A la pesca del tucunaré, el pez más hermoso del río Vichada

A la pesca del tucunaré, el pez más hermoso del río Vichada

Este río es uno de los destinos de Colombia más visitados por los amantes de la pesca deportiva.

30 de marzo 2016 , 06:26 p.m.

Tan salvaje como cualquiera de las especies que los habitan, el río Vichada, con una extensión de 580 kilómetros, es un paraíso desconocido por la civilización. Así lo prueban insectos de gran tamaño como los tábanos –que sobrepasan los cinco centímetros– y el pez tucunaré, que llega a pesar casi 20 kilos y nada en sus profundidades.

Visitarlo es tan complejo como fascinante. Hay que estar preparado para soportar sus más de 35 grados de temperatura y tomar un vuelo de 80 minutos entre Bogotá e Inírida (Guainía); estando allí hay que embarcarse en el río Orinoco, la única vía de acceso posible. Pero todo este itinerario es irrelevante para pescadores de todo el mundo que llegan hasta este rincón perdido en el mapa de Colombia para explorar sus aguas.

Atardecer en el río

El río Vichada sorprende con sus colores en el atardecer y con toda la naturaleza virgen que lo rodea. Fotos: Filiberto Pinzón/ EL TIEMPO

En adelante, el recorrido es de 153 kilómetros en lancha a través del Orinoco: una boca que cada minuto se ensancha y solo es cercada por dos orillas de densa vegetación. Es un espectáculo lleno de naturaleza que se ve adornado por la cadena de cerros Yawi Rema, sagrados para la etnia sikuani, pobladora de estas tierras.
Sentado en el bote, mientras tensa el sedal de sus cañas, Miguel Sanz, un pescador con más de 30 años de experiencia, explica la razón que lo ha traído desde España.

“He pescado alrededor del mundo y solo en Suramérica he visto un pez como el tucunaré, el más hermoso de los ríos. Espero capturarlo en Vichada”, dice. Esta expectativa la comparte Leonel Cardella, un pescador proveniente de Buenos Aires, quien visita por segunda vez estas aguas. “Paraíso. Esa es la palabra que define la Orinoquia. Más allá de los tucunarés, viajar por este río es una experiencia de pura aventura”, asegura el hombre.

Cuando la lancha se acerca a la unión entre el Orinoco y el Vichada ya se han cumplido cuatro horas de trayecto. La parada en Puerto Nariño, un pueblo ubicado en este punto, se hace obligatoria porque el paso de las lanchas está restringido. En adelante solo es posible navegar en canoas equipadas con motor.

Javier Guevara utiliza una de sus cañas tipo mosca para atrapar un tucunaré desde la orilla del río Vichada. Fotos: Filiberto Pinzón / EL TIEMPO

Luego de 48 kilómetros de navegación, Alejandro Díaz, guía de los pescadores, apunta su mano hacia una orilla. Allí se ubica Tucunaré Lodge, un conjunto de cabañas en las que se hospedarán Sanz, Cardella y otros de sus colegas.
“Construí este lugar para estar cerca del río. Además, los sikuanis son abiertos a compartir su territorio”, señala Díaz.

Tan pronto como abandonan la canoa, Juan Bautista Nariño, líder de la comunidad sikuani, recibe al grupo de pescadores. Los espera, para unírseles, Francisco Marroquín, mexicano con más de 40 años de experiencia en la captura de peces latinoamericanos.

“Es un río muy hostil pero hermoso. No más ayer pescamos una anguila eléctrica. Si no hubiera sido por un colega que ya las conocía, hubiéramos sufrido una descarga mortal”, advierte entre risas.

Con el amanecer a sus espaldas, el grupo de pescadores inicia su recorrido de cuatro días por varias lagunas que conectan con el Vichada y que las separa más de 10 kilómetros de navegación. En cada una de ellas –Santa Catalina, Pueblo Viejo e Ibicí– buscarán atrapar no solo al tucunaré sino a otras especies como las pirañas y payaras. Esta última, la más esquiva.

El pescador y el río

Mientras avanza la travesía, los guías de las embarcaciones –todos de la etnia sikuani– señalan las zonas del río por donde se asoman las toninas –pequeños delfines de agua dulce– con sus crías. También enseñan toda la biodiversidad del lugar, la selva exuberante, los pájaros, los amaneceres y atardeceres que pintan de colores al río.

“Hay dos maneras de pescar. La tradicional, utilizando una caña y valiéndose de las características físicas del señuelo para atrapar al pez. Y con mosca, en la que el lanzamiento del señuelo depende de la habilidad del pescador”, apunta Javier Guevara, otro de los pescadores del grupo, y aclara que lo más importante de estas modalidades es que en ninguna se mata al pez ni se le expone mucho tiempo fuera del agua.

El Castillito, unas de las formaciones rocosas del Orinoco. Fotos: Filiberto Pinzón / EL TIEMPO

Al tiempo que lanza uno de sus señuelos, a 30 metros de la canoa, que lo transportó a la laguna Santa Catalina, Cardella explica lo complicado que a menudo resulta la pesca deportiva: “En el río no hay nada escrito. Venimos a conocer sus aguas y a esperar que la suerte nos dé para atrapar un pez gigante”, dice.

De repente, un tucunaré de 13 kilos y más de un metro de largo pica la carnada. Quienes acompañan al argentino gritan de emoción: es el primer espécimen capturado de muchos más.

Por fuera del oscuro río, los colores verdes y naranjas del tucunaré se hacen más llamativos. Manchas negras cubren un musculoso lomo que se mueve con violencia, al tiempo que sus ojos rojos lanzan una mirada retadora. Sorprendido por su peso, Cardella lo toma por la cola para sacarle una fotografía, el único recuerdo de haberlo vencido.

“¡Qué pez más bello!”, felicita Javier Guevara a su compañero mientras que ambos, armados con pinzas y guantes de malla, le retiran el señuelo para devolverlo a su hogar.

Si usted va...

La aerolínea Satena opera cuatro vuelos a la semana entre Bogotá e Inírida; el precio base del tiquete es de $ 259.000.
Tucunare Lodge es una de las agencias de pesca deportiva en Colombia encargadas de organizar recorridos por el río Vichada. El paquete de aventura ofrece tiquetes aéreos, alojamiento, alimentación, guía y otros servicios. Informes en: www.tucunarelodge.com.

El auge de la pesca

La pesca deportiva en el territorio nacional es una de las grandes apuestas que ProColombia, entidad del Gobierno encargada de promover el turismo y la inversión extranjera, tiene para el 2016. “Buscamos atraer empresarios internacionales especializados en el turismo de aventura porque el consumo de sus clientes puede ayudar a impulsar el desarrollo económico en regiones como la Orinoquia, el Pacífico y el Caribe”, explicó ProColombia. Además, gracias a que en esta práctica los peces