Llenarse la panza a tiempo

Llenarse la panza a tiempo

Niveles de endeudamiento público del país en contexto internacional son comparativamente muy bajos.

notitle
17 de abril 2016 , 09:08 p.m.

Estamos en la temporada de los ritos de primavera de las organizaciones financieras internacionales. Es evidente que hay una gran confusión entre las autoridades y en los analistas económicos mundiales para determinar para dónde van las cosas. A las dudas sobre la verdadera dirección en que se mueven las tendencias del crecimiento global se les suma el escepticismo y la perplejidad que existe sobre la efectividad y el alcance de los instrumentos monetarios y fiscales, hasta ahora utilizados, en el manejo de la situación mundial.

La situación ha generado una constelación de controversias y de herejías que son interesantes. Nadie se atreve a decir, de frente, que fracasó la estrategia de bajar los tipos de interés, hasta el punto de que hoy son negativos en los países desarrollados, por sus pocas consecuencias reales sobre la reactivación de la economía global.

También hay que reconocer que aumentar masivamente la macro-liquidez de esas economías –particularmente las europeas– hasta ahora no ha producido un efecto sensible en el aumento del consumo.

Es fascinante observar la divergencia entre las preocupaciones de los países desarrollados y aquellas que corresponden a los países como Colombia o los considerados de ingreso medio. Aunque todos sufrimos la desaceleración global, las angustias de unos y otros son evidentemente diferentes.

Me atrevería a decir que las respectivas “obsesiones” de política económica de los dos tipos de economías y sus resultados han creado una oportunidad excepcional de arbitraje que puede ser usada a favor de una nación como Colombia, que tiene un estatus y una presencia en los mercados financieros globales muy superior a la de muchos de los países en su categoría. Aunque aquí no se perciba así por los detractores de oficio, Colombia es una estrella en el mundo por su manejo económico.

Mientras mantenga el grado de inversión, el acceso a los mercados internacionales será muy fluido a tasas excepcionalmente favorables. En eso, el ministro de Hacienda Cárdenas ha mostrado habilidad y eficacia con las recientes colocaciones. Además, todos los días queda más claro que el Gobierno va a hacer lo que toca –con seguridad a un costo político alto– para preservar ese estatus.

Pero no se puede desaprovechar la oportunidad de la macroliquidez global en la que todo el mundo –desesperadamente– está buscando un mínimo de retorno para sus capitales, viendo dónde diablos pueden parquear recursos, así sea a tasas mínimas, luchando para aprovechar los pocos refugios en los que las calificadoras de riesgo les permiten invertir. Países bien manejados con grado de inversión –como Colombia– tienen la sartén por el mango.

De allí que lo recomendable sería llenar las arcas. Los niveles de endeudamiento público de nuestro país en el contexto internacional son comparativamente muy bajos. Hay que subirlos. Mientras tengamos esa oportunidad de arbitraje donde los que tienen la plata están desesperados por algo de retorno y nosotros tengamos, al mismo tiempo, que financiar por varios años los desequilibrios fiscales y cambiarios mientras entran a funcionar plenamente las reformas estructurales, más vale tener un excedente. Como me lo enseñó un soldado, a mi paso por el Ministerio de Defensa, al preguntarle por qué repetía ración si acababa de almorzar. Me contestó con sabiduría plena que en la guerra uno nunca sabe cuándo vuelve a comer así de bueno. Es mejor llenarse la panza a tiempo.

Díctum. A los sapos de la negociación en vez de tragárselos hay que besarlos. Con seguridad muchos se convertirán en príncipes. Y el premio será el reinado de la paz.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.