Plásticos

Plásticos

Actuar responsablemente frente a ellos es la única alternativa inteligente.

notitle
14 de abril 2016 , 05:14 p.m.

La medida que anunció @MinAmbienteCo sobre las bolsas plásticas es buena. Punto de partida para que los empresarios replanteen su responsabilidad con el ambiente y el clima. Desde sus procesos, productos, comercialización y residuos. Hace 25 años, los industriales del plástico de este país, alertados por la ciencia sobre la peligrosidad de sustancias empleadas en el PVC (cloro, plastificantes, ftalatos), enfrentaron el problema insertándose en las tendencias internacionales.

En el 2001 se firmó el Convenio sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), que actúa sobre dioxinas y furanos. Muchos países, encabezados por los nórdicos, avanzan para eliminar estos químicos de los plásticos. En el 2005, el convenio de Barcelona pidió reducir la entrada al medio marino de sustancias potencialmente cancerígenas. Pero algunos sospecharon que el problema no se reduciría a los riesgos de los químicos, sino que abarcaría el tratamiento global de los residuos.

Hace menos de 15 años conocimos las islas de plásticos que flotan en el Pacífico. Y el problema pasó de ser químico a físico y químico. Pues en él participan no solo los plásticos ‘malos’, como Greenpeace llamaba al PVC en virtud de su molécula de cloro (diablo químico), sino también los buenos, familias de polímeros sin cloro. El tiempo demostró que el asunto no es de ángeles o demonios y que, como en la crisis del clima que vivimos, no conviene dividir al mundo entre malos y buenos. Los plásticos son el gran invento de la ciencia y la tecnología, y han resuelto problemas en muchos campos de la vida que no se hubieran podido resolver de otra manera. Ni son malos porque producen basuras, ni la electricidad lo es por producir carbono. Mas nos conviene asumir todos, productores, consumidores y Estados, un problema que nos superó. El de haber crecido ilimitadamente y el de seguir estimulando una economía intensiva en carbono.

Actuar responsablemente frente a él es la única alternativa inteligente. Por eso llama la atención que entre la infinita maraña de soluciones propuestas para tratar las islas de plásticos que flotan en el mar, y que hoy superan en extensión a muchos Estados, descuelle una, que llama precisamente a la responsabilidad, apelando al más lúcido sentido común. @BoyanSlat, de 19 años, trabaja sobre la idea de que todo este plástico debe ser comprado por quienes lo produjeron para que lo reciclen.


Manuel Guzmán Hennessey

@GuzmanHennessey

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.