La música es la fórmula / El otro lado

La música es la fórmula / El otro lado

'A otro nivel' es una buena diversión para las noches de relajación que busca el colombiano en TV.

notitle
10 de abril 2016 , 04:34 p.m.

Colombia es la tierra de la música. Nos gusta cantarla, bailarla, gozarla, criticarla.

Por eso, la fórmula de la música más el melodrama del ascenso social, el drama juguetón de un buen jurado y la belleza-encanto de las conductoras no tiene pierde.

‘A otro nivel‘ tiene todos estos ingredientes y, por eso, emociona y relaja. Y de eso es que va la televisión.

El concurso tiene suspenso. Los participantes se juegan sus sueños con el cantar. El drama llega con la espera de subir de nivel, mientras la familia apoya y el jurado juega a provocar.

La sorpresa se da cuando aparece el participante y se descubre que tiene el casting pero no tuvo el voto. Luego viene el jugueteo del jurado y el melodrama de la familia.

Una dinámica simple y comprensible para el televidente. El público en su casa es testigo y se mete en la emoción.

El jurado está bien conformado con el carisma y buena ondismo mamagallista de Silvestre Dangond, que improvisa de lo mejor, hace reír, le pone sabrosura a sus comentarios y ‘performance’ a su puesta en escena.

Fonseca se comporta como más sabio y reposado y con carita de niño bueno que quiere ser justo: un seductor.

Kike Santander se supone que sabe de eso y se comporta como el experto en talentos. Hay buena química entre los tres, saben reírse y ponerles drama a sus comentarios. Y saben hablar, y eso vale más.

El melodrama que saca lágrima viene con la historia de sufrimiento y sueños de los participantes y sus familias. El televidente se mete en sus historias. El resultado puede sacar lágrimas al ver a una familia que pone todo para que sus hijos logren sus deseos. Hay exceso emocional muy bien construido.

Los participantes saben qué músicas encantan a este país, unas que sean puro sentimiento y cuerpo, unas que conecten con los gustos pop y ganen el movimiento sentimental.

Por eso la tendencia es lo tropical y el pop, dos géneros en los que el sentimiento más que el talento gana. Además, los participantes lucen sus gustos de sentirse estrellas en los modos de melodramatizar, confesar y vestir.

Paulina Vega y Linda Palma son dos muy bellas. Pero no basta con eso, las dos son tiernas, espontáneas y muy cuidadosas. Se lucen sin destruir a los participantes. Sorprende la ternura y la espontaneidad de la exreina para presentar.

Los realities musicales y con buen jurado no tienen pierde en nuestra pantalla, llámese ‘La voz’, ‘Yo me llamo’, ‘Factor X’ o ‘A otro nivel ‘.

Son fáciles de ver porque el televidente se siente involucrado y puede juzgar porque sabe de músicas sin ser experto.

Y además, el televidente se identifica con las familias y los participantes porque su drama de ascender socialmente es el sueño colectivo de todos los colombianos.

‘A otro nivel’ es una buena y emocional diversión para las noches de relajación que busca el colombiano en la tele.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.