El sábado en que Ecuador sintió que era el fin del mundo

El sábado en que Ecuador sintió que era el fin del mundo

Habitantes de Guayaquil contaron cómo vivieron la tragedia. Se han registrado 400 réplicas.

notitle
17 de abril 2016 , 11:15 p.m.

“Yo estaba caminando con mi mamá y sentimos el temblor, las luces se apagaron, fue feo para mí. Pensé que era el fin del mundo y dije: ‘Acá se acabó todo’”.

Así relata Elías Gómez, un niño de 9 años, cómo vivió en Guayaquil el terremoto de 7,8 grados escala Richter que golpeó el sábado en la noche el Pacífico de Ecuador y que deja, al cierre de esta edición, al menos 272 muertos, entre ellos seis colombianos, 2.068 heridos y cientos de desaparecidos.

El sismo, que representa un gran golpe a la infraestructura y economía del país, recuerda el 12 de diciembre de 1979 cuando un movimiento de 7,9 grados mató a al menos unas 800 personas, el más devastador de la historia de Ecuador. En Colombia también fue brutal: aún se recuerda con dolor el sismo y maremoto de Tumaco.

(Además: El terremoto de Ecuador, uno de los más intensos en Latinoamérica)

El terremoto, registrado a las 6:58 p. m. (hora local, misma colombiana), tuvo como epicentro las costas ecuatorianas entre las poblaciones de Muisne y Pedernales y se ubicó a 20 kilómetros de profundidad. La ciudad de Manta, la cuarta más grande del país, y el balneario de Pedernales fueron las localidades que más sufrieron el impacto y adonde se está destinando la mayor parte de recursos, pues en el caso de esta última, prácticamente se acabó con el poblado.

El sismo del sábado es considerado 20 veces más fuerte y liberó más energía que el sentido, en la víspera, en Japón, según David Rothery, profesor de Geociencias Planetarias de la Open University. También se sintió en ciudades del territorio colombiano como Pasto, Popayán, Cali, e incluso en edificaciones altas de Bogotá.

Las provincias de Guayas, Manabí, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Santa Elena y Los Ríos fueron declaradas en emergencia. El estado de excepción rige en todo el territorio ecuatoriano. El presidente Correa, que estaba en el Vaticano, regresó y visitó anoche Manta.

Como el niño Elías, cientos de guayaquileños sienten todavía miedo por las réplicas del terremoto que hizo desplomar un puente vehicular en la Avenida de las Américas, ubicado frente a la Universidad Laica, y que ha dejado cuantiosos daños en seis provincias del país.

“Tengo miedo de que vuelva a pasar uno más fuerte, que sea una desgracia mayor”, dijo a EL TIEMPO Alberto Becerra, un joven de 19 años que como muchos se detuvo a observar la estructura rota en tres enormes pedazos, mientras la lluvia se asomaba en este pujante puerto sobre el Pacífico.

Son muchos los que dicen que nunca habían sentido un temblor de semejante magnitud y relatan que en el momento del sismo el pánico se apoderó de ellos.

(También: Líderes mundiales se solidarizan con Ecuador tras terremoto)

“Yo estaba trabajando en un restaurante y sentí que se estaba cayendo. Quedé en 'shock' y como sin palabras”, relata José Hidalgo, quien agregó: “Casi todos en el edificio salieron corriendo mientras que otros quedaron como paralizados, adentro”. Para Eduardo Becerra, de 47 años, la situación fue aterradora. “Yo había salido al centro y estaba regresando a la casa. Cuando empezó a moverse el piso pensé que el carro tenía algún imperfecto y paré. Un señor que estaba al lado me dijo que era un temblor. Traté de comunicarme con la casa, pero nada funcionaba, todo estaba colapsado”, aseguró aún con la voz agitada por la angustia.

Después del sismo, la tranquilidad no llegó. Muchos guayaquileños decidieron salir de sus casas y pasar la noche en las calles o en campos abiertos por miedo a que sus casas se les vinieran encima. Y los que se quedaron no pegaron un ojo.

La noche fue muy tensa. Dormía y a la vez no dormía porque yo estaba con mis dos niños y sin mi esposo”, dijo Margarita Vera.

También en los hospitales guayaquileños se sintió con fuerza el temblor y por eso algunos fueron evacuados a manera de prevención. “Yo paso la noche en el hospital en el que trabajo. Cuando llegué ya lo habían evacuado. A los pacientes los estaban atendiendo en el parqueadero. Ahí amanecimos todos”, narra Adrián Gómez.

Tanto la gente en la calle, como los medios de comunicación locales son conscientes de que el país está en estado de emergencia.

“Ecuador necesita de muchas manos, ahora más que nunca”, le decía anoche a Radio Sucre uno de los rescatistas scout desplegados en las zonas del desastre, al tiempo que Joyci Castro, una guayaquileña de 35 años, pedía orar por aquellos damnificados y también por los muertos.

En la noche de este domingo se pedía desde el gobierno contribuir con donaciones de todo tipo para las zonas más duramente golpeadas. Todos estaban pendientes de las cuatrocientas réplicas que se han registrado, pues el terremoto se robó la tranquilidad de los ecuatorianos. “Después de esto, la incertidumbre de una réplica no deja tiempo para el descanso”, dice desconsolado Hidalgo.

En Ecuador no para de llover.

SANDRA RAMÍREZ CARREÑO
Enviada especial de EL TIEMPO
En Twitter: @esalgosimple
Guayaquil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.