Esto es lo que ha pasado en Siria luego del cese al fuego

Esto es lo que ha pasado en Siria luego del cese al fuego

La violencia, que ha cobrado la vida de 400 mil personas, está volviendo a tomar fuerza en el país.

notitle
22 de abril 2016 , 01:08 p.m.

El conflicto en Siria ha dejado más de 400.000 personas muertas, según cifras dadas por el ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault. Países extranjeros, grupos revolucionarios, el Estado Islámico y Bashar al-Ásad, presidente sirio, tienen los papeles protagónicos en la historia.

A grandes rasgos, Al-Ásad es presidente desde el año 2000 tras la muerte de su padre. A su gobierno, más de 1.000 grupos rebeldes (algo así como 100.000 combatientes) luchan contra las tropas del mandatario. A esto, hay que sumarle el autodenominado Estado Islámico, un grupo de terroristas que bajo una ideología de supuesto corte musulmán, buscaba extender su poder hacia Siria.

Así se dio inicio a la guerra civil en el año 2011, la cual el mundo espera que se acabe este año tras la intervención de países extranjeros. Sin embargo, esas naciones también han participado en la guerra y han existido tensiones entre ellos por sus intereses.

Por un lado están Estados Unidos y sus aliados occidentales -entre ellos Francia-, y países más o menos implicados como Turquía y varios países del Golfo. Este grupo en términos generales se opone al gobierno de Bashar al-Ásad, por consiguiente apoya a los grupos insurgentes. Sin embargo, no todos apoyan a los mismos. Puntualmente, ninguno apoya al Estados Islámico.

Por otro lado, están Rusia e Irán que apoyan el gobierno de Al-Ásad y por eso brindan ayuda a sus fuerzas militares. De ahí las tensiones en ese tire y afloje que con el tiempo se ha ido dejando de lado por la lucha antiterrorista. Es decir, todos contra el Estado Islámico.

Durante este mes de febrero, el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, afirmaron haber alcanzado un cese al fuego entre todas las partes, excepto contra el terrorismo. Para esa lucha, acordaron las zonas consideradas como territorio de terroristas. Este acuerdo se dio en el marco de los diálogos desarrollados entre las partes en Ginebra.

Entre lo acordado en esa ocasión está el dar vía libre para los suministros de ayuda humanitaria, dándole prioridad a las regiones más necesitadas. Precisamente, este 22 de abril la ONU comenzó una operación para evacuar a heridos y enfermos de las localidades sitiadas en Siria. En total serán evacuados 500 sirios.

Sin embargo, la guerra aún no termina y los diálogos están en la cuerda floja. Este 20 de abril la oposición al régimen de Al-Ásad se retiró de las conversaciones en Ginebra, luego de que fuera bombardeada la provincia de Idlib, al noroeste de Siria. En el ataque se estima que murieron 44 personas.

Sobre esto, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo que no se ha podido precisar si el ataque fue hecho por aviones gubernamentales o por los aliados rusos. Así las cosas, vuelven las razones de las tensiones entre el régimen y los aliados rusos con los opositores sirios y los aliados de Estados Unidos.

Este 22 de abril, 19 personas murieron tras un ataque a la ciudad de Alepo debido a un bombardeo del régimen sirio contra los barrios bajo el control de los opositores. El ataque fue considerado por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos como uno de los más violentos y dijeron que la cifra de muertos puede aumentar por el gran número de heridos graves.

Mapa de quién controla las diferentes zonas de Siria y de bombardeos hechos por los rusos. Foto: Institute for the study of war.

Frente a estos ataques, la oposición siria anunció el 21 de abril que se marcha de Ginebra hasta ver "seriedad" en la delegación del gobierno que participa en las conversaciones auspiciadas por la ONU.

Así las cosas, Siria continúa siendo un terreno inseguro por los bombardeos a zonas que no están pobladas exclusivamente por miembros de una de las partes, por ejemplo, de la oposición.

Según cifras a marzo de la Agencia de la Onu para los Refugiados (Acnur), “hay 4.815.868 refugiados sirios en los países vecinos. Esta cifra incluye a 2,1 millones de refugiados sirios registrados por el Acnur en Egipto, Irak, Jordania y Líbano, a 1,9 millones de refugiados sirios registrados por el gobierno de Turquía, además de más de 28 mil refugiados registrados en el Norte de África. Además, hay más de 6,6 millones de personas desplazadas internamente en Siria”.

