'En los hogares comunitarios tenemos que administrar pobreza'

'En los hogares comunitarios tenemos que administrar pobreza'

Madres del ICBF en Villavicencio insisten en que no alcanzan los alimentos para nutrir a los niños.

notitle
05 de abril 2016 , 07:55 p.m.

Ayer, en un hogar comunitario del ICBF del barrio Montecarlo Bajo, al sur de Villavicencio, una madre comunitaria responsable de 13 niños tuvo que ‘saltar matones’ y sacar de su bolsillo para que a la hora del almuerzo un plato de sopa pudiera acompañar el pedazo de pollo, la cucharadita de arroz y la tajada de plátano que les dio a los niños.

Y aunque ella no se sumó a la protesta que están haciendo desde el pasado lunes las madres comunitarias de todo el país, se queja y dice con tristeza que el Gobierno nacional está “apretando las raciones y que eso afecta la nutrición de los niños”.

Explicó que antes las minutas donde se fija el menú, incluían solo tres raciones y que ahora son cuatro y que los recursos no alcanzan para tener los alimentos requeridos para los niños.

Lo paradójico, dice, es que mientras el país se aterra y no sale de su asombro con los casos de niños que han muerto por desnutrición, ahora se les está disminuyendo la ración.

“La canasta familiar subió y en el ICBF no se han dado cuenta y al comprar, la plata no alcanza porque el presupuesto es más caro.

“Para la ración diaria de un niño nos dan $2.700 y hay que darles desayuno, refrigerio, almuerzo y refrigerio y estos niños vienen de familias vulnerables con muchas necesidades y con bastante apetito”, dijo.

Ester Loaiza, madre comunitaria que sí se sumó al paro, explicó que ahora les toca repartir a diario 200 gramos de arroz para 13 niños, media libra de frijol y que lo que hicieron fue disminuir la ración del almuerzo.

“Nos hemos visto afectadas porque nos ha tocado comprar cosas y poner del bolsillo de nosotros, porque no tenemos corazón para darles a los niños una sopa juagada que no tenga zanahoria y verduras y que no tenga sustancia o proteína animal”, sostuvo.

Explicó que ella está en el paro porque siente que luego de doce años de trabajar como madre comunitaria no puede irse así no más y que le nace por convicción y solidaridad, ayudar a atender a esos niños.

“Cada hogar cuenta con 13 niños con edades entre 2 y 5 años y lo triste es que son niños de familias desplazadas que viven en zonas inundables como Guaduales, El Rubí, Nuevo Amanecer y llegan a los hogares comunitarios con mucha hambre”, explicó.

Dijo que la situación es crítica porque a los hogares comunitarios no los tratan igual que a los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) que cuentan con todo el apoyo de la Gobernación y de la Alcaldía.

"Lo que incluyeron en la minuta fue más pan, papaya y banano y los niños se comen los primeros días, pero no todos.

Acoso laboral

Muchas madres comunitarias consultadas señalaron que sienten acoso laboral porque las están presionando para que se aburran y se vayan. “Así pueden acabar con el hogar comunitario”, señalan. Dijeron que prefieren hacerles sopa a los niños que echarles bienestarina a la mayoría de los alimentos que les dan, como les recomiendan las nutricionistas del ICBF.

'Este año subió el aporte calórico'

A través de un comunicado de prensa, Claudia García, gerente del programa Madres Comunitarias del ICBF, desmintió que las minutas nutricionales hayan desmejorado y aclaró que, por el contrario, este año se incrementó el aporte calórico y que es necesario revisar el tema desde el unto de vista general y no individual.

“No se puede ser radical en que se da media libra de arroz o frijol como lo están presentando ante los medios de comunicación, debemos sentarnos a revisar el tema de la minuta, los menús y la estructura nutricional elaborados con el equipo del Instituto”, sostuvo la funcionaria.

Agregó que “si es un tema de operadores es de público conocimiento que las madres comunitarias no están de acuerdo con el cambio que se viene haciendo, así como hay denuncias por parte de operadores en relación con la mala manipulación de los alimentos por parte de las madres cuando los reciben.

“Tanto los operadores que entregan mal los alimentos como las madres que los manipulan mal serán sancionados”, manifestó la gerente del programa.

@RubnDaroRomeroCastro
Rubén Darío Romero Castro
LLANO SIE7E DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.