Kennedy, Engativá y Suba, las localidades con más vecinos ruidosos

Kennedy, Engativá y Suba, las localidades con más vecinos ruidosos

Entre enero y febrero, línea 123 recibió 43.351 llamadas con quejas de escándalos y música fuerte.

notitle
01 de abril 2016 , 08:09 p. m.

Si cada fin de semana sufre por el alto volumen que generan las fiestas de sus vecinos, el sonido de los tacones de la residente de arriba o los ladridos imparables de un perro, probablemente hace parte de los 43.351 habitantes de Bogotá, que durante los dos primeros meses de este año, se quejaron en la Línea 123.

Este tipo de llamadas son registradas por las autoridades como “alteración del orden o la tranquilidad pública, ya sea por escándalo, música, alto volumen o perifoneo”.

Claudia Córdoba, administradora de un conjunto residencial en el barrio Batán, en la localidad de Suba, explica el procedimiento que ellos han seguido cuando hay un vecino bullicioso: inicia con un llamado de atención, “sin embargo, si el residente hace caso omiso del llamado de la administración, acudimos a la Policía”, indica.

Asimismo, Córdoba enfatiza en que el respeto por la tranquilidad de otros es muy importante para la convivencia: “Las familias cuando encuentran un hogar, esperan no solo tener un techo para vivir, sino también, un ambiente propicio para el desarrollo de la familia, y cuando hay mucho ruido, a causa de un vecino, esto genera molestias”.
Según el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc), la tercera causa de riñas en Bogotá son las discusiones entre vecinos por el ruido. (Lea también: Consejos para que se quite el dolor de cabeza de un vecino rumbero)

De acuerdo con la Línea 123, de las 43.000 llamadas recibidas, durante enero y febrero de este año, Kennedy fue la localidad que más se comunicó para denunciar a los bullosos (5.647 llamadas). Le siguen Suba (5.559) y Engativá (4.956).

En contraste, las localidades que menos llamaron a la Línea 123 reportando vecinos escandalosos fueron Tunjuelito, con1.163 llamadas; Barrios Unidos (994), Antonio Nariño (819) y La Candelaria (146).

Según Legal App, una herramienta digital del Ministerio de Justicia a la que se accede a través de la página www.legalapp.gov.co, se puede solicitar la mediación de la Policía Nacional “para que haga un llamado de atención, en el momento en el que se presenten molestias en la tranquilidad o en la convivencia”.

Cuando finalice la visita de las autoridades, es importante solicitar una copia del informe de la visita, pues en caso de reincidencia, este le servirá como prueba.

Al ser la Policía la autoridad encargada de controlar a los vecinos ruidosos, el artículo 10 del Código Nacional de Policía y Convivencia sentencia que los comportamientos que generen molestias por su impacto auditivo, como fiestas, reuniones y producción de sonidos, entre otros, darán lugar a medidas correctivas.

Si el llamado de atención de la Policía no logró que se solucionara la situación, se puede radicar una querella ante el inspector de Policía de la localidad donde se presenta el problema.

Legal App dice que en esta instancia “se citará a las partes a una conciliación, para intentar una solución concertada al problema”.

De no lograrse un acuerdo, se tomará una decisión e impondrán las sanciones que sean necesarias, que pueden ir desde una amonestación en audiencia pública, hasta multas y decomisos, según sea el caso.

Casos Manotas

Uno de los casos más recordados que protagonizaron vecinos ruidosos sucedió en el 2013. David Manotas Char apuñaló y asesinó a uno de sus vecinos porque le pidió bajar el volumen de la música. Manotas fue condenado el pasado 25 de febrero a 17 años de prisión por homicidio y está recluido en la cárcel La Picota.

El hecho, que sucedió en un edificio del norte de Bogotá, marcó un precedente para tratar a los vecinos ruidosos y saber cómo actuar en caso de que un bulloso impida dormir o afecte la tranquilidad, antes de que ocurra una tragedia.

Multas y leyes

Las sanciones que le pueden imponer a los vecinos ruidosos pueden ir desde los 700.000 pesos hasta los 8 millones de pesos, esto depende de la zona en la que se genera el ruido y si hubo reincidencia.

Los conjuntos residenciales cuentan con un manual de convivencia, este está aprobado en la Ley 675 del 2001 de la propiedad horizontal. En este se dictaminan cuáles son las acciones o sanciones que se aplican a los vecinos escandalosos, ya que según este documento, los propietarios y arrendatarios del lugar tienen el deber de respetar la tranquilidad de la comunidad.

Es decir, evitando producir ruidos fuertes, música a alto volumen, en especial en horas de la noche, y haciendo uso de electrodomésticos caseros como aspiradoras, lavadoras y secadores en horas apropiadas.

En cada manual de convivencia de los edificios se establece el horario para realizar fiestas y reuniones que causen niveles altos de ruido e incluso se diferencian los horarios si se trata de un día entre lunes a jueves o de un fin de semana.

Finalmente, la mejor medida es el respeto por los demás, por lo que la Secretaría Distrital de Ambiente recomienda que “lo que no quiero para mí, no se lo hago a los demás; se puede disfrutar de una celebración sin molestar la tranquilidad de la comunidad aledaña haciendo uso del sonido a un nivel moderado”.

Los decibeles permitidos

Para controlar el sonido que se emite en las ciudades, el Ministerio de Ambiente expidió la Resolución n.° 627 del 2006 en la que se establecieron los niveles permitidos de ruido, medidos en decibeles, según la zona y el horario. En esta, se determinó que el horario diurno es desde las 7:01 a.m. a las 9 p. m., mientras que el nocturno abarca desde las 9:01 p. m. hasta las 7 a. m.

La Resolución 627 también reguló la cantidad máxima de débiles permitidos según las zonas. Para las áreas residenciales la cantidad de decibeles en el día es de 65 y en la noche, de 55. Las zonas comerciales tienen permitido un máximo de 70 decibeles de día y en la noche de 60, finalmente, las zonas industriales pueden emitir como máximo 75 decibeles durante todo el día. Es precisamente a través de esta Resolución, la manera en la que se impone el valor de las multas, según la zona y el horario.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.