Policías manejaban negocio irregular con grúas en Ibagué

Policías manejaban negocio irregular con grúas en Ibagué

El alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo también presentó lista de contratos con posibles anomalías.

notitle
10 de abril 2016 , 09:52 p.m.

Una larga lista de contratos con posibles irregularidades, sobrecostos en obras no terminadas o que no se necesitaban fueron denunciados por el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, quien señaló como responsable a la administración del exalcalde Luis Hernando Rodríguez.

Su primera denuncia fue contra las grúas de tránsito y aseguró que algunos sub-intendentes de la Policía de Ibagué “eran los dueños de esos vehículos” dedicados a inmovilizar por parqueo prohibido. “Si algunos policías eran dueños de grúas o las arrendaban, ya entenderán por qué eran tan diligentes inmovilizando carros y motos en las calles”, afirmó el alcalde, y mostró que el año pasado la Policía de Tránsito inmovilizó con grúas 13.000 vehículos, mientras que solo aplicó 8.159 comparendos.

Aclaró que no está en contra de la institución y dijo que a la Policía le cancelan, anualmente, 1.200 millones de pesos por contratos en todo lo relacionado con el tránsito de la ciudad. La Policía tomó cartas en el asunto y, además de trasladarlos, abrió procesos disciplinarios contra tres uniformados implicados.

Maribel López, secretaria de Tránsito, dijo que las 25 grúas que funcionaron por años fueron suspendidas. Se dejaron unas cuantas para los casos de emergencia e inmovilización de vehículos por embriaguez.

“En enero, cuando el Alcalde inició labores, llamó la atención el alto número de carros y motos inmovilizados con grúas”, señaló la funcionaria.

El alcalde también denunció irregularidades en préstamos bancarios pactados a una tasa del DTF+ 2,75 por ciento trimestre anticipado, que termina siendo DTF+3 por ciento efectivo anual, mientras que otras entidades, como el Banco Agrario, le ofrecían al Municipio un cupo de 50.000 millones de pesos a la tasa más baja del DTF+ 1,95 efectivo anual.

“El detrimento en las arcas podría ser de unos 3.000 millones de pesos”, afirmó el alcalde Jaramillo, en un informe público en la Cámara de Comercio de Ibagué.

El mandatario puso en evidencia préstamos bancarios por 13.0000 millones de pesos, dinero que reposaba en cuentas corrientes sin usar, “pagando intereses onerosos durante años”.

Tampoco se cobraban los impuestos a los conciertos, como sucedió con el de Carlos Vives el año pasado, por el que el Municipio dejó de percibir 150 millones de pesos. “Se inventaron que la publicidad de todo espectáculo llevara el eslogan: ‘Ibagué, Capital Musical’, y por esa cosita los empresarios no pagaban impuestos”, dijo. Y agregó que ese tipo de exenciones no figuran en la normatividad.

Además, están en riesgo de perderse 87.000 millones de pesos por procesos de cobro coactivo correspondientes a impuestos y otros que no se cobraron a tiempo. Llama la atención que, en 4 años, se dejaron prescribir miles de procesos.

El alcalde destapó los arriendos de dos bodegas, una por 10 millones de pesos y otra por 26, dineros que debía desembolsar al mes el Municipio a familias prestantes de la ciudad. Como no se necesitaban, se canceló el contrato más costoso y se ordenó guardar los elementos en la otra bodega.

Así mismo, se conocieron inversiones millonarias de la Secretaría de Desarrollo Rural y Medio Ambiente en obras para los acueductos de San Antonio, Los Ciruelos y Darío Echandía, esto, pese a que el Municipio no era dueño de los predios, y un tanque de agua “que ya existía, lo presentaron como nuevo”.

De la Secretaría de Bienestar Social afirmó que no dejaron inventarios de bienes adquiridos que no se sabe dónde se encuentran. “Lo que compraba esta Secretaría nunca ingresaba al almacén, la finalidad era repartir o llevar para la casa”, denunció Jaramillo.

IBAGUÉ

A esto se suma un contrato por 2.000 millones de pesos para la construcción del acueducto de Acuaboquerón, proyectado para captar 19 litros por segundo de agua y al que solo ingresan 10 litros. El mandatario aseguró que la calidad de ese acueducto es pésima.

Atrás no se queda un convenio de la Alcaldía y el Ministerio de Tecnologías de la Información, cuyo objeto era implementar un agrocentro sostenible con plataforma digital para ser consultada por los agricultores, que terminó “en una página en inglés para los campesinos de Ibagué”, a un costo de 300 millones.

Tampoco se salvó la Secretaría de Tránsito que no entregó archivos, ni levantó inventario real de las carpetas de vehículos, lo que podría terminar en demandas millonarias contra el Municipio.

Finalmente, denunció actos de corrupción en las obras del Panóptico, antigua cárcel, que busca convertirse en museo para la ciudad.

“En ese proyecto, varias administraciones han gastado 12.000 millones de pesos y tras la millonaria inversión la ciudad no ha recuperado esa joya arquitectónica, cultural e histórica”, aseguró el alcalde.

EL TIEMPO intentó hablar con el exalcalde Luis Hernando Rodríguez, pero no fue posible conocer su versión sobre estas denuncias.

IBAGUÉ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.