El sedentarismo es un problema de salud pública en la ciudad

El sedentarismo es un problema de salud pública en la ciudad

La inactividad física es la causa principal de patologías crónicas, que elevan índices de mortalidad

notitle
06 de abril 2016 , 08:32 a.m.

Los índices de morbilidad en Medellín, según datos oficiales en salud pública, están relacionados con enfermedades crónicas no transmisibles cuyos factores principales de riesgo son los estilos de vida no saludables como el sedentarismo, la mala alimentación y el consumo excesivo de cigarrillo y licor.

De acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, la carga de enfermedad y mortalidad de la ciudad, en un 83 por ciento, se debe a este tipo de patologías.

Asimismo, en un informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el año pasado, Colombia ocupó el primer lugar entre los 10 países donde se realiza menos actividad física, pues el 60 por ciento de los colombianos no se ejercita.

La Organización indicó, además, que una persona activa, mayor de 18 años, es aquella que hace aproximadamente 150 minutos de actividad física moderada en la semana, mientras que para los niños son 60 minutos diarios. Un individuo que realice menos tiempo de actividad es calificado como inactivo o sedentario.

Carlos José Jaramillo, internista cardiólogo, explicó que la quietud aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

“Una persona sedentaria tiene menos capacidad funcional y mayor probabilidad de tener en el futuro infartos de miocardio, ataques cerebrales y problemas de circulación en las piernas. Asimismo, es propensa a sufrir obesidad, diabetes mellitus, osteoporosis y trastornos de los lípidos, lo que podría provocarle una muerte prematura”, explicó el médico.

Según el especialista, la inactividad es una gran amenaza para la salud de los seres humanos pues es la causa principal de un 21 por ciento de los cánceres de mama y de colon.

Por otra parte, Lina Bedoya, Referente de enfermedades crónicas no transmisibles de la Secretaría de Salud de Medellín, indicó que “en el 2015 el sedentarismo en la ciudad fue del 55 por ciento”.

Sin embargo, las cifras han mejorado en los últimos años. Si una persona ha sido sedentaria y en algún momento de la vida comienza a ser activa se disminuyen los factores de riesgo de padecer alguna de esas enfermedades.

La actividad física tiene beneficios a nivel físico, emocional y mental. No obstante, adoptar prácticas saludables requiere constancia. El licenciado en educación física y profesional líder en el Parque de la Vida, Alejandro Arzayus, contó que desde el Parque se promueve la utilización del tiempo libre de manera adecuada.

“La idea es que las personas hagan lo que quieran bien sea salir a caminar, subir unas escaleras, jugar o sacar a pasear el perro, pero que no estén sentadas”, dijo.

El ejercicio, además de beneficiar el sistema metabólico, osteomuscular y cardiocerebrovascular, ayuda a mejorar las relaciones sociales y disminuye la ansiedad y la depresión.

Jugar para ser saludable

El juego, al ser la primera forma de exploración que tiene el ser humano del mundo y de su cuerpo, es una estrategia creativa que sirve para transmitir un conocimiento o un buen hábito e incorporarlo a la cotidianidad.

Por esa razón, en el marco de la Semana de la Salud, el Parque de la Vida, con su plan de campaña, busca, a través del juego, cambiar la percepción que se tiene sobre salud y, al mismo tiempo, brindar herramientas mínimas para que la sociedad pueda decidir cómo y dónde ejercitarse de la mejor manera.

Incluso llegan con ‘twister’, ‘golosa’ o ‘jenga’ a espacios como el centro de Medellín.

“Desde el Parque estamos convencidos de que podemos transformar la ciudad. Si vamos a entornos relacionados con violencia o inseguridad y presentamos una oferta distinta, las personas van a divertirse e indirectamente van a entender los beneficios que traen para su salud”, aseguró Nulver Montes, líder de campaña del Parque de la Vida.

Además, cuando se juega, continuó, se contribuye a reducir los niveles de estrés, se desarrolla la creatividad y se estimula la fuerza, la resistencia y la velocidad.

Diego Muñoz, que participó en las actividades, expresó que por medio de estas “se sonríe, aprende sobre salud y comparte mientras se olvida de sus problemas”.

DAFNA VÁSQUEZ

Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.