Así fue el segundo peor terremoto en la historia de ese país

Así fue el segundo peor terremoto en la historia de ese país

El movimiento de 7,8 grados Richter deja al menos 250 muertos y una gran destrucción en la costa.

notitle
17 de abril 2016 , 07:47 p.m.

Ecuador sigue enfrentando hoy una de las más graves tragedias de su historia tras el impacto, el sábado, de un devastador terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter en el norte costero del país, tras el que al menos 250 personas habrían fallecido y del que han contabilizado 189 réplicas de diversa intensidad.

Este fuerte movimiento telúrico, que representa un gran golpe a la infraestructura y economía del país suramericano, hace recordar el sismo del 12 de diciembre de 1979, que, con un registro de 7,9 grados, dejó al menos unos 800 fallecidos en las zonas costeras de Ecuador y Colombia; en este último país se afectó de manera grave la ciudad de Tumaco, en el departamento de Nariño.

El terremoto, registrado a las 6:58 p. m. (hora local, misma colombiana), tuvo como epicentro las costas ecuatorianas entre las poblaciones de Muisne y Pedernales y se ubicó a 20 kilómetros de profundidad. Es considerado 20 veces más fuerte y liberó más energía que el sentido, la víspera, en Japón, según David Rothery, profesor de Geociencias Planetarias de la Open University. También se sintió en ciudades del territorio colombiano como Pasto, Popayán, Cali, e incluso en edificaciones altas de Bogotá.

Las provincias de Guayas, Manabí, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Santa Elena y Los Ríos fueron declaradas en emergencia y el estado de excepción rige en todo el territorio ecuatoriano.

El presidente Rafael Correa, quien se encontraba de visita en el Vaticano, tenía prevista su llegada directamente a Manta, desde donde coordinará todas las directrices gubernamentales al respecto.

El mandatario también activó “líneas de crédito de contigencias con organismos multilaterales” para costear los gastos operativos de las labores de rescate y normalización, según la AFP.

El jefe de Estado aseguró en Twitter que aún era “muy peligroso” restablecer todo el servicio eléctrico en la región afectada, “hasta asegurar todos los cables caídos”.

Hasta el momento se han movilizado 4.602 integrantes de la Policía Nacional y 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas, mientras centenares de médicos, otros profesionales de la salud y rescatistas de diferentes nacionalidades se movilizan a las zonas más afectadas: en Portoviejo, Pedernales y Muisne, poblaciones de las provincias de Manabí y Esmeraldas, se registra el mayor número de fallecidos.

Los reportes oficiales y las imágenes que se publican en las redes sociales y medios escritos y televisivos demuestran la magnitud de los daños que se registran en diferentes ciudades del país, principalmente en las poblaciones costeras de Pedernales, Muisne y Portoviejo. Casas derrumbadas, carreteras destruidas, personas atrapadas, poblaciones incomunicadas son parte de un desgarrador panorama.

“Manabí necesita ayuda; la ciudad esta devastada, postes y cableados por el suelo, casas demolidas, mucha muerte, muchos heridos; no hay luz, no hay agua, no hay comunicación telefónica. Hay pánico en la población; parece que se tratara de una película de ciencia ficción, por favor ayuda”, puntualizó a EL TIEMPO Alberto López, un residente de Portoviejo que al momento del sismo se dirigía a Pedernales.

“La ciudad de Pedernales está en una situación que parece como que se hubiese dado un bombardeo”, dijo compungido José Serrano, ministro ecuatoriano del Interior.

Fernando Giler relató que se encontraba en el parque central de Portoviejo y trataba de llegar a su casa sorteando los escombros. “Era terrible escuchar los gritos de auxilio, las personas atrapadas entre las piedras y los despojos. Había muchos heridos; vivimos momentos de pánico y de desesperación”, indicaba clamando ayuda para su población.

Otra pobladora de la misma ciudad, Ángela Coello, lamentaba la pérdida de gran parte de su casa. “Lo perdimos todo, pero alcanzamos a salir y estamos con vida; lo material lo recuperaremos”, comentaba mientras trataba de organizar algunos objetos que sacaba de los escombros.

En Babahoyo, capital de la provincia de Los Ríos, al menos 120 casas colapsaron. Algunas casas literalmente desaparecieron, decía uno de los habitantes.

En Santo Domingo de los Tsáchilas, 127 casas se destruyeron total o parcialmente, mientras otras presentaron fisuras y daños estructurales.

En la ciudad de Guayaquil se registran, de momento, dos fallecimientos. La caída del puente de las Américas, uno de los más importantes de la capital de Guayas, provocó la muerte del conductor Jorge Patiño y graves heridas a su esposa, Teresa Rodas, quien fue hospitalizada. Una joven también perdió la vida en un centro comercial tras el desprendimiento del techo, según se reportó.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) abrió una cuenta en el Bank of America para donaciones internacionales para los afectados.

MAGGY AYALA SAMANIEGO
Corresponsal de EL TIEMPO
Quito.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.