'Hay que cambiar el diésel por alternativas energéticas': expertos

'Hay que cambiar el diésel por alternativas energéticas': expertos

A pesar de las medidas para evitar la contaminación, ambientalistas dicen que son insuficientes.

notitle
21 de abril 2016 , 02:51 p.m.

Una de las principales características de la crisis ambiental en Medellín es la dependencia energética del petróleo y sus derivados que tienen partículas altamente contaminantes.

Según ambientalistas y epidemiólogos, a propósito de la Semana de la Sostenibilidad Ambiental y a que mañana será el Día sin Carro, las políticas públicas no enfocan sus esfuerzos en la búsqueda de otras alternativas energéticas o medidas para disminuir los efectos en la salud de las personas, a pesar de los esfuerzos de la Alcaldía.

De acuerdo con estudios de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, los gases que genera la combustión de los motores que funcionan con diésel o derivados del petróleo provocan cáncer en los seres humanos.

Al respecto, un estudio de la Universidad de Antioquia del 2013 señala que en los últimos 32 años en la ciudad han muerto 64.948 personas por cáncer de pulmón, afecciones respiratorias y cardiovasculares, bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y crisis asmáticas.

Estas cifras, según Javier Márquez, director La Corporación Penca de Sábila, debería bastar para que el Estado y la Administración Municipal sean contundentes a la hora de formular medidas preventivas que disminuyan la contaminación del aire y hagan frente a los efectos nocivos que causa en la salud.

Debido a estos factores, señaló Márquez, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, autoridad ambiental, se vio en la necesidad de declarar la contingencia atmosférica por un incremento considerable de la contaminación del aire.

“La situación se dio por un acumulado histórico, por una problemática que empieza en la venta libre de automóviles y en que no se avanza seriamente en un sistema de transporte integrado basado en energías no contaminantes, sabiendo que inclusive la región ha sacrificado amplios territorios para la construcción de represas y la producción de hidroelectricidad”, aseguró el ambientalista.

Esta situación, según Yaneth Orozco, investigadora de la Universidad de Antioquia, se da a pesar de que la contaminación del aire en las ciudades es el generador de los mayores costos sociales y económicos después de la contaminación del agua y de los desastres naturales.

En un informe, el Departamento Nacional de Planeación identificó que el tratamiento de enfermedades causadas por la contaminación del aire tienen un costo en el país de 1,5 billones de pesos al año.

No más en Medellín la mortalidad por enfermedades respiratorias crónicas muestra un exceso de 92 por ciento en relación con Bogotá. El estudio de la Universidad de Antioquia señala que por la estrechez geográfica y poca ventilación del territorio, el aire permanece cautivo y retiene los contaminantes, lo cual implica una mayor exposición de sus habitantes a las emanaciones tóxicas.

“El Estado no contempla el tema de cómo serán las estrategias, a mediano y a largo plazo, para disminuir los efectos que el diésel causa en la salud, aunque en Medellín la incidencia de cáncer de pulmón va en aumento”, agregó Orozco.

¿Qué harán?

El pasado martes, el Área además de levantar la declaratoria de contingencia atmosférica para el Valle de Aburrá, señaló que habrá medidas para contrarrestar la contaminación del aire.

Algunas de ellas, dijo Pilar Restrepo, subdirectora Ambiental del Área, será implementar una política de movilidad para los funcionarios públicos, que incluya el teletrabajo, horarios escalonados y políticas de restricción de parqueo.

Otro de los propósitos, aseguró Eugenio Prieto, director del Área, seguirá siendo el incentivar el uso de la bicicleta, por medio de la ampliación del programa de Bicicletas Públicas Encicla, además de la construcción de más kilómetros de ciclorrutas.

Además la autoridad ambiental recomendó a las administraciones municipales hacer la gestión con el Gobierno para el mejoramiento de los combustibles y facilitar los aranceles que permitan la entrada de vehículos híbridos o eléctricos a precios accesibles.

Para Márquez, aunque estas son iniciativas importantes, hacen falta medidas drásticas que le devuelvan el aire limpio a los habitantes, que prohíba y sancione las actividades nocivas para el medio ambiente.

“No se está haciendo lo suficiente para que de manera radical dejar esa adicción al petróleo. Si seguimos así la ciudad se vuelve insostenible. Hay que parar esa situación”, agregó.

PAOLA MORALES ESCOBAR
Redactora de EL TIEMPO
inemor@eltiempo.com
Twitter: @paoletras

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.