Así mismo, Acnur señala que “la capacidad de acogida de los países vecinos está desbordada y esto obliga a cientos de miles de personas a recurrir a traficantes inescrupulosos para realizar peligrosas travesías a través del Mediterraneo en un intento por llegar a la seguridad en Europa” y advierten que las cifras pueden ser mayores ya que no todos los sirios que han huido se han registrado con Acnur.

Por su parte, Unicef señala que más de 8,4 millones de niños se han visto afectados por la guerra y necesitan ayuda humanitaria. Además, más de 3.7 millones han nacido durante la guerra, es decir, “solo conocen la violencia, el miedo y el desplazamiento”.

“Casi 7 millones de niños están sumidos en la pobreza, unos 2,8 millones han dejado de ir a la escuela, muchos han empezado a trabajar con tan sólo 3 años, y con 7 algunos están siendo reclutados para combatir” señala Unicef en su página de Internet.

Además de la guerra civil, un problema de religión

Los cristianos sirios son una minoría que apenas representa el 5,2 por ciento en un país de cerca de 20 millones de habitantes según cifras de ‘Aid to the Church in Need’ (ACN). Sin importar a qué corriente cristiana pertenezcan, las personas se han tenido que enfrentar a la expropiación de sus bienes, amenazas de muerte, secuestros y ataques violentos por parte del Estado Islámico.

Este grupo terrorista en múltiples videos llama a la conversión al Islam y amenaza con que, quien no se convierta, morirá. A este tipo de amenazas y a los atentados terroristas contra poblaciones no musulmanas se les ha llamado ‘Yihad’ o ‘la guerra santa’. Sin embargo, musulmanes de todo el mundo se oponen a este tipo de asociaciones.

Uno de ellos es Ahmad Tayel, uno de los máximos líderes de la comunidad musulmana en Colombia, quien afirma que el término de ‘guerra santa’ no existe en el léxico del Islam. Así mismo señala que el término ‘Yihad’ hace referencia al esfuerzo de la persona por liberarse de la esclavitud.

Para ilustrar el término, Tayel se refirió a un texto del profeta Mahoma en el que le preguntan “¿Cuál es el Yihad mayor?”, a lo que respondió que es la lucha contra la maldad que hay en sí, contra el ego.

“Que el mundo se salve de tu lengua y de tu mano”, así explicaba Mahoma la esencia del Islam. Frente a esto, Tayel resalta que hay una clara oposición entre el Islam y el Estado Islámico. No obstante, el grupo terrorista sigue denominándose ‘fiel’ al islam.

Es en medio de su justificación que el Estado Islámico marcó las casas de cristianos para apropiarse de ellas, crucificó a cientos de personas, cobró secuestros y regresó a seres queridos descuartizados, destruyó templos cristianos, entre otros actos.

En ocasiones, algunos cristianos han podido mantener su fe a cambio de pagar un tributo. Así lo testifica el arzobispo Jean Abdón Arbach melquita de Homs en un informe publicado por ACN. "En primer lugar, la ley islámica tiene que ser aplicada. En segundo lugar, todos los símbolos cristianos, que son públicamente visibles, deben ser destruidos y, en tercer lugar, los cristianos que desean permanecer en el futuro deberán pagar un impuesto especial", señaló el Arzobispo. De acuerdo a ACN, los cristianos deben pagar hasta 435 libras esterlinas por año para mantener su fe.

Este es un video que refleja la situación de los cristianos en Irak, pero que también se replica en Siria.

Repercusiones para la comunidad musulmana en el mundo

Por las acciones del grupo terrorista que se dice seguir el Islam y por la idea de ‘la guerra santa’, musulmanes en occidente se han visto afectados por el imaginario que hay respecto a su religión.

El judío fue algún día lo que hoy es el musulmán”, así lo señaló Ahmad Tayel al referirse sobre la imagen que se hicieron grupos de occidente durante el siglo XX y que desencadenaron con el tiempo en lo que hoy se conoce como ‘el holocausto’.

Experimentos sociales y videos de bromas virales en YouTube ponen en relieve la posible asociación que hay entre el Islam y el terrorismo.

Por su parte, creyentes o no del Islam, académicos, entre otros, se han puesto en la tarea de revertir dicha asociación entre el terrorismo musulmán. Uno de los actos más reconocidos fue el de un musulmán que repartió abrazos en París, luego de los atentados del 13 de noviembre de 2015. “Soy musulmán y me dicen que soy terrorista. Yo confío en ustedes. ¿Confían ustedes en mí? Abrácenme”, decía un cartel que acompañaba al musulmán.

NICOLÁS CORTÉS
Redacción EL TIEMPO.COM
Twitter: @Nicortes_m

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.