Preocupa 'legión' de habitantes de la calle en Villavicencio

Preocupa 'legión' de habitantes de la calle en Villavicencio

El modelo de atención no está ayudando a la rehabilitación de esa población.

notitle
11 de abril 2016 , 08:01 p.m.

 Una preocupante y compleja problemática crece este año a pasos agigantados en Villavicencio: la población habitante de calle.

Cada día es más evidente ver en la ciudad a personas en estado de indigencia, la mayoría consumidores de droga, a quienes la ciudadanía les achaca disparar no solo la percepción de desaseo sino también de inseguridad por la agresividad de algunos y el pedido dinero para costear el vicio.

Según Maritzabel Ramírez, secretaria de Gestión Social de la Alcaldía, aunque no hay cifras recientes sobre la cantidad de habitantes de la calle en la ciudad (vea recuadro), reconoció que el número va en aumento en y más grave aún, que no son propios de la capital del Meta.

“Estamos articulando con cinco instituciones una caracterización de los habitantes de la calle, es un trabajo complejo porque no es fácil localizarlos”, precisó la funcionaria.

Además, anunció que se proyecta en principio un modelo de atención inicial y otro de rehabilitación y además en el del Plan de Gobierno del alcalde está contemplada la construcción de un albergue para esta población que sea propiedad del municipio.

“La mayoría de los habitantes de calle vienen de Bogotá, incluso tenemos versiones de que los traen en un vehículo, eso lo estamos investigando”, agregó.

No obstante, para Elkin Zapata, director de la Corporación Casa del Alfarero y experto en atención al habitante de calle hace más de una década, es necesario que el Gobierno local replantee las estrategias, con mayor razón si el beneficiado no debe aportar nada.

De hecho, identificó los factores de porqué el indigente poco se interesa por buscar mejor vida, pese a que algunos son profesionales universitarios (vea No tienen ningún interés por trabajar).

Recalcó que para que la estrategia funcione, el consumidor de droga debe asumir algún costo para que sienta que debe esforzarse para recibir el beneficio.

“En la Casa del Alfarero para que reciban atención deben bañarse, peluquearse y sobre todo no consumir droga”, agregó.

No obstante, reconoció que lograr la rehabilitación de esta población es difícil, porque son muy pocos los que toman la decisión de cambiar”, puntualizó.

También dijo que el asistencialismo (alimentación o atención) en la calle tampoco los ayuda a buscar la rehabilitación.

Atención humanitaria poco efectiva

Según cifras de la Secretaría de Gestión Social, en Villavicencio vivían hasta el 2013 un total de 857 habitantes de la calle. De ellos, 812 hombres y 45 mujeres.

En el Gobierno pasado se logró atender a los indigentes a través de una organización cristiana. Sin embargo, todo apunta a que a partir de este año habrá una profunda reingeniería al modelo de atención para lo cual la Alcaldía aunará esfuerzos con cinco instituciones, primero para hacer la caracterización actualizada y luego el plan de trabajo.

‘No tienen ningún interés por trabajar’

“El problema del habitante de la calle es que la mayoría no se quiere curar, les gusta vivir así, por eso los albergues y la caridad mal enfocada de la gente lo único que generan para ellos es zonas de confort ya que nada los obliga a cambiar y no deben esforzarse para suplir sus necesidades”.

Este es el panorama que plantea el director de la fundación Casa del Alfarero, Elkin Zapata, frente a la realidad de la indigencia en Villavicencio.

Si bien han surgido propuestas alternas como motivarlos a un cambio a través de proyectos productivos e incluso trabajo agrícola, señaló que tampoco son soluciones efectivas ya que casi todos los indigentes no tienen vocación agrícola.

A esto se suma que más allá de ponerles un trabajo lo que se debe trabajar es en evitar que su salud se deteriore por el consumo e inducirlo a que por sus propios medios salga del infierno en el que vive por culpa de la drogadicción.

De hecho, alertó a las autoridades, pues ahora la margen derecha del río Guatiquía ya no es el único hogar de los indigentes, lo cual refuerza la versión de que ha llegado más de esta población a la ciudad.

“Ahora en el Pinilla, Covisán, Playa Rica, San Antonio y la Cero Uno se ven consumidores”, afirmó.

LLANO SIE7E DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.