Inundaciones y lluvias azotan a Fusagasugá

Inundaciones y lluvias azotan a Fusagasugá

Trabajadores electrocutados y el colapso del salón de una parroquia, entre las emergencias.

notitle
17 de abril 2016 , 08:12 p.m.

Las inundaciones que se presentaron ayer en la mañana y que afectaron 10 viviendas en el noroccidente de Fusagasugá (Cundinamarca) se suman a las emergencias que ha padecido este municipio cundinamarqués la última semana.

Según informaron en los bomberos y en la alcaldía de Fusagasugá, el alto nivel que alcanzó el agua, tras las lluvias del domingo, y la acumulación de basura causaron el colapso del alcantarillado de la zona, lo que tuvo como consecuencia que el agua ingresara a 10 casas del barrio Gaitán.

“Sobre las 5 de la mañana se registró el taponamiento de algunos sumideros y colectores de agua por acumulación de basuras, y se entró el agua a las casas”, informó el cuerpo de los bomberos del municipio.

Aunque dos de las casas afectadas fueron evacuadas, la emergencia fue controlada antes del mediodía.

“En este sector se hace limpieza, pero algunos ciudadanos dejan materiales en las vías, lo que genera el taponamiento de las alcantarillas o sumideros”, indicó el alcalde del municipio, Luis Antonio Cifuentes. Según él, influyó que el barrio está en la parte baja del municipio, lo que facilitó el desbordamiento.

¿Y la gestión del riesgo?

La inundación no ha sido la única emergencia en Fusagasugá en la última semana. Además de los damnificados, otros dos incidentes han dejado muertos y heridos, como en el caso de la descarga eléctrica que recibieron cinco operarios que instalaban una valla publicitaria y el desplome de un salón que estaba en un predio de la parroquia Nuestra Señora del Belén de Fusagasugá.

El alcalde de esta población, Luis Antonio Cifuentes, aseguró que fueron hechos fortuitos: “Lo de los electrocutados fue un accidente de la actividad de un particular. Las inundaciones, en cambio, se dieron por un fenómeno natural. Son hechos aislados y, por más que haya prevención, es difícil establecer cuándo se inician precipitaciones”.

El sábado, por ejemplo, un adulto y 23 niños que recibían su catequesis resultaron afectados tras el colapso del salón en el que estaban. Según el alcalde, todos los niños, que en su mayoría sufrieron traumas en los tejidos blandos, fueron dados de alta, excepto una menor de 16 años que se fracturó una pierna.

El predio es de la parroquia Nuestra Señora del Belén y era la sede de un colegio en el que desde hace 20 años no se da clase. “Los salones no estaban en funcionamiento, pero en la parroquia decidieron utilizarlo ese día para dar la catequesis, y sucedió el lamentable accidente”, dijo Cifuentes.

En la parroquia no se pronunciaron sobre el hecho.

Mientras que cinco trabajadores que el jueves instalaban una valla publicitaria en el kilómetro 62 de la vía Bogotá-Fusagasugá fallecieron electrocutados.

Según el informe preliminar de las autoridades, los operarios habrían calculado mal la altura en la que instalarían la valla, por lo que el aviso publicitario hizo contacto con los cables de alta tensión de la zona, lo que produjo la descarga que acabó con sus vidas.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.