Sigue rescate de José David Eras, el niño atrapado tras el terremoto

Sigue rescate de José David Eras, el niño atrapado tras el terremoto

En Medellín su familia espera noticias. Bomberos expertos de Pasto están en la zona buscándolo.

notitle
19 de abril 2016 , 08:24 a.m.

Tras más de 72 horas de búsqueda desesperada, Melisa Restrepo Hincapié, la madre del niño colombiano desaparecido durante el sismo de 7,8 que sacudió a Ecuador, camina una y otra vez cerca de los escombros donde los rescatistas, al parecer, ubicaron al menor.

El abuelo del niño, Mario Restrepo, que vive en Medellín, contó que ella no se aleja de las ruinas del Hotel Royal de Pedernales, donde quedaron atrapados José David Eras, su padre y la actual pareja de este, que llegaron a esa población costera a pasar el fin de semana.

“Melissa me llamó anoche y me dijo que un equipo de rescatistas colombianos trata de recuperar a mi nieto desde ayer. Ellos dicen que, al parecer, lograron ubicarlo con equipos avanzados que son capaces de detectar vida a 30 metros de profundidad. Ellos escucharon el latido de un corazón”, dijo.

Sin embargo, agregó, no hay certeza de que se trate del pequeño, porque en ese hotel había muchas personas hospedadas.

En el lugar también están los abuelos paternos de José David, que fueron los que le dieron la noticia a Melissa, luego del terremoto. “Ella no sabía que el niño y su exesposo estaban allá. Ellos son separados y viven en Quito. Él se lo lleva todos los fines de semana y el pasado viernes le dio por irse a Pedernales”, contó.

“Escuchamos la noticia del terremoto, la llamé para ver si estaban bien y ella me dijo que sí, pero me vuelve a llamar a las dos horas, y me dice, que el niño está perdido con el papá”, recordó.

La última vez que Mario vio a su nieto fue hace dos años. “Los costos son altos para viajar a allá. No tenía posibilidad de disfrutarlo y mire lo que pasó. Ojalá encuentren también al papá, uno no puede pensar solo en uno, muchas personas tienen dolor. Yo rezo por el niño y las familias que están pasando por lo mismo que nosotros”, concluyó.

Mientras tanto, en Pedernales, con solo dos horas de descanso, el Cuerpo de Bomberos de Pasto mantiene el apoyo a los organismos de socorro de Ecuador en la remoción de escombros y recuperación de sobrevivientes tras el fuerte terremoto que sufrió el vecino país.

Todos se esfuerzan en lograr el rescate de José David.

"Logramos detectar algunos rastros de signos vitales, pero no se sabe si son del niño; tratamos de agilizar las labores, no podemos establecer si hay alguien, pero ahí se encuentra el niño. Desde el mediodía de ayer se perdió el contacto", dijo el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Pasto, teniente Charles Benavides.

Las señales de vida fueron detectadas por un equipo de socorristas que desde Pasto salió a brindar su ayuda. "No hemos descansado, la remoción de escombros ha sido una tarea difícil, además de la inestabilidad de las edificaciones. Tenemos ubicados olores, además de que comprobamos que hay un ser vivo entre los escombros, desconocemos que sea el niño", dijo el comandante.

Son toneladas de hierros retorcidos y partes de concreto que deben remover los rescatistas especializados, “pero no hay que mover de cualquier manera, hay que hacerlo de manera técnica para no afectar a la persona”, dijo y señaló que se puede correr el riesgo de que si se mueve el material de una manera inapropiada, la vida del menor puede estar en grave peligro.

Según la versión del coordinador de Gestión del Riesgo de Desastres del Municipio de Pasto, Darío Gómez, la madre del menor aseguró a las autoridades en la zona que el niño se encontraba dentro de la edificación en el momento del siniestro.

“La información que nosotros tenemos es que el niño estaba pasando vacaciones con su padre”, aseguró el funcionario, quien recalcó que su madre vive en Quito y que su hijo se hospedaba en el hotel junto al padre. “En el sitio habría más gente, pero lo que sí se confirma es que el radar indica que hay vida en esos escombros”, declaró Gómez, quien sostuvo que el edificio se destruyó en su totalidad tras el fuerte terremoto.

Para el teniente Benavides, una de las grandes ventajas que tienen los socorristas es que actúan con total autonomía, lo que les permite laborar con todos los equipos y la logística necesaria para cumplir a cabalidad con su trabajo de carácter humanitario.

“Cada uno de los integrantes dispone de la preparación y las condiciones físicas adecuadas para el manejo de maquinaria y herramientas pesadas", dijo.

A su llegada a la zona afectada por el fuerte terremoto los rescatistas encontraron un panorama desolador. Uno de los socorristas narró que casas y edificios están totalmente destruidos y que en su trayecto por zonas rurales tuvieron que hacer grandes maniobras con el vehículo ante los daños en las vías.

Los bomberos hacen parte del grupo USAR, cuerpo élite del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, que tiene experiencia en la localización y recuperación de personas en estructuras colapsadas y han prestado ayuda en los terremotos de Armenia y Popayán, al igual que en Pisco (Perú), ahora demuestra en Ecuador su enorme profesionalismo y su misión de salvar vidas en medio de la tragedia.

PASTO Y MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.