Habitantes de Ebéjico añoran las horas que daba el reloj de la iglesia

Habitantes de Ebéjico añoran las horas que daba el reloj de la iglesia

El municipio de Occidente hace cerca de 10 años que el reloj presenta fallas.

notitle
03 de abril 2016 , 04:18 p.m.

Es la 1:20 de la tarde, pero el reloj de la cúpula de la iglesia San José del municipio Ebéjico, occidente antioqueño, marca las 7:25.

La incógnita es si las manecillas indican la mañana o la tarde. Por más de 12 años, este reloj de péndulo, con campanario referencia D.C, construido por la extinta empresa Talleres Robledo Medellín, presenta fallas técnicas que frenaron su marcha y lo dejaron mudo.

Los habitantes cuentan que ya no miran a la cúpula como lo hicieron durante años para saber la hora de inicio de la eucaristía o partir a sus viviendas a realizar las actividades de la casa.

En este municipio aún las personas son muy conservadoras de las tradiciones, y la región es conocida por sus cultivos de caña de azúcar, plátano, árboles frutales, café y ganadería.

Uno de los colaboradores de la iglesia le da cuerda al frágil reloj antiguo, ubicado en la cúpula. Foto: Esneyder Gutiérrez

También se le llama ‘El rincón más sano de Antioquia’ por la amabilidad de sus habitantes y porque no sufre mayores problemáticas de violencia debido a que es poco conocido a pesar de limitar con Santa Fe de Antioquia, Sopetrán, San Jerónimo, Heliconia, Armenia y Anzá. Los tres primero referentes del turismo de la región.

De este terruño no se ha contado mucho más que la historia de su fundación en 1833, después de las largas disputas que tuvieron las tribus como los titiribíes, Ebéxicos, Catíos y Quirimaráes que habitaban esas tierras y que fueron forzados a abandonarlas por los españoles que las conquistaron a capa y espada obligando a los pocos indígenas que quedaron a abandonarlas y marcharse a las montañas.

En el parque principal se ubica la parroquia, que está rodeada de algunos locales comerciales y las grandes casas de estilo español que se conservan en perfecto estado, como también se imponen los gigantes arboles de mangos que dejan caer su fruto violentamente por todo el lugar.

Román Emilio Cano, oriundo de Ebéjico, aprovecha la gran cosecha de mangos para venderlos en el parque principal.

Además, allí, Guillermo Bedoya, nacido y criado en la región, tiene su taller. Bedoya es conocido por que es capaz de reparar cualquier cosa descompuesta.

Precisamente, este hábil artesano desde hace algún tiempo se ha dedicado a ver cómo arregla el reloj de la iglesia.

Lo hace por amor y solidaridad, además porque sabe que la iglesia no cuenta con los recursos necesarios para contratar un técnico experto.

Un primer diagnóstico deja saber que la maquinaria del reloj ha sufrido muchos desaciertos durante los últimos años debido a las personas que la han intervenido e, incluso, modificado su funcionamiento.

La empresa Talleres Robledo fue fundada en 1920 y luego, en 1938, fue comparada por la Siderúrgica Simesa.

Para Bedoya todo ha sido hecho de una manera errónea y poco precisa, tanto que lo único que ha dejado como resultado es el aumento del deterioro del artefacto.

Por eso él se dio a la tarea de ponerlo a trabajar como salió de la fábrica. Esto lo ha hecho, dice, con base en su experiencia, inteligencia y un poco de investigación en la internet.

Su ilusión es que las personas encargadas por el párroco actual, demuestren interés y compromiso para darle al reloj la cuerda que requiere cada 24 horas.

En los cortos periodos que trabaja bien ha sido gracias a esto: a que personas de buena voluntad le dan cuerda.

Sin embargo, es una de las principales dificultades puesto que la iglesia no cuenta con dinero para pagarle a alguien que se encargue de dicha labor.

Esa inconstancia hace que el reloj presente fallas técnicas y permanezca detenido sin que los ebejicanos puedan ver la hora cierta y escuchar sus campanazos angelicales.

ESNEYDER GUTIÉRREZ
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.