'Estamos discutiendo temas sobre drogas que antes eran impensables'

'Estamos discutiendo temas sobre drogas que antes eran impensables'

Minjusticia dice que propuestas del país en cumbre sobre drogas en Viena allanan camino en Ungass.

notitle
16 de abril 2016 , 08:18 p.m.

Junto con Guatemala y México, Colombia ha venido liderando el grupo de países que está reclamando un cambio de paradigma en la lucha antidrogas, frente a los magros resultados que esta ha dado en los últimos 40 años.

El ministro de Justicia, Yesid Reyes, es uno de los protagonistas de esa batalla. Hace menos de un mes defendió ante la Comisión de Estupefacientes de la Onu en Viena (Austria) las propuestas de Colombia para lograr ese giro, apoyado por más de 30 países.

Y aunque varias de ellas –la prohibición de la cadena perpetua y la de muerte para las ‘mulas’, por ejemplo– no quedaron en la declaración final de Viena, sí hubo logros importantes. Ese documento será la base de la discusión en Ungass, la reunión extraordinaria de la ONU para las drogas que inicia mañana en Nueva York.

¿Cuál, en su concepto, fue el gran avance de Viena?

La declaración de Viena incorpora un lenguaje distinto, así como elementos y conceptos sobre los que era impensable hablar hace diez años en el contexto de la lucha contra las drogas. Ejemplos de ese cambio no son solo las discusiones que pudieron darse en torno a la capacidad de rendimiento de la actual política internacional de lucha contra las drogas, sino el consenso al que se llegó en algunos temas importantes.

¿Temas como cuáles?

Menciono algunos: la importancia de recurrir a métodos de reducción del daño; la necesidad de incorporar el enfoque de derechos humanos a la política de drogas; la urgencia de privilegiar un enfoque de salud pública sobre el meramente punitivo en relación con los consumidores...

Colombia ha sido muy enfática en el tema del enfoque alternativo a la sola criminalización...

Sobre eso también se incluyó la exhortación a explorar alternativas al encarcelamiento. Y, muy importante, el reconocimiento de la flexibilidad para que los Estados apliquen las convenciones internacionales sobre drogas de acuerdo con sus necesidades y realidades locales.

También, la aceptación de que, en materia de drogas, la adopción de políticas públicas y la toma de decisiones deben tener respaldo en evidencia científica; el reconocimiento de que lo que se busca no es un utópico mundo libre de drogas, sino uno real, libre del abuso de ellas. En síntesis, en Viena no solo hubo un diálogo más abierto entre los Estados, lo cual constituye ya un gran avance frente a la pasividad que existía hasta entonces en relación con ese tema: adicionalmente, hubo consenso en cuanto a incorporar modificaciones importantes a la política mundial contra las drogas.

¿Por qué es tan difícil abrir el debate para políticas más realistas?

El statu quo suele brindar cierta comodidad en cuanto evade la mirada hacia el futuro. Tomar la decisión de revisar lo que se tiene nunca es fácil porque de alguna manera nos empuja hacia lo desconocido, y eso suele generar temor; pero lo que mostró la última reunión en Viena es que hay un camino abierto al debate. Soy consciente de que avanzar en las discusiones es un trabajo arduo, pero que puede rendir frutos importantes, como lo evidencian los consensos que se acaban de ver. Viena allanó un camino en dirección a Ungass 2016 y más allá.

¿Cuándo cree que se dé el debate de la despenalización?

Ese es un debate recurrente desde hace varias décadas; en realidad, siempre ha estado presente y ha demostrado ser extremadamente complejo. Pero es importante aclarar que los esfuerzos que ha venido desarrollando en los últimos años Colombia no están orientados a conseguir la despenalización de las drogas, sino a reformular la política de lucha contra las drogas en el marco de las actuales convenciones internacionales.

¿Colombia se apegará al libreto de Viena?

No necesariamente. Si bien el documento acordado incorpora varias de las iniciativas promovidas por Colombia y otros países aliados durante los últimos años, no excluye la posibilidad de que se debatan otros asuntos en Ungass 2016 y, por supuesto, a futuro. Seguiremos transitando por esa senda.

VALENTINA OBANDO
Redacción Justicia
Justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.