En Soacha esperan el cuerpo de José Alfonso, muerto en Ecuador

En Soacha esperan el cuerpo de José Alfonso, muerto en Ecuador

Se fue al vecino país a buscar mejores oportunidades, pero este sábado falleció tras el sismo.

notitle
18 de abril 2016 , 08:49 p.m.

Ocho años completaba José Alfonso Chávez en territorio ecuatoriano. De Bogotá partió a ganarse la vida con la venta de mangueras hidráulicas y acoples, hasta que el terremoto del sábado pasado le segó la vida. Ahora, su familia en Soacha (Cundinamarca) ruega para que el cuerpo sea repatriado.

De talante amigable y deportista, a Chávez lo recuerdan en la capital colombiana como un tipo honrado que organizaba campeonatos de fútbol entre su gremio, la mayoría de los cuales convocaba a comerciantes y técnicos de Puente Aranda (Bogotá), donde él mismo tuvo su negocio.

Padre de tres hijos, también bogotanos (dos varones de 28 y 22 años, así como una señorita de 15) se fue al vecino país a mejorar su fortuna, tras separarse de su primera esposa. En Guayaquil primero y después en Manta, encontró un nicho para desarrollar su actividad. Encima de esto, una mujer le atrapó el corazón: Carmen Monserrat Bornoza (ecuatoriana), con quien se unió en segundas nupcias hace cuatro años.

“Era una persona colaboradora. Donde usted pregunte a los que lo conocieron, le dirán que es recordado por su emprendimiento, cordialidad y rectitud”, expresa su hermano y tocayo, Alfonso Chávez, que no sale de la conmoción y espera que la Cancillería colombiana le dé una ayuda para traer a su hermano y sepultarlo cerca.

La situación boyante de José Alfonso (de 58 años) le permitió ocupar una casa de tres pisos para instalar su negocio y vivienda. En la primera planta adecuó la tienda de mangueras; el segundo y tercer niveles los usó para acomodar a su esposa y familiares, trece personas en total. Uno de sus pasatiempos favoritos era ver televisión, recostado en una gran poltrona.

A unos metros de Alfonso –que lamenta la muerte de su pariente–, su madre Beatriz Fonseca observa la pantalla del celular: en ella aparece la última foto que se tomó con el fallecido, un abrazo entre madre e hijo. Tiene 81 años y aún no se sacude del deceso.

“A él le gustaba mucho el pescado, por eso estaba tan amañado allá en la costa”, complementa el hermano, en su casa de Soacha. “Cuando lo visité en Manta, hace dos años, contaba cómo le gustaba la comida de mar que le preparaban”. En septiembre del 2015, José Alfonso vino a acompañar, paradójicamente, el sepelio de un sobrino. En aquella ocasión se despidió sin imaginarse que jamás volvería a ver a los suyos.

El pasado domingo, pasadas las 7 de la noche, los parientes de José Alfonso (sus tres hijos, seis hermanos y la señora Beatriz, entre otros) tuvieron la primera noticia del terremoto. En oraciones le pidieron al cielo que lo protegiera en Ecuador. Sin recibir llamadas, se acostaron a esperar que el día siguiente trajera razón de él.

Y fue a primera hora de ese día, pasadas las dos de la madrugada, cuando la voz contrariada de Gian Carlo (hijo de Carmen Monserrat e hijastro de José Alfonso) habló a través del teléfono para contar que había sobrevivido. Pero después agregó: “Se murieron mi mamá y José Alfonso, los primos y la tía. Acá no hay agua ni luz”, alcanzó a contar el muchacho, de 17 años, con heridas en el cuerpo y todavía en shock.

Once personas quedaron sepultadas bajo la casa de tres pisos. Solo Gian Carlo y su abuela, Teresa Bravo, salieron con vida tras el desplome de la edificación. Al bogotano que vendía mangueras lo encontraron, tras remover paredes y escombros, sobre la poltrona que tanto le gustaba.

Al enterarse de la muerte, los 2 hijos mayores de José Alfonso empacaron maletas y salieron con destino a Manta. Sin embargo, ayer no habían podido avanzar más allá de Guayaquil, pues hay vías afectadas y gran conmoción entre los habitantes del vecino país.

FELIPE MOTOA FRANCO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter @felipemotoa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.