'Trabajaremos hasta que haya luz': rescatista en Ecuador

'Trabajaremos hasta que haya luz': rescatista en Ecuador

Estos héroes anónimos luchan con la esperanza de hallar vida bajo los escombros.

19 de abril 2016 , 08:33 p.m.

Si hay algo en común entre los rescatistas que trabajan en las labores de búsqueda de sobrevivientes en medio de la vasta destrucción que dejó el terremoto que azotó a Ecuador el sábado pasado en la noche, es la esperanza.

Grupos de rescate de varios países llegaron a Ecuador para colaborar en las tareas de localización, pero a ellos también se han unido decenas de residentes locales voluntarios que están dispuestos a arriesgar su vida por salvar la de otros o por encontrar los cuerpos de sus conocidos. (Lea: El terremoto en Pedernales, una tragedia en el paraíso)

Ese es el caso de Hernán Baque, de 51 años, quien participó en la búsqueda de Lucas Camero, uno de sus amigos de infancia que murió junto con su familia, luego de que su casa de tres pisos se desplomó por completo sobre ellos.
“Él era amigo de mi infancia, vivió muchos años en Nueva York y yo lo quería mucho”, dice Baque.

Eli Franco, vecina de Lucas y su familia, cuenta que ella vio cómo se derrumbaba la casa al mismo tiempo que temblaba. “Murieron cuatro adultos y tres niños. Escuchamos el impacto de la caída de la casa, sonaba como si algo cayera, peor que un rayo o una explosión. Los que estaban abajo gritaban mucho”, agrega. (Lea también: 'Trabajaremos hasta que haya luz': rescatista en Ecuador)

Mientras hace el relato, está sentada en una silla mecedora y observa un buldócer recoger escombros de la casa derrumbada, de donde salió un colchón y también un zapato de un niño. Según afirma Diego Mero, de 28 años, un rescatista de la asociación de scouts del Ecuador en Manta, lo más conmovedor del rescate fue encontrar a Lucas debajo de los escombros abrazado a sus dos hijos.

“Lo más difícil de esta labor es encontrar a los cuerpos aplastados y tratar de sacarlos completos”, señala Mero.
Mientras se limpia las manos del polvo que cubre los rasguños que le dejó levantar pedazos de concreto y varillas, algo que él califica como “heridas menores”, este scout reafirma que lo importante es seguir con la labor. (Además: Colombia, a la espera de noticias de 223 connacionales en Ecuador)

“La fuerza nos la da el encontrar sobrevivientes, con todas las personas que nos puedan colaborar. Vamos a trabajar desde las 6:00 de la mañana hasta que haya luz, tratando de sacar a los familiares que están muertos, tratando de darles ánimo a las otras personas y siempre ayudándolos a todos”, apunta. Y ese es exactamente el mismo sentimiento que tiene Urgiles Marcel, cabo primero de la Policía Nacional del Ecuador, quien con la voz entrecortada y mirando hacia los escombros, dice que “la fuerza está en el espíritu, en la mística que se tiene como miembro de la Policía”.

“Lo que queremos es llegar y colaborar en lo que más se pueda. Si es que hay un rayito de vida, tratar de ayudar… Es que es muy duro esto”, añade. 

SANDRA MILENA RAMÍREZ
Redacción Internacional
Enviada especial de EL TIEMPO
Manta (EL TIEMPO)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.