La batalla detrás del cifrado de WhatsApp

La batalla detrás del cifrado de WhatsApp

¿Se debe priorizar la seguridad de los datos de los usuarios o los intereses de los Gobiernos?

notitle
11 de abril 2016 , 05:26 p.m.

Desde la semana pasada, WhatsApp dispone de un sistema de cifrado que cubre todo aquello que se envía a través de la plataforma, bien sean mensajes, videos, textos o grabaciones de voz. Gracias a esta tecnología nadie, salvo los usuarios directamente involucrados, puede ver las conversaciones llevadas a cabo en la aplicación. Los datos compartidos quedan ‘blindados’ a ojos de terceros. Con esta implementación, WhatsApp sentó una posición que han acogido ya otras firmas tecnológicas: la privacidad de los usuarios es prioridad.

Es un capítulo más en una batalla que ha recibido un amplio cubrimiento mediático debido a la solicitud del FBI para que se ordenara a Apple crear una herramienta que brindara acceso a sus teléfonos inteligentes, en caso de ser requerido para obtener información almacenada en dispositivos usados por individuos involucrados en procesos criminales.

Hay una intensa guerra entre el propósito de las tecnológicas de brindar más seguridad a sus dispositivos, tanto en hardware como en software, y el de las autoridades de no perder acceso a información que pueda resultar valiosa. Se sabe que no solo WhatsApp ha venido trabajando en sistemas de cifrado, también Facebook, Google y Snapchat. Facebook, que es dueña de WhatsApp, probablemente introduzca un sistema de cifrado para Facebook Messenger, que acaba de alcanzar 900 millones de usuarios. Google trabaja en nuevas formas de garantizar la seguridad de sus usuarios en sus herramientas, incluido un proyecto de correo electrónico encriptado. Apenas ayer Wordpress anunció que aplicará el protocolo de seguridad HTTPS a todos sus dominios. Hasta Snapchat busca implementar un protocolo de cifrado para proteger a sus cerca de 200 millones de usuarios.

‘No debería confiar’

Para los fundadores de WhatsApp, Jam Koum y Brian Acton, la privacidad en línea debe ser respetada y protegida contra todo tipo de vigilancia. “Tal vez usted quiera confiar en el Gobierno, pero no debería porque uno no sabe qué rumbo va a tomar el Estado en el futuro”, apuntó Koum en una entrevista publicada por la revista 'Wired'.

Las declaraciones de los dos desarrolladores aluden a las revelaciones de Edward Snowden acerca de la vigilancia del gobierno de los Estados Unidos sobre sus ciudadanos y los de otros países del mundo.

Para Gonzalo Navarro, director de la Asociación Latinoamericana de Internet (Alai), “es importante la privacidad de los usuarios, pero existen conductas nocivas en la red. Es necesario un equilibrio. Es claro que no se deben propiciar medidas que atenten contras los derechos de los usuarios”.

El abogado Nelson Remolina Angarita, director del Observatorio Ciro Angarita Barón sobre la Protección de Datos Personales en Colombia, señala un aspecto relevante para el debate: ninguna empresa está obligada a lo imposible así exista una orden judicial de por medio.

¿Eso qué significa? La implementación de un sistema de cifrado punto a punto, como el utilizado por WhatsApp, conlleva a que ni siquiera los empleados de esa compañía puedan acceder a detalles de las conversaciones. En dado caso, no importa si un país determinado les exige entregar información sobre un usuario particular con orden judicial en mano, porque, incluso si quisieran acatarla, les va a resultar imposible brindar ayuda.

Navarro entonces se pregunta: “¿Es realmente necesario acudir a ese tipo de sistema de cifrado?”.
Scott Klososky, experto en tecnología, en entrevista con Tecnósfera, abordó otra arista del debate, la ausencia de leyes apropiadas para solicitar información: “Empresas como Apple o Google pueden ser ‘patriotas’, incluso pueden tener interés en ayudar a las autoridades, pero, al mismo tiempo, tienen una responsabilidad por la privacidad de sus clientes. Uno de los problemas es que no existe un marco legal idóneo que justifique la solicitud de información hecha por el gobierno de Estados Unidos”.

En respuesta a esa ausencia de normas claras, el Congreso de EE. UU. prepara un proyecto de ley que ordenaría a las compañías proveer información inteligible, datos o asistencia técnica apropiada en caso de existir una orden judicial. Si la información se encontrara cifrada, se ordenaría que fuese descifrada.

‘Apps’ de mensajería cifrada

WhatsApp no es la única aplicación con comunicaciones cifradas. Existe un amplio abanico de opciones en el mercado.

Wickr: nació pensando en satisfacer la necesidad de algunos ‘hackers’ de crear una herramienta de mensajería privada, para mantener las comunicaciones fuera del alcance de entidades de vigilancia.

Signal: fue creada por la casa de desarrollo One Whispers, con el respaldo de Edward Snowden.

Telegram: esta aplicación de mensajería cifrada es la más conocida. No tiene límites de extensión para los mensajes. Permite compartir videos de hasta 1 GB de tamaño, así como crear grupos de hasta 1.000 integrantes.

ÉDGAR MEDINA
Tecnósfera
@EdgarMed en Twitter

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.