Dos uniformados, asesinados en medio del paro armado del 'clan Úsuga'

Dos uniformados, asesinados en medio del paro armado del 'clan Úsuga'

Mindefensa indicó que iban desarmados. Paro afecta a habitantes del bajo Cauca, Urabá y Sucre.

notitle
31 de marzo 2016 , 09:27 a.m.

Las tiendas, restaurantes, colegios y hasta los hospitales de los municipios del bajo Cauca y el Urabá antioqueño amanecieron este jueves cerrados.

La Policía de Antioquia informó que van tres vehículos quemados en la carretera que del bajo Cauca conduce a Medellín. Desde las 11:30 de la mañana de este jueves las autoridades comenzaron a despejar estos puntos, para permitir el tráfico de los automóviles.

Según información de la Gobernación, en uno de estos ataques, perpetuados en la mañana de este jueves, el capitán Andrés Lugo López, quien en su carro particular se desplazaba de civil junto a su esposa e hija hacia San Pedro de Urabá, falleció después de que unos hombres del Clan Úsuga les lanzaron una granada. La mujer fue trasladada al hospital de Apartadó, donde le amputarán una de sus extremidades. La menor de edad se encuentra fuera de peligro. El oficial estaba en su periodo de vacaciones.

De otro lado, el patrullero de la Policía, Deinson Rentería Moreno, fue asesinado cuando iba a una cita médica, de civil, en la vía que une a Quibdó con Pepe en el departamento de Chocó.

La situación se debe a un paro armado organizado por las Autodefensas Gaitanistas, que conmemoran el asesinato de su líder, José Francisco Morelos, alias el Negro Sarley, el 24 de abril del 2014. Lea también: (Este es el plan del 'clan Úsuga' para paralizar al Urabá)

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, señaló que los dos uniformados asesinados en medio del paro no estaban armados y calificó los hechos como "cobardía del 'clan Úsuga'.

En un panfleto distribuido durante la semana piden a los ciudadanos cesar todas las actividades económicas, laborales y académicas: “Invitamos a que se sumen a esta propuesta los sectores sociales perjudicados por la crisis económica, social e institucional que enfrenta nuestra nación, frente a la corrupción que nos corroe, la negación del servicio de salud y a una educación gratuita de calidad”, dice el comunicado.

La alcaldesa del municipio de Tarazá, Gladis Rebeca Miguel Vides, dijo que aunque en el panfleto señalan que el paro es pacífico, el día de  el grupo armado ilegal quemó un bus en la carretera que conduce a la Costa Atlántica.

“Hoy las calles amanecieron solas, la gente está en sus casas y todo está cerrado, hasta el hospital”, contó la funcionaria.

Una situación similar se presenta en el municipio de Necoclí, en el Urabá antioqueño, donde hay irregularidades en el comercio y muchos de los ciudadanos se niegan a salir a la calle por miedo a ser intimidados por el grupo paramilitar.

Ante el miedo de la gente, Jaime López Pacheco, alcalde de Necoclí, declaró: “A nosotros como autoridad nos corresponde darle calma y brindarle seguridad a la población”.

Además, el Instituto Nacional de Vías (Invías) informó vía Twitter que, por problemas de orden público, hay un cierre total en la carretera que conduce de Llanos de Cuivá a Caucasia, sector El Doce, kilómetros 103 y 104.

Varios buses y otros vehículos de transporte público se encuentran retenidos en la troncal que conduce de Medellín hacia la Costa Atlántica por la subregión del Bajo Cauca, sobre la zona de Tarazá.

De acuerdo con informes de la Secretaría de Gobierno de Antioquia, en estos momentos están reunidas las autoridades civiles, militares y del Estado para determinar qué medidas se tomarán. El gobernador del departamento, Luis Pérez Gutiérrez, se pronunciará en horas de la tarde.

Policía llama a la normalidad

El anuncio del paro armado también ha llenado de temor a varios municipios de Sucre, donde fueron distribuidos panfletos. En estos momentos se encuentran muchas actividades paralizadas.

Las autoridades policiales de Sucre aseguran que en el departamento no hay presencia de esta estructura e instaron a los ciudadanos a efectuar sus actividades de manera normal.

Hay una alerta nacional donde un grupo que se quiere denominar Autodefensas Gaitanistas de Colombia quiere generar un tanto de zozobra en la población. Sucre está libre de presencia de estos delincuentes por lo que podemos salir a cumplir con las actividades acostumbradas porque hay presencia de la Infantería de Marina, la Policía y el Ejército, que brindan las garantías”, indicó el comandante de la Policía en Sucre, el coronel Julio Cesar Sánchez.

El dirigente gremial Édison Arrieta Garay indicó que los panfletos anuncian un paro pacifico, donde invitan a la gente a suspender labores académicas y económicas.

“Es una situación que sin lugar a dudas hace temer a los compañeros docentes donde han aparecido los panfletos. Hay acciones tomadas por parte de algunos rectores de no ir a dictar las clases el día de hoy”, explicó Arrieta.

Trascendió de igual manera que en zona rural del municipio de El Roble, desconocidos visitaron varias viviendas para enviar el mensaje de acoger el llamado al paro armado, situación que ha generado temor entre los padres de familia que se han abstenido de enviar a sus hijos a los colegios ante lo acontecido.

Los pasquines en Sucre aparecieron en los municipios de San Onofre, Los Palmitos, Sincelejo y El Roble.

Paralizado el sur de Córdoba

Los pobladores de los municipios ubicados en el sur de Córdoba tomaron como cierta las intimidaciones refugiándose en sus viviendas. El comercio paralizó sus actividades, las clases en los colegios fueron suspendidas, el transporte intermunicipal paró y las calles de los barrios se encuentran desiertas.

El panorama desolador se evidencia en Planeta Rica, Buenavista, La Apartada, Ayapel, Montelíbano, Puerto Libertador y San José de Uré. Los pobladores dijeron sentir temor por las amenazas lanzadas.

Aunque la Policía y el Ejército hicieron acompañamiento a las labores cotidianas desde temprana horas, a las 9:00 de la mañana los comerciantes recibieron amenazas de algunos desconocidos que llegaban en motocicleta o llamaban por celular advirtiendo sobre el riesgo de atentados o quemas de sus negocios si persistían en seguir laborando.

En otros municipios como Tierralta, Valencia e incluso en la zona rural de Montería, la capital del departamento, se mantiene la zozobra y algunos comerciantes han decidido cerrar sus establecimientos por temor a las amenazas.

El cierre de negocios y la suspensión del transporte público se extendió a los municipios de Canalete, Puerto Escondido, Los Córdobas, y San Bernardo del Viento de la zona costera del departamento.

Sin embargo, hasta el mediodía de este jueves no se habían presentado alteraciones de orden público en el departamento, de acuerdo con lo señalado por la Policía que confirmó que han tomado todas las medidas pertinentes para evitar brotes de violencia.

De acuerdo con lo señalado por el comandante de esa institución en Córdoba, Engelbert Grijalba, esos panfletos forman parte de una estrategia de las bandas criminales para generar temor en las zonas donde operan, pero la fuerza pública está garantizando el orden en los sitios señalados en el panfleto.

MEDELLÍN, SINCELEJO Y MONTERÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.