La cocina para el espíritu de la chef Catalina Vélez

La cocina para el espíritu de la chef Catalina Vélez

La chef presenta su primer libro, una guía para transformar hábitos de alimentación y de vida.

notitle
04 de abril 2016 , 03:43 p.m.

Todos los movimientos de Catalina Vélez (Pereira, 1978) transmiten paz y una profunda satisfacción. Esa que solo se consigue después de dejar atrás complejos, prejuicios y temores para alcanzar el equilibrio en el que ha tenido que trabajar durante largo tiempo. Ella lo sabe bien. Hoy, dice Catalina, tiene una conciencia mayor, sabe claramente lo que quiere y para dónde va.

Su energía es contagiosa y le alcanza para dividir el tiempo entre las numerosas asesorías privadas que ocupan una parte de sus días, en el montaje de su nuevo restaurante en Bogotá -que se llamará Elemental y empezará a funcionar en el 2017-, el desarrollo de una línea de productos orgánicos para el cuidado personal y la preparación de Elemental, mi receta para vivir feliz, su primer libro, editado por MNR Ediciones, que lanzará durante la Feria del Libro de Bogotá.

Graduada en administración de empresas y luego como cocinera en el Art Institute of Atlanta, en Estados Unidos, y en Le Cordon Bleu de París, es además coaching en nutrición y ha dedicado los últimos 15 años de su vida a estudiar los alimentos en profundidad recorriendo el mundo y descubriendo el país palmo a palmo para reencontrarse con recetas y preparaciones ancestrales de manos de chamanes, matronas y portadoras de tradición, con ayuda de los cuales ha llegado a la conclusión de que el alimento también es medicina.

“Finalmente entendí que quiero darle al mundo todo lo que he experimentado en mí, quiero regalárselo y entregárselo”, afirma la chef que se hizo popular con sus programas Cocinatherapia, Orígenes y Tierra de sabores en el canal Gourmet y logró transformar su manera de alimentarse y su estilo de vida con un concepto propio donde no hay prohibiciones.

Cata1

Catalina Vélez en la portada de su libro 'Elemenatl, mi receta para ser feliz, editado por MNR Ediciones. Foto: Jorge González / MNR Ediciones

¿Cómo resume su libro?

Es el resultado de un estilo de vida saludable, que no es restringido, que no cuenta calorías, que no elimina las grasas. De un estilo de vida muy por fuera de todo este boom de lo 'fit', de las prohibiciones, uno que por el contrario nos dice que entre más comamos productos de la naturaleza, mejor sepamos tratarlos, procesarlos y combinarlos, vamos a tener un mejor resultado, en el cual los alimentos son la medicina preventiva y las medicinas son nuestros alimentos.

¿Este concepto lo aplica siempre a su vida?

Todo en mi vida va por ese camino. De hecho mi nuevo restaurante, que va a estar en Bogotá, tiene una línea paralela entre la cocina de origen, que es a lo que me he dedicado a explorar, y la sabiduría ancestral en la cual escuchamos a nuestros cuerpos, entendemos cómo todo lo que está presente en el planeta nos puede curar. Hacemos una cocina que hemos denominado una cocina para vivir mejor, para vivir feliz.

Los cambios de estilo de vida generalmente están atados a un detonante. ¿Cuál fue el suyo?

Yo fui anoréxica. Tenía 16 años y sucedió en mis épocas de juventud cuando bailaba ballet. Según los psiquiatras, la anorexia tiene un camino de autodestrucción, de no amor propio, pero yo nací en medio de un hogar maravilloso. Creo que lo que me llevó a este exceso fue la presión constante del medio en el que me movía, en el cual te subían a una pesa todos los días, y si aumentabas 200 gramos no te dejaban bailar… Bueno, cuando estás en esos procesos tan complicados finalmente lo entiendes, pero te queda algo, ese algo es un miedo, un miedo a comer que empezó a transformarse gracias a que decidí estudiar para ser cocinera.

¿Cómo fue esa transformación?

Debo reconocer que soy una fanática del ejercicio, una obsesionada por verme y sentirme bien. Recorrí muchos caminos, me equivoqué mucho: corrí maratones, me metía en el gimnasio tres horas, hacía yoga, pilates, entrenamiento funcional, bicicleta de montaña… absolutamente todo, pero todo en exceso. Lo mismo con la comida, era excesiva en el tema: libre de grasa, libre de azúcar, libre, libre, libre de..., y se me convirtió en algo muy agobiante. Lo primero que hice fue alinearme y buscar un equilibrio, y este empieza desde cómo está tu mente alineada con tu alma, cómo logras hacer un ciclo efectivo en tu vida en el cual les dedicas cierto tiempo a cosas que te hacen feliz.

¿Siempre quiso ser cocinera o fue debido a su enfermedad?

Nunca pensé que quería ser cocinera. Sí, yo estaba siempre detrás de las ollas y de mi mamá, que es una excelente cocinera, y de mi abuelo materno, que era un cocinero sirio-libanés absolutamente genial, pero en mi mente nunca estuvo la idea de ser cocinera como profesión. Cuando me meto al mundo profesional de la cocina hago un clic total y empiezo a perder el miedo.

¿Fue muy complicado?

Sí. Obviamente iba y venía con mi problema y vivía en ese paralelo entre la obligación de probarlo todo, pero también tenía la obligación individual y la conciencia de cuidarme. Fue un camino difícil que empezó primero por lo espiritual, a través de adquirir conciencia, de aprender a respirar, de sentir mi cuerpo. Empecé a ver que una buena respiración me permitía pensar más claramente aun con respecto a la comida. Y he asistido a clases, he hablado con matronas, hechiceros, chamanes, bioenergéticos, médicos ayurvedas y he ido encontrando mi propio esquema.

El que comparte en su libro...

Sí. A este primer libro (de una serie que ya tiene proyectada) yo le llamo la iniciación. Por ejemplo, si voy a arrancar de cero y consumo azúcar refinada y pongo varias capas de mantequilla a la arepa, ¿cómo puedo hacer para dejar eso? Es un proceso. Reeducarse implica una transformación del gusto, una adaptación de nuevo a lo natural.

¿Cómo propone usted el cambio?

Empezar por transformar las recetas poco a poco. Aquí no estamos eliminando del todo el azúcar refinado, sino que estamos cambiándolo por miel o panela orgánica, involucrando poco a poco la harina de almendras y de avena; todavía comemos lácteos y empezamos a enseñar cómo reducir la sal y reemplazarla por saborizantes naturales como las hierbas, las especias y los cítricos. La idea es generar ese deseo de cambiar, porque finalmente el único que cambia es el que quiere hacerlo.

Conversatorio con Catalina Vélez en la filbo
CARRUSEL y MNR Ediciones se unen para que nuestros lectores puedan compartir con la chef Catalina Vélez en vivo. El conversatorio se llevará a cabo en Corferias, en la Carpa VIP, el domingo 24 de abril de 12:00 m. a 2:00 p. m. Deberá inscribirse a través de nuestras redes sociales los días 18, 19 y 20 de abril. Tendrá entrada gratuita a la Feria del Libro y al conversatorio.

HONORIA MONTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.