Un festival para Poncho y Emiliano

Un festival para Poncho y Emiliano

El Festival de la Leyenda Vallenata -26 al 30 de abril- se vuelca en el gran homenaje a los hermanos Zuleta.

21 de abril 2016 , 04:38 p.m.

Dicen que los talentos del viejo Mile –Emiliano Zuleta Baquero– se repartieron entre sus hijos Poncho y Emiliano Zuleta Díaz. El viejo, autor y protagonista de La gota fría, cantaba, verseaba, contaba cuentos, componía y tocaba acordeón. Todo en uno.

Al mayor, Emiliano (le dicen Emilianito), le tocó el talento para el acordeón, el de componer y el de versear. Pero, la voz, un vozarrón que le valió el título del ‘Pulmón de Oro’ (aunque también versea), fue para su hermano Tomás Alfonso, Poncho Zuleta.

Ambos talentos fueron complementarios durante décadas. Juntos grabaron 34 álbumes que son el paradigma del vallenato tradicional. En medio hubo separaciones y reuniones, canciones que retrataban el afecto y que se hicieron himno, como Mi hermano y yo o La sangre llama.

Fueron los primeros invitados de García Márquez a ser parte de la delegación que lo acompañó a Estocolmo a recibir el Nobel (1982).

El último álbum que hicieron como agrupación Los Hermanos Zuleta, Cien días de bohemia, fue el primero en obtener el Grammy Latino en la categoría de cumbia/ vallenato (2006). El galardón fue el broche de cierre para un dúo que se separó poco antes por desavenencias familiares que los llevaron a recibir el trofeo por aparte y a convertir en milagroso cualquier encuentro posterior entre ellos.

Los años suavizaron la tensión. Dicen que, al verse, los hermanos Zuleta llegaban a las lágrimas. Pero no volvieron conformar grupo musical (a veces, Emiliano ha ido como músico invitado en presentaciones de Poncho, sobre todo en fechas recientes).

La unión de Poncho con el acordeonero Gonzalo el ‘Cocha’ Molina se ha mantenido por una década.

Por su parte, Emilianito grabó con otros cantantes; por ejemplo, con Toba Zuleta. Grabó dos álbumes de clásicos con Peter Manjarrés y Sergio Rodríguez (el primero le valió otro Grammy Latino) y la firma Hohner bautizó un acordeón con su nombre. Pero se mantuvo alejado de los focos y de los ríos de seguidores en los que Poncho sí se mueve como pez en el agua.

Cuando el Festival de la Leyenda Vallenata anunció que el 2016 –10 años después de la separación– sería recordado como el del homenaje a Poncho y Emiliano, lo primero que hizo el acordeonero fue rechazarlo: “Ando por Cancún. Me enteré aquí de ser homenajeado en el próximo Festival Vallenato, pero desafortunadamente a mí no me gustan los homenajes”, escribió en su Twitter.

El festival no se dio por vencido y Emilianito al fin aceptó el homenaje. “Mi compadre refleja esa forma de ser en su canto Mi hermano y yo –explica Beto Murgas, compositor e investigador del folclor–. Deja ver que la gente piensa que todo en la música es alegría, pero también es sufrir, martirizarse, ir para donde no se quiere ir. Ambos mueren por su arte, pero mientras Poncho es amiguero, el mejor relacionista público del vallenato, a Emilianito le gusta salir con dos o tres personas. Tiene una tendencia a no recibir homenajes, pero cuando se responsabiliza lo toma de una forma maravillosa. Ahora le escribió una canción al festival: Que vengan todos”.

Festival Vallenato

26 al 30 de abril (aunque hay numerosas actividades de antesala). Programación, en www.festivalvallenato.com.
Homenaje a Poncho y Emiliano, 27 de abril, 7 p. m. Parque de la Leyenda, en Valledupar.

Liliana Martínez Polo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.