta de control de TM y la interventoría. Si no llevan pasajeros, no tienen por qué cobrar”, argumenta.

También lamenta la lenta evolución del sistema. “En junio del 2012, apenas empezábamos a consolidar el SITP. Cuatro años después, el sistema aún se está consolidando”. (Lea también: SITP ha costado 601.000 millones de pesos más de lo presupuestado)

Subraya que algunos concesionarios están “quebrados” y que debido a esa situación, “unas zonas de Bogotá siguen siendo servidas de manera irregular por el sistema, como Engativá y Fontibón”.

"En un patio hay 200 operadores, pero faltan hasta 15, 20 personas cada día por diferentes motivos", relata un empleado vinculado al SITP, quien insiste en la falta de compromiso por parte de los conductores. Foto: Archivo EL TIEMPO.

Los reclamos de un empleado vinculado al SITP

Tras la denuncia que publicó EL TIEMPO, una persona que ocupa un cargo administrativo en una empresa operadora del SITP –quien pidió la reserva de su nombre–, quiso revelar a este medio los desaciertos que, en su opinión, tiene el sistema.

Ese sistema lo crearon con base en la misma metodología que usaron para los troncales (los rojos), que van por vías exclusivas. Aunque quisieron implementar lo mismo con el zonal (los azules), no se ha podido porque el zonal no va por vías exclusivas. Al troncal le puedes dar una acción de regulación, de que el bus se vaya vacío a tal estación para recoger usuarios; al zonal no porque va por las vías normales, por donde va todo el mundo, y va a encontrar trancones; entonces no va a poder hacer el mismo tipo de maniobras que hace el troncal”.

Además, afirma que en el SITP “se quedaron cortos de personal y han recibido gente que no tiene ni cinco de experiencia (…). El índice de accidentalidad ha sido terrible”. Opina que esa situación se presenta porque “no llegan hojas de vida”. Según él, conductores de la capital no enviarán hojas de vida mientras continúe vigente el sistema de transporte público antiguo.

Tras lamentar que algunos conductores deciden no recoger pasajeros, alega la “falta de compromiso” en este gremio. “TM da horarios establecidos para la prestación del servicio, pero hay operadores que llegan 15, 20 minutos tarde, entonces van creando el hueco y por eso los buses se demoran tanto en pasar o llegan seguidos”.

También anota que algunos operadores “no van a trabajar o se incapacitan”. “En un patio hay 200 operadores, pero faltan hasta 15, 20 personas cada día por diferentes motivos. El índice de ausentismo es mucho. Les han tenido mucha consideración porque como no ha habido gente para vincular, entonces les dan mucha gabela. Ya cuando es reiterativo, les descuentan del bono operativo que a ellos les pagan”.

El control que se realiza también tambalea, según el empleado, quien advierte sobre los riesgos de que parte del control esté en manos de los mismos concesionarios. “Si trabajo para mi concesionario y veo que se me va a perder un kilometraje porque una tabla (bus) no me salió y el interventor no se da cuenta, no la reporto y pagan el kilometraje, como si el carro sí hubiera rodado”. Por esa razón, sugiere que el control de los vehículos “debe hacerlo TransMilenio directamente y no el concesionario”.

Igualmente, el empleado comenta que otra gran falla está relacionada con el mantenimiento de los vehículos: “Hay mucho carro varado. Hay patios donde el mantenimiento vale más de 200 millones de pesos mensuales: es muchísima plata. Un solo patio tiene 200 carros”.

Agrega que algunos carros están parqueados porque tienen timbres o cinturones de seguridad dañados. “El mantenimiento no lo hacen los concesionarios por falta de repuestos y de plata”. No obstante, aclara que los concesionarios “pierden plata por el kilometraje que no se está pagando por esos buses que no están rodando”.

Finalmente, concluye que los carros se dañan fácilmente debido a su uso excesivo. “Seis, siete personas manejan un mismo bus en un día y se desgastan, además, no lo manejan con cuidado”. Cuenta que, por ejemplo, a las 9:30 de la mañana ya puede haber 32 carros varados. “Hay mucho carro viejo y mucha 'pata' del operador”, dice.  El vandalismo también generaría retrasos en la operación: “Hay mucho vandalismo, sobre todo en esos barrios de arriba del 20 de julio. Todos los días llegan los carros con los vidrios y espejos rotos”.

*Sobre la denuncia comentada, las mejoras que debe tener el SITP y el desánimo de algunos usuarios ante el sistema, este medio intentó indagar al secretario de Movilidad de Bogotá, Juan Pablo Bocarejo. No obstante, dicho despacho –que tiene como objetivo "garantizar la cobertura del transporte público en torno a la implementación del SITP"–, no concedió la entrevista. "Como son preguntas referentes al SITP, este es un tema que tiene que contestar Transmilenio, por ser el ente gestor del SITP", respondió la Secretaría.

MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
Redacción EL TIEMPO
pilcam@eltiempo.com
En Twitter: @PilarCCruz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.