Exhiben libro infantil como una obra de arte en Medellín

Exhiben libro infantil como una obra de arte en Medellín

Dos meses estará expuesto el libro 'El tiempo de mi casa' en la Fundación Casa Teatro El Poblado.

notitle
14 de abril 2016 , 08:29 a.m.

Los libros no solo se leen. También, y más cuando tienen ilustraciones, pueden exhibirse. La idea puede verse plasmada en ‘El Huésped Ilustre’, la alianza de la Casa Teatro El Poblado y Tragaluz Editores.

Casa Teatro encomendó la dirección de su galería, uno de los espacios en los que desarrolla su programación artística regular, a Tragaluz con el objetivo de albergar allí la obra de cuatro ilustradores que han participado en los libros de la editora.

La muestra comprende versiones originales de las ilustraciones junto con los bocetos que resultaron del proceso. Los visitantes podrán ver cómo el artista llegó a las imágenes finales, cómo construyó los personajes y los objetos que hacen parte de cada escena y qué técnicas usó para ilustrar.

El programa de exhibiciones, que va hasta enero del próximo año, incluye a cuatro artistas de la ciudad: Samuel Castaño, ilustrador de Mil orejas, Jumma de Maqroll el Gaviero y En los días tristes no se habla de aves, y autor de El tiempo de mi casa; Elizabeth Builes, ilustradora de Johnny y el mar y El retorno, y ganadora del Premio Tragaluz de ilustración en 2013; Sara Quijano, ilustradora de El cuarto del Tragaluz y ganadora del Premio Internacional Tragaluz de ilustración en 2015; y Marta Luz Gutiérrez, ilustradora del libro Meira del Mar, poemas ilustrados.

El programa irá hasta enero del próximo año y la primera exposición es la de Castaño, autor e ilustrador del libro El tiempo de mi casa.

Este diseñador gráfico, egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), con 27 años, cuenta la historia basada en un reloj de cuerda que era manejado por el abuelo del niño que narra la historia. Diariamente, le daba cuerda al reloj, y este daba la hora correctamente para que las actividades cotidianas se desarrollaran con naturalidad.

“El libro es infantil en su narrativa y su aspecto visual, pero también se dirige a lectores adultos curiosos por este tipo de imágenes y de narración”, afirmó Castaño.

El abuelo un día se murió y así fue que empezaron a pasar, o más bien, dejaron de pasar cosas: la sopa no hervía, la ropa no se secaba, las plantas no crecían, los aguacates no maduraban, las flores no se marchitaban, el hijo de la tía no nacía. El tiempo de la casa parecía detenido.

Pilar Gutiérrez, directora de Tragaluz Editores, destacó la sencillez, pero profundidad del libro, cómo se resalta la familia y la forma cómo, cuando falta un miembro, el tiempo se paraliza. Tiene originalidad y calidad, además del matrimonio entre texto e ilustración, que es de vital importancia en Tragaluz”, dijo Gutiérrez.

Lina Castaño, directora de la Casa Teatro, invitó a las personas para que asistan a la galería, gratis. La obra estará abierta dos meses.

Luis Carlos Padilla Berrío
EL TIEMPO
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.