Delegados del Gobierno niegan participación en firmas de Panamá

Delegados del Gobierno niegan participación en firmas de Panamá

De La Calle y Frank Pearl hablaron sobre las sociedades que los vinculan a los 'Papeles de Panamá'.

notitle
07 de abril 2016 , 06:42 a.m.

En un comunicado personal de siete puntos, Humberto de La Calle, jefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz con las Farc informó este jueves que tuvo una sociedad en Panamá que podría salir reseñada en la lista de la investigación conocida como los ‘Papeles de Panamá’.

De acuerdo con De La Calle, esa sociedad fue creada “por razones de seguridad y confidencialidad” y que en su momento fue reportada ante el Banco de la República y la Dian, y que pagó todos los impuestos del caso.

Aunque el nombre de De La Calle aún no ha salido a la luz pública en esos documentos, el comunicado surge luego de que “los investigadores de Connectas, plataforma de medios que lidera la investigación sobre el tema; y otros medios de comunicación, entregué toda la información relevante y respondí a todas las inquietudes, incluso puse a disposición mi declaración de renta”.

Este es el comunicado:

Con respecto a las recientes noticias sobre los vínculos de colombianos en sociedades panameñas, me permito informar lo siguiente:

- Hoy no tengo ninguna relación con sociedades panameñas ni con ninguna otra sociedad extranjera actualmente vigente.

- Por razones de seguridad y confidencialidad, en el pasado constituí una sociedad familiar denominada Davinia con el único fin de servir de tened ora de mi patrimonio familiar, la cual fue registrada al momento de su constitución ante el Banco de la República (principios de 2009) y declarada anualmente ante la Superintendencia de Sociedades y la autoridad tributaria.

- La mencionada sociedad extranjera Davinia no tuvo cuentas bancarias, ni generó ingresos de ninguna índole, ni hizo préstamos, ni realizó operaciones lucrativas. Durante su existencia los impuestos relacionados con ese patrimonio, ubicado íntegramente en Colombia, fueron pagados en su totalidad y de forma oportuna. Tales impuestos se liquidaron de acuerdo a la ley colombiana por tratarse de bienes en Colombia. Por lo tanto, aun si la sociedad hubiese sido colombiana, los impuestos habrían sido iguales.

- Dicha sociedad extranjera no existe en la actualidad y su patrimonio fue incorporado a una sociedad colombiana, a la cual pertenece únicamente mi núcleo familiar, la cual también se encuentra legalmente registrada en la Cámara de Comercio de Bogotá.

- Al ser consultado por los investigadores de Connectas, plataforma de medios que lidera la investigación sobre el tema; y otros medios de comunicación, entregué toda la información relevante y respondí a todas las inquietudes, incluso puse a disposición mi declaración de renta.

- Apoyo el trabajo periodístico dirigido a hacer pública toda esta información. Pero considero que se ha creado una situación injusta, que viola los derechos de algunas de las personas reportadas, ya que en el entorno que se ha creado, se mezclaron situaciones diferentes, poniendo en el mismo costal delincuentes con personas honradas que solo buscaron proteger la discreción sobre sus bienes, con mayor razón en un país donde han existido amenazas permanentes a la seguridad, como es mi caso.

- En cualquier caso, toda la información relacionada está disponible para las autoridades competentes si lo consideran pertinente.

Por su parte, Frank Pearl dijo que a la fecha, no contaba con ninguna participación en empresas o entidades legales activas fuera de Colombia y que todos sus bienes, sin excepción, estaban registrados con su nombre y cédula de ciudadanía ante las autoridades competentes.

En el comunicado también señala que:

- A mediados de 2011, al regreso de un año de estudios en el exterior y con la intención de emprender proyectos en el sector privado, adquirí una participación en la entidad panameña Cortal Properties Inc, que si bien había sido creada anteriormente, aún no tenía actividad. Con los mismos objetivos, solicité la constitución de una nueva sociedad.

- A los pocos meses de ello, tomé la decisión de regresar al sector público y no emprender los proyectos planeados. Por esta razón, resolví dejar de ser parte de Cortal, como consta en la documentación de la empresa. En el caso de la segunda compañía, como nunca alcanzó a ser capitalizada ni a realizar transacciones o inversiones, se inactivó.

- En mi vida profesional, tanto en el sector privado como posteriormente en el sector público, he actuado con total transparencia y apego a la ley, y la información que así lo demuestra está a disposición de las autoridades que lo requieran.

ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.