Dan Luz verde a juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff

Dan Luz verde a juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff

Oposición brasileña logró en la Cámara de Diputados 367 votos. Enviarán el caso al Senado.

notitle
17 de abril 2016 , 11:23 p.m.

Los diputados brasileños votaron este domingo por el impeachment o juicio político de la presidenta Dilma Rousseff, heredera de Lula da Silva, sumiendo en la incertidumbre política a la principal economía latinoamericana, golpeada ya por la recesión.

El Sí al juicio político recogió 367 votos, 25 más de los necesarios (dos tercios del total) para aprobar la moción de destitución, mientras que el No obtuvo el favor de 137 legisladores.

Decenas de miles de opositores de Rousseff que seguían la sesión por pantallas gigantes en las principales ciudades del país estallaron de júbilo cuando el diputado Bruno Araújo anunció por micrófono el voto que selló el resultado final. “Qué honor que el destino me ha reservado, de que de mi voz saliera el grito de esperanza de millones de brasileños”, dijo el legislador del PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña, colectividad de Aecio Neves, derrotado en las urnas por Rousseff en 2014), antes de dar su “Sí por el futuro”.

(Además: La polarización se demostró en las calles de Brasil)

La apertura de un juicio político de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT) debe ser ratificada aún por el Senado.

En ese caso, asumiría el poder el vicepresidente Michel Temer, inicialmente por un periodo máximo de seis meses, pero completaría el mandato hasta 2018 si los senadores declarasen finalmente culpable a Rousseff, acusada de manipulación de las cuentas públicas.

Rousseff, de 68 años, niega esas acusaciones, y las atribuye a una conspiración orquestada por Temer y por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien a su vez está acusado por corrupción.

El líder del PT en la Cámara, José Guimaraes, había reconocido poco antes que la tendencia era irreversible. “Los golpistas vencieron aquí en la Cámara”, pero “esta derrota provisoria no significa que terminó la guerra”, dijo Guimaraes a periodistas.

¿Fin del lulismo?

En Brasilia, los miembros del PT y de movimientos sociales que seguían la votación por pantallas gigantes se retiraban abatidos. Del otro lado del muro de un kilómetro tendido a lo largo de la explanada de los ministerios, los partidarios del juicio político estallaron en cambio en un solo grito de alegría cuando se anunció el voto 342. En Sao Paulo, sobre la avenida Paulista, donde estaba reunida la oposición, los votos por el juicio político se festejaban como si fueran goles, con bocinazos, saltos y banderas al aire.

El voto de este domingo podría mostrar la puerta de salida al “lulismo”, del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), figura emblemática del hoy maltrecho ciclo de gobiernos de izquierda en la región.

“Para combatir el proyecto de poder y corrupción de Lula y el PT (...), voto sí por el juicio político”, dijo al anunciar su voto el diputado Luiz Heinze, del Partido Progresista (PP), un partido que hasta la semana pasada era aliado del PT.

La crisis política brasileña, que se potencia con la peor recesión sufrida por el país desde 1930, es observada con preocupación por el resto del mundo, a menos de cuatro meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio.

El día después

Tanto Temer como Rousseff proponen un “pacto” nacional para apaciguar al país y sacarlo de la recesión, pero el camino se anuncia espinoso.

“Independientemente del resultado de hoy (domingo), la crisis va a continuar, e incluso se agravará, porque el lado perdedor va a utilizar todos los instrumentos para boicotear a los ganadores. En cualquier caso, Brasil amanecerá peor mañana”, dijo a la AFP el analista político André César.

(También: ¿Qué sucederá con Dilma Rousseff si aprueban su juicio político?)

Los mercados apostaron claramente por Temer, en tanto que los sectores sociales que se beneficiaron de las políticas de distribución de los años Lula temen una reversión de políticas.

“El pacto de Temer será con los movimientos más conservadores, que ya se posicionaron a su lado”, señala César.

Pero Lula, Rousseff y el PT no están dispuestos a dar el brazo a torcer tan fácilmente. “No nos vamos a dejar abatir por esta derrota momentánea. La guerra será prolongada”, advirtió Guimaraes, que tampoco excluyó recursos legales para impedir la destitución de Rousseff. El diputado del PT José Vargas lamentó que “una mayoría parlamentaria resuelva anular el voto de 54 millones de brasileños” que en 2014 reeligieron a Rousseff.

PT, el gran derrotado

El Partido de los Trabajadores (PT), nacido como fuerza obrera y marxista que llegó al Gobierno en 2003 con Lula, ha quedado a un paso del abismo. Rousseff, la primera mujer elegida para gobernar Brasil, se apoyó siempre en una amplia y variopinta coalición que heredó de Lula, encabezada por el PT pero que tuvo como principal fuerza al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centroderecha), de su vicepresidente Michel Temer.

En el PMDB conviven diversas tendencias ideológicas, pero sus más representativos dirigentes son históricos y férreos adversarios del ideario socialista que guió a los activistas e intelectuales que, convocados por Lula, fundaron el PT en 1980.

La fragilidad de una alianza de esa naturaleza quedó clara en las últimas semanas, cuando el PMDB rompió con el Gobierno y anunció su decisión de votar a favor del juicio político contra Rousseff que puede hacer presidente a Temer, primero en la línea sucesoria. El PT tal vez descubrió este domingo el riesgo de haber “dormido con el enemigo” durante más de una década en la que se apoyó en la derecha para continuar gobernando.

Los pasos que siguen en el proceso

Con la apertura por parte de la Cámara de Diputados de un juicio de destitución a Dilma Rousseff, así queda el panorama para los próximos días:

La Cámara Alta formará una comisión de 21 miembros, que elaborará un informe en un plazo de diez días.

El informe será remitido al pleno del Senado, que por mayoría simple entre sus 81 legisladores decidirá si se instaura el juicio político, lo que pudiera ocurrir alrededor del 10 de mayo. Si se llega a ese punto, Rousseff será separada del cargo por 180 días que el Senado tendrá para realizar el juicio y deberá ser sustituida por el vicepresidente Michel Temer.

(Lea aquí: 'Lucharé hasta el último minuto del 2º tiempo' dice Dilma Rousseff)

La comisión escuchará a la defensa de la mandataria, a la parte acusadora y a otros testigos que pueda citar.

La comisión especial elaborará entonces un nuevo informe, que nuevamente será sometido al pleno del Senado en una sesión única y en la que se decidirá la suerte definitiva de Rousseff.

Si una mayoría calificada de dos tercios (54 votos) halla a la presidenta culpable, entonces Rousseff será destituida.

AFP Y EFE
Brasilia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.