Cinco explicaciones del 0-0 que sellaron el City y el Real Madrid

Cinco explicaciones del 0-0 que sellaron el City y el Real Madrid

Un juego de pocas emociones, con ausencias notables, con muchas precauciones de ambos.

notitle
26 de abril 2016 , 09:46 p.m.

Mucho respeto. Mucha especulación. Muchas expectativas y poco fútbol. Eso fue lo que se vivió en el esperado juego de la semifinal de la Liga de Campeones entre Mánchester City y Real Madrid, que terminó 0-0. Aunque el Madrid estuvo más cerca del triunfo y lo evitó el arquero local, fue en general un partido al que le faltó ambición y emoción. Acá, cinco aspectos que explican el empate en el juego de ida de la serie, que se resolverá el próximo miércoles.

1. La ausencia de dos estrellas. Los equipos diezmados. Desde antes del partido ya se presentía que iba a ser un juego diferente al esperado, pues los equipos no se encontraban al ciento por ciento: no estaba Cristiano Ronaldo, el goleador del Real Madrid y de la Champions, y no estaba Yaya Touré, el motor del City. Ellos, que suelen ser los diferentes en sus respectivas funciones, hicieron mucha falta. Además, no se vio en su mejor condición física a Karim Benzema, del Madrid, que solo jugó un tiempo, mientras que en el cuadro inglés David Silva se marchó lesionado.

2. Un tiempo para cada uno. Fue el Mánchester City el que comenzó a imponer condiciones. Real Madrid lo aguantó. Soportó sobre todo en la primera media hora el dominio inglés. En la segunda parte cambiaron los papeles. El onceno merengue asumió el control y la posesión del balón –al final tuvo un 52 por ciento– y buscó decididamente el arco rival. Pudo ganar, pero el portero Joe Hart evitó la caída de su arco a remates de Casemiro y Pepe. También hubo un balón, de Jesé, que fue directo al travesaño.

3. Mucho tiempo de respeto. Buena parte del partido se esfumó sin trascendencia, con los dos equipos preocupados más por no recibir gol que por intentar marcarlo. Se respetaron. La pelota se paseó en la mitad de la cancha, sin mucho vértigo, sin mucha emoción. Solo hasta que el Madrid se dio cuenta de que tenía cómo ganar, no buscó la victoria. El remate del juego fue de lo mejor.

4. Bale y Agüero, acechados. Eran los llamados a desequilibrar el partido, a brillar, a ser los diferentes, pero ambos se vieron bloqueados por la marcación rival. Agüero, del City, hizo solo dos remates en todo el partido, uno de ellos al arco. Bale disparó una vez y el balón fue afuera. Ambos quedaron en deuda.

5. James, olvidado. De nuevo en el banco de suplentes, de nuevo relegado, de nuevo no fue tenido en cuenta por Zidane. Real Madrid movió sus fichas, pero el colombiano no estuvo presente. Entraron como relevos solo Jesé e Isco. 

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.