La polarización se demostró en las calles de Brasil

La polarización se demostró en las calles de Brasil

Miles de manifestantes opuestos y a favor del juicio político de Rousseff se tomaron las ciudades.

notitle
17 de abril 2016 , 11:23 p.m.

Miles de personas tomaron este domingo las calles de Brasil para manifestarse a favor y en contra del gobierno de Dilma Rousseff, en una expresión de la profunda división del país ante la histórica jornada. Las calles de más de una veintena de estados de Brasil y de la capital, Brasilia, se tiñeron de rojo, el color del Partido de los Trabajadores (PT), y de verde y amarillo, el símbolo de la oposición y de los partidarios del juicio político contra Rousseff. En medio de un fuerte despliegue de seguridad, en especial en los puntos más calientes –como Brasilia, São Paulo y Río de Janeiro, donde se convocaron las movilizaciones más multitudinarias–, las protestas se desarrollaron sin incidentes.

La capital brasileña amaneció blindada por 4.000 policías en su zona central y otros 7.000 listos para actuar en caso necesario. En la Explanada de los Ministerios, en el corazón de Brasilia, se apreció como en ningún otro lado la fractura que vive Brasil con el llamado “muro del juicio político”, una gigantesca valla de casi un kilómetro de largo y dos metros de alto, para dividir a los partidarios y los detractores del gobierno.

Del lado izquierdo, frente al Congreso, los partidarios de Rousseff, de rojo y portando pancartas con el lema “Dilma fica” (Dilma se queda), y del lado derecho, una marea verde-amarilla con la consigna “Fora Dilma” (Fuera Dilma) y que levantaba “pixulecos”, como se conoce a los muñecos que muestran al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva vestido de presidiario.

En São Paulo, la marea verdeamarilla se tomó la avenida Paulista y se concentró frente a la sede de la patronal industrial, la más influyente del país. Carteles con lemas como “impeachment ja” y “chau querida” convivieron con caricaturas gigantes de ambos, disfrazados de ladrones frente a un superhéroe con el rostro del juez que investiga la corrupción en Petrobras, Sergio Moro.

Rousseff recibió la decisión de la Cámara Baja con 'indignación y tristeza'

El abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, declaró que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibió con "indignación y tristeza" la decisión de la Cámara de Diputados que la deja al borde de un juicio político.

"Quien es favorable a la democracia no puede ser favorable a lo que ocurrió hoy", declaró Cardozo tras la votación en la Cámara Baja que decidió por una clara mayoría que el trámite contra Rousseff prosiga en la instancia definitiva del Senado.

"Esta decisión no abatirá a la presidenta", que no tiene "apego a cargos", pero "dedicó su vida a luchar por la democracia", añadió. Según Cardozo, "si alguien cree que ella se doblará frente a lo que pasó se equivoca, pues ella luchará así como luchó contra la dictadura para evitar que haya otro golpe de Estado".

El abogado general volvió a descalificar las acusaciones, que se se fundamentan en unas maniobras contables que el Gobierno hizo para maquillar sus resultados de 2014 y 2015.

"No hay un argumento que ponga en tela de juicio la honestidad de la presidenta", indicó sobre los cargos que evaluará el Senado. "No es esto lo que la Constitución establece para un proceso de destitución", aseguró el abogado general, quien sostuvo que e si el proceso contra Rousseff es aprobado en el Senado el país recordará lo ocurrido como el "golpe de abril de 2016.

EFE
Río de Janeiro

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.