Solar Impulse 2, el avión solar que cruzó el Pacífico

Solar Impulse 2, el avión solar que cruzó el Pacífico

Sus alas son más largas que las de un avión Jumbo. Su envergadura es de 72 metros.

notitle
24 de abril 2016 , 11:30 p.m.

El avión Solar Impulse 2, un aparato propulsado exclusivamente con la energía proveniente del Sol, por primera vez, cruzó el Pacífico y aterrizó el sábado en California.

“Dejamos atrás el Pacífico, queridos amigos. Me encantó, pero ya está hecho”, dijo el aventurero suizo Bertrand Piccard, piloto del avión experimental, antes de aterrizar en el aeropuerto californiano de Mof-fett Airfield, al sureste de San Francisco, proveniente de Hawái, la novena etapa de un total de trece para dar la vuelta al mundo.

“Es genial estar en California, el lugar de los pioneros”, dijo ya en tierra, con el cofundador de Google y firme defensor de las energías alternativas, Sergey Brin.

“La innovación y la vanguardia deben continuar. La revolución de las tecnologías limpias tiene que seguir adelante”, destacó.

Piccard, un médico de 58 años, agregó que la travesía de 62 horas entre Hawái y Silicon Valley en solitario había sido una de las experiencias “más increíbles” de su vida.

“Apuesto a que en diez años, los aviones eléctricos podrán transportar hasta 50 personas. Ocurrirá”, agregó. “Esto no es ciencia ficción. Es real”, declaró entusiasmado.

Piccard y su socio, el también suizo André Borschberg, de 63 años, empezaron su vuelta al mundo el 9 de marzo del 2015 cuando el Solar Impulse 2 despegó de Emiratos Árabes Unidos. Como la aeronave no admite más que un piloto, se han ido alternando las etapas. La próxima, cruzar Estados Unidos y llegar a Nueva York, estará en manos de Borschberg. El objetivo de la misión es demostrar que se puede volar con energías alternativas al combustible de origen fósil, con un aparato alimentado por 17.000 células fotovoltaicas.

Sus alas son más largas que las de un avión Jumbo. Su envergadura es de 72 metros y su peso de 2,3 toneladas, equivalente al de un auto de gran capacidad.

La etapa más difícil fue la que cubrió Borschberg en julio del año pasado, en cinco días y cinco noches, entre la ciudad japonesa de Nagoya y Hawái, 8.900 km.

El avión tuvo que aterrizar en el archipiélago porque las baterías se recalentaron y la reparación se prolongó durante meses. Para cubrir aquella etapa, Borschberg voló durante 118 horas, batiendo el récord de 76 horas y 45 minutos del estadounidense Steve Fosset en el 2006.

AFP
Estados Unidos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.