'El uso del efectivo en Colombia está desbordado'

'El uso del efectivo en Colombia está desbordado'

Santiago Castro, presidente de Asobancaria, habla sobre el acceso a los servicios financieros

notitle
21 de abril 2016 , 04:10 p.m.

En Colombia, 75 de cada 100 adultos tiene, al menos, un producto financiero y aunque se ha avanzado en bancarización, el país aún está muy rezagado frente a sus pares en América Latina. De este reto, de las estrategias que permitan una mayor inclusión al sistema y de depender cada vez menos del efectivo se hablará en el Congreso que Asobancaria organizó para este 28 y 29 de abril en Cali.

El presidente del gremio financiero colombiano, Santiago Castro, dice que el uso del efectivo en Colombia está desbordado.

¿Cómo avanza la bancarización financiera en el país?

Vamos bien, en este momento estamos en un 75 por ciento y tenemos la meta en el Plan de Desarrollo de llegar al 84 por ciento en el 2018. Necesitamos profundizar esa bancarización porque muchas personas tienen una cuenta de ahorros y sacan la plata al día siguiente de la consignación, no tienen otros productos, no están permitiendo que el sector financiero trabaje para ellos. Tenemos un reto grande. Comparativamente con América Latina, estamos por debajo de Chile, Brasil, México. Colombia ha avanzado en bancarización, pero sigue rezagada.

¿Cuáles son las barreras que impiden que la población acceda al sistema financiero?

Varias. Hay unas, el 4 por mil es una barrera muy grande y se lo hemos dicho al gobierno, ese gravamen, aunque no es tan significativo y es mucho menos de lo que se podría ganar en seguridad, en eficiencia, en construir historial de crédito, realmente se ha quedado en la siquis del colombiano y ahí entramos a la barrera cultural, aquí hay propensión por utilizar el efectivo, mucho más que en el promedio de los países.

Pero en el país la intermediación financiera es costosa.

No es costosa en este momento, pero nos quedamos con verdades que lo eran hace 10, 15 años y ya no lo son. Ahora se puede obtener un crédito hipotecario con tasas del 11 por ciento y la inflación es del 7,0 por ciento, hablamos de solo cuatro puntos diferenciales, cuatro puntos para tener la seguridad, el respaldo para saber que mi crédito tiene ciertas garantías. En el resto del mundo, en especial en los países latinoamericanos, es más alto que en Colombia.

¿Somos menos costos frente a qué países?

Frente a Brasil, Venezuela, Argentina, México. Aquí encuentro que las transacciones telefónicas, casi todas, son gratis; las transacciones por Internet, casi todas, en cualquier entidad, son gratis; los retiros en cajeros propios, en buena parte de las entidades, es gratis. Hay dos o tres que tienen cuenta de ahorro y tarjetas débito sin ningún costo. Son mitos que se crearon y se dejaron. Además, las nuevas tecnologías de banca móvil, las plataformas digitales para hacer las transacciones han implicado una revolución en cómo se desarrolla la banca en Colombia. Puedo decir que ahora, más que nunca, tenemos una banca más cercana a los usuarios.

¿Quiénes están más alejados del sector?

La base de la pirámide, creo que los estratos más bajos, en los sectores más vulnerables de la población todavía el camino por recorrer es muy largo. Antes los tenían abandonados, ahora vemos banca tradicional, nuevas entidades de microcrédito que luchan de tu a tú con el ‘gota a gota’.

¿Qué estrategias pueden diseñarse para dejar de lado un poco el efectivo?

Un programa de educación financiera. Nosotros hemos creados dos portales www.yodecidomibanco.com compara más de 1.600 productos, donde a la persona que lo consulta le salen las entidades financieras que operan en su ciudad, qué tipo de productos tiene, cuáles son las condiciones, cuáles son las tasas. Y tenemos el portal www.sabermassermas.com que es ya educar a la gente sobre conceptos básicos. Una educación financiera es un componente indispensable de una mayor bancarización.

¿Qué medio de pago electrónico utilizan más los colombianos?

La tarjeta de crédito se está empezando a utilizar mucho, la débito no tanto, se utiliza mucho crédito de libranza para las personas que tienen empleo formal y los créditos rotativos. En donde seguimos muy rezagados, pese a tener una crecimiento extraordinario, es en la cartera hipotecaria, no supera el 6,0 por ciento del PIB, cuando en Colombia llegó a ser del 10 por ciento antes de la crisis del 99 y países como Chile la tienen por encima del 10 por ciento. Ahí podemos crecer muchísimo más.

¿Con la puesta en vigencia de la Ley de Inclusión Financiera, como han reaccionado?

La apoyamos, bienvenida la competencia. Eso creó la posibilidad de unos mecanismos de depósitos electrónicos y de transferencias, hasta ahora no se ha creado el primero porque durante el tiempo que transcurrió la Ley, que fueron varios años, la banca creó sus propias plataformas, se creó el Transfer Aval, el Daviplata, el ahorro a la mano, entonces, cuando la Ley salió, ya la banca tenía ese tipo de productos que, supuestamente iban a ser creados productos de esa Ley. Pero, si se crean más, creemos que la competencia es positiva para el sector y que le da mayores opciones a los usuarios.

¿Sigue preocupado por el billete de 100.000 pesos?

Más que el billete nos preocupa el uso del efectivo en Colombia, está desbordado, tiene demasiado efectivo como proporción de su PIB, como proporción del total de dinero disponible y parte de esto tiene que ver con factores de criminalidad, las caletas son efectivo y con billetes de alta denominación. Lo que hemos dicho es: Hagamos todo lo posible para empezar a disminuir la dependencia del país en efectivo. No estamos en contra de un billete, sino de que podamos fomentar los medios de pago electrónicos, hacer que el público entienda que eso le brinda seguridad, eficacia, le da la posibilidad de crear historia de crédito. Necesitamos el apoyo del sector público, del sector privado, de los entes territoriales, que no se puedan pagar impuestos en efectivo despúes de ciertos montos; que no se discrimine en los comercios cuando preguntan si se paga en efectivo o con tarjeta. Podemos entrar a controlar mucha informalidad y evasión si fomentamos el uso de medio de pago electrónico.

¿Y qué se necesita para llegar a aplicar esas medidas?

No se necesita de una ley, puede ser una normativa de la DIAN. Ya se lo hemos dicho en varias ocasiones al Gobierno y esperamos que entiendan que esto hay que hacerlo ya.

CALI

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.