Cali y cuatro ciudades de la Costa se rajan en reducción de homicidios

Cali y cuatro ciudades de la Costa se rajan en reducción de homicidios

Bogotá y Medellín, capitales con mayor disminución de este delito. Cúcuta, con aumento preocupante.

notitle
10 de abril 2016 , 10:03 p.m.

En los primeros tres meses de este año en el país han ocurrido 2.961 homicidios, 166 menos que en el 2015.

La reducción, que se da en medio de medidas como la prohibición del porte de armas, fue destacada por el presidente Santos y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

“Al final del 2010, 276 municipios no registraron homicidios en Colombia. En 2015 fueron 284, y este año en 620 municipios no han registrado homicidios”, cita un documento del Ministerio de Defensa.

Un balance de la Policía, conocido por este diario, muestra que las ciudades capitales que más aportan a esa reducción son Bogotá y Medellín y su área metropolitana.

En el caso de la capital del país, que en los últimos años tuvo un leve aumento y en el 2015 logró romper el llamado ‘piso de cristal’ con una ligera disminución, es la que más descenso registra.

El informe de la Policía arroja que entre el primero de enero y el 4 de abril, la capital sumó 285 homicidios, lo que representa 53 menos en comparación con el mismo periodo del 2015, cuando fueron 338.

Medellín, por su parte, tiene una reducción de 12 casos, al pasar de 182 en el 2015 a 170 este año.

En cuanto a los departamentos con mejores cifras, Valle del Cauca, Putumayo y Caquetá lideran el top. Y en los que hubo un mayor aumento están Norte de Santander, Córdoba y La Guajira.

Pese a que Valle registró 49 casos menos (al pasar de 274 a 225 este año), su capital volvió a la lista de las ciudades con aumento. Eso, pese a que el año pasado tuvo una reducción: de 1.712 en el 2014 pasó a 1.532 en el 2015, con 180 casos menos.

La Policía dice que este año Cali suma 403 asesinatos, 23 más que en el 2015. Su tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes es de 57, cuando el promedio del país es de 26.

Bogotá tiene una tasa de homicidios de 17 y Medellín, de 20.

“El año pasado, la reducción en Cali fue alta (un 11 por ciento) y la comparación se está haciendo con un año muy bueno. Se podría plantear que son víctimas del propio éxito”, dice un alto oficial de la Policía.

Agrega que los golpes generados en el 2015 contra estructuras de homicidio incidieron en la reducción y que la reorganización de esas bandas terminó generando una violencia que se reflejó este año.

A ciudades como Cúcuta (pasó de 49 a 64) y Pasto (de 7 a 23 casos) tampoco les va bien. Lo mismo pasa en la región de Urabá y en departamentos como Norte de Santander.

Casos preocupantes

Para la Policía, una de las ciudades que más preocupan es la capital nortesantandereana. Allí, además de la violencia por organizaciones ilegales, habría incidido “un traslado” de la delincuencia tras el cierre de la frontera.

En cuanto a Urabá, el aumento se atribuye a la violencia generada por los golpes al ‘clan Úsuga’.

Las ciudades de la Costa también se rajan: con incrementos leves, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta y Montería están en la lista de ciudades en rojo. La Policía dice que allí inciden la intolerancia y la violencia intrafamiliar, más que la criminalidad.

El reporte de la Policía muestra que Santa Marta suma siete casos, al pasar de 29 a 36; Montería pasó de 26 a 32; Cartagena aumentó de 58 a 63, y Barranquilla, de 135 a 138.

La región del Urabá, que incluye municipios de Antioquia, Chocó y Córdoba, es la que más incremento registra, con 24 casos, al pasar de 24 a 48.

Restricción de armas

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), dice que el aumento en la Costa y en el Urabá coincide con la presencia de bandas criminales, como el ‘clan Úsuga’.

“No se puede hablar de una relación directa hasta revisar caso a caso, pero sí existe un coincidencia alta”, señala Restrepo.

Agrega que si bien la reducción del homicidio es bueno porque mantiene la tendencia de los últimos años, la cifra podría ser mayor si se tiene en cuenta que desde diciembre pasado está prohibido el porte de armas.

“Las autoridades policiales y administrativas deben entrar a revisar si el control se está haciendo con efectividad–dice Restrepo–. La sola medida de prohibir el porte no arroja los resultados si no está acompañado de operativos de control para sacar de las calles las armas”.

Consultada por EL TIEMPO, la Policía advirtió que es necesario hacer un estudio para determinar el arma con el que se causó la muerte, y el real impacto de la medida en las cifras.

PAULINA ANGARITA MENESES
Jefe de Redacción ELTIEMPO.COM
pauang@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.