Las gemelas que dirigen dos de los mejores colegios del país

Las gemelas que dirigen dos de los mejores colegios del país

Tres instituciones en Barranquilla, dos manejadas por ellas, con los índices más altos de calidad.

notitle
05 de abril 2016 , 10:11 p.m.

De lo que casi nunca hablan en sus ratos libres las hermanas Yoris y Matilde Camargo Rodríguez es de educación. Sin embargo, la conexión que adquirieron al nacer juntas, un 2 de diciembre en el barrio Los Andes, en el suroriente de Barranquilla, les ayuda a presagiar que cuando una está muy callada lo más seguro es que se encuentre trabajando en una nueva estrategia para sacar adelante los colegios oficiales que por separado dirigen.

Y no se equivocan porque las mellas Camargo son las educadoras más asediadas y felicitadas desde el viernes, cuando la ministra de Educación, Gina Parody, dio la noticia de que los colegios públicos que ellas dirigen lograron convertirse en los mejores de primaria y de secundaria del país. (Lea también: La heroica historia detrás del mejor colegio del país)

Los dos colegios, junto con otro de Barranquilla, se ubicaron en los primeros lugares del escalafón del Índice Sintético de Calidad Educativa, que mide el desempeño de las instituciones y cuyos resultados revelaron que Colombia superó las metas trazadas durante el 2015.

Siguiendo la tradición familiar de la docencia, las dos hermanas se convirtieron en maestras normalistas desde comienzos de los 70. Matilde es licenciada en Biología y magíster en Educación, y Yoris es licenciada en Español y tiene una maestría en Administración Educativa.

Toda la vida hemos sido unidas, pero en lo que tiene que ver con la forma en la que hacemos nuestro trabajo somos muy reservadas y buenas, pero al mismo tiempo respetuosas. Mantenemos una competencia sana siempre”, dice Matilde.

Matilde, rectora del Jorge Nicolás Abello, mantiene a su institución en un constante proceso de transformación e innovación para aumentar la calidad y los buenos resultados. Asegura que el aumento de la intensidad horaria diaria, por la jornada única, les ha ayudado a reforzar áreas como matemáticas e inglés; de hecho, el bilingüismo es un pilar de la estructura educativa. En estos momentos, 36 de los 59 profesores del plantel tienen altas competencias en inglés.

Matilde Camargo, rectora del Jorge Nicolás Abello. Vanexa Romero / EL TIEMPO

Yoris, rectora del Instituto Técnico de Comercio, dice que para superar la meta mínima que se tenía fue necesaria la cooperación de todos los miembros del colegio. “Veníamos revisando los procesos educativos del plantel para cumplir con las metas que se propusieron, revisamos todos los grados con el fin de diseñar una malla curricular que optimizara los tiempos de aprendizaje”, dijo.

Los dos colegios, junto con otro de Barranquilla, ocuparon los primeros lugares del Índice Sintético de Calidad Educativa. Vanexa Romero / EL TIEMPO

Matilde añade que una estrategia que ha permitido a sus estudiantes alcanzar la excelencia ha sido impulsar jornadas de nivelación todas las tardes, e incluso los sábados. “Los martes hacemos una evaluación de los resultados e introducimos los refuerzos necesarios”, agregó.

La rectora Yoris también ha impulsado un sistema de nivelación de los alumnos en su institución, e inició un plan piloto de profundización para los estudiantes que demostraban estar en un nivel alto de aprendizaje. “Después de almuerzo les dedicamos dos horas para conocer en qué estado están y enfocar las estrategias a cada proceso”, señaló Yoris Camargo.

En el Instituto Técnico de Comercio se realiza al menos una prueba al año, con el sistema tipo Icfes. Según la rectora, esto permite ajustar los procesos y minimizar las deficiencias. Las rectoras gemelas concuerdan en que ahora se deben revisar y renovar las estrategias para superar los resultados de este año.

El plantel de superpilos

El colegio que ocupó el primer lugar en media, dentro del sector oficial, es el Instituto Alexánder von Humboldt, una institución que se ha caracterizado por encabezar los listados de excelencia educativa en el país.

Su rector, José Rodolfo Henao, dice que le apuesta a la potenciación de los estudiantes. “Lo que buscamos –explica– es explorar las capacidades de los alumnos para descubrir sus talentos; a partir de ahí hacemos un acompañamiento para mejorar la experiencia de cada estudiante”.

El colegio tiene clasificación A+, y su rector dice que mantendrá sus lineamientos educativos, que le han valido tener 35 estudiantes cursando carreras universitarias con el programa Ser Pilo Paga.

El año pasado también recibió reconocimiento por ser de los mejores del país. “Con la primera parte del incentivo económico construimos una cafetería y dotamos de aire acondicionado algunas aulas, ahora queremos dotar de tecnología a los docentes”, agregó.

Los rectores de las tres instituciones concuerdan con que con los procesos que se han desarrollado desde el 2008 ya no solo las grandes capitales tienen los primeros puestos, y destacan que con este nuevo modelo de clasificación se incluye en el proceso a los docentes y rectores de los colegios, a diferencia de otras épocas, en que solo se tenía en cuenta el resultado de las pruebas de los estudiantes.

‘Vamos por más’

No conformes con puntear en el ranking de calidad educativa, los barranquilleros se han propuesto convertir a su ciudad en la más educada del país y ubicar a sus instituciones siempre en los primeros 10 lugares de cada una de las categorías.

Suena ambicioso, pero Barranquilla ya va a medio camino de este cometido. Así lo asegura la secretaria de educación Karen Abudinén, quien dice que “desde hace ocho años, en la primera administración del alcalde Alejandro Char, se vienen haciendo inversiones en el sistema educativo para mejorar la infraestructura y la calidad de los colegios”.

De acuerdo con la funcionaria, el éxito educativo que ha manifestado Barranquilla no se debe a un solo factor y tampoco a un solo protagonista; se trata de una sumatoria de fuerzas, que le han permitido a la ciudad caribeña sobresalir.

El trabajo en equipo es uno de esos factores, quizá el más importante. “Rectores entregados a su trabajo con pasión y conocimiento; el liderazgo de los docentes; la motivación de los estudiantes y la energía que imprimen los padres de familia han sido fundamentales”, dice Abudinén.

La destinación de recursos y la veeduría que las autoridades locales hacen a los procesos en cada institución, como la alimentación y la convivencia escolar, son fundamentales. “Si un estudiante está mal alimentado no va a rendir, y si la convivencia humana que hay en los colegios no es buena, nunca se van a mejorar los índices de calidad”, dice la secretaria.

Y, claro, Abudinén no podría continuar con la lista de ingredientes sin resaltar la labor de los docentes. La secretaria asegura que si bien los rectores son los mayores direccionadores de los programas educativos, los profesores llevan a cuestas la mayor de las tareas y es liderar y orientar a los estudiantes, además de ejecutar las iniciativas.

BOGOTÁ y BARRANQUILLA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.