'Pecado': el bien y el mal entran en cuestión

'Pecado': el bien y el mal entran en cuestión

La escritora Laura Restrepo presentó en la Feria del Libro su último libro.

notitle
26 de abril 2016 , 03:04 p.m.

Antes de dedicarse a la escritura a tiempo completo, Laura Restrepo militó y debatió con la izquierda de Hispanoamérica. En Colombia, el presidente Betancur la llamó para ser parte de la Comisión de Negociación y Diálogo que se reuniría con el M-19; era 1983. Desde su posición en el proceso de negociación y siendo periodista, Restrepo escribió sobre las relaciones fallidas entre el Gobierno y los grupos insurgentes de ese periodo. Surgió así el reportaje Historia de un entusiasmo, que la llevó a recibir amenazas de muerte. Y al exilio.

“Me agrada haber escrito lo que escribí en esa época porque son testimonios de ese periodo”, cuenta la escritora a EL TIEMPO. “Pero si los escribiera hoy, lo haría muy distinto. Ya no hablaría de buenos y malos; de delitos y no delitos, ni de héroes ni no héroes. Eso lo siento muy encajonado”, explica.

Salirse del cajón: esa es la propuesta de Pecado, el nuevo libro de Laura Restrepo, que fue presentado en la Feria Internacional del Libro de Bogotá el pasado domingo 24 de abril.

Pecado cuenta las historias de personajes como Emma, la descuartizadora; de La Viuda, un mercenario que decapita a sus víctimas; el Siríaco, un santo vanidoso que habita en Siria; de una pareja incestuosa, y de Arcángel, el niño asesino de las comunas de Medellín. Personajes que, desde contextos diferentes, causan empatía en el lector: una conexión que demuestra que Pecado es un libro que explora las fronteras difusas entre el bien y el mal.

Restrepo aprovechó su labor periodística para hablar de casos y contextos cercanos a su trabajo, como el de Emma, la descuartizadora y el Siríaco. Por un lado, Emma enfrenta su condena en la cárcel del Buen Pastor, en Bogotá. En el caso del Siríaco, Restrepo pensó su historia a partir de la forma en que recibimos la bombardeante información desde la situación actual de Siria: los contextos de los conflictos religiosos, civiles y políticos, tanto del presente como de siglos atrás.

Los capítulos del libro –que la escritora no considera una novela– tienen un hilo conductor: las referencias físicas o indirectas al cuadro El jardín de las delicias, pintado hacia principios del siglo XVI por el artista holandés conocido como El Bosco. Según críticos de arte, el tríptico –un cuadro dividido en tres– muestra la caída que sufrió el ser humano de la virtud al pecado, ocasionada por las tentaciones del mundo terrenal.

¿Por qué el cuadro es la línea temática del libro?

Aunque no esté claro cuál es el pecado que están cometiendo las criaturas que aparecen en el cuadro, este le entrega a cualquiera que lo observe la épica del bien y del mal, crea o no en el catolicismo. Es un punto de referencia muy sólido y universal para unir las historias del libro.

Usted le contó a la agencia Efe que ‘la sensación del mal hoy se siente muy fuerte’ porque ‘se derrumbó la ética religiosa, sin que se haya construido una ética civil’. ¿Cómo que no hay una ética civil?

Sí hay, pero no está relacionada con la conciencia. La palabra ‘pecado’, sin su connotación religiosa, no te dice nada. El término se usa para juzgar: si tú pecas, te estás colocando del lado del mal. No tiene una traducción laica. Puedes encontrar el término ‘crimen’, que se refiere a lo policíaco; o la palabra ‘transgresión’, que tiene un sentido social. Sin embargo, la connotación de la confrontación tuya con tu conciencia solamente podría definirse con la palabra ‘pecado’. Aunque estemos viviendo en estados laicos –donde se ejerce el juicio penal, no el religioso– no sabemos tener conciencia ética de cómo nos comportamos los unos con los otros.

Un ejemplo clarísimo: ahora en Europa están llegando miles de personas a las que la guerra empuja. Piden clemencia a los pies de este continente, y les cierran las puertas. Las ideas de caridad, de reconocimiento del prójimo, tan del cristianismo… Eso se perdió.

‘Pecado’ es similar a una serie de televisión: los capítulos pueden no estar directamente relacionados, pero sí los une un tema en común. ¿Cree que la televisión está revolucionando las formas de contar historias, a diferencia de la literatura, que se sigue concibiendo de una manera tradicional?

No sé si es eso o todo el montaje comercial alrededor de la literatura, porque al mismo tiempo hay géneros, como el ensayo, que están probando nuevos formatos atrapantes.

En la televisión se ve más cómo están mezclando los géneros y las técnicas para dialogar con los distintos puntos de vista. Una técnica que me gusta es la de asignar distintos directores por capítulos para que sea mucho más marcada la identidad de cada uno, y una serie que me recuerda a Pecado es Black Mirror, de Netflix, en la que los capítulos introducen personajes y situaciones diferentes unidos por el mismo tema: la relación entre el hombre y las pantallas virtuales.

¿Por qué cree que sería importante que los colombianos leyeran ‘Pecado’?

Mira, para el libro investigué mucho sobre Felipe II, el rey de España que tuvo El jardín de las delicias en su propio cuarto. Fui varias veces al Escorial, su residencia. El símbolo del palacio es la parrilla, porque el santo patrono de Felipe II era San Lorenzo, quien por fe muere quemado en una parrilla. Felipe II también mandaba a la gente ‘hereje’ a la hoguera porque no tenían la misma fe que la suya. Así que morir por fuego por lealtad a la religión, ¿es bueno o es malo? ¿O es los dos al mismo tiempo? Necesitamos otra terminología, no hablar de buenos y malos.

MARÍA EUGENIA LOMBARDO
Escuela de Periodismo ET

@puntoyseacabo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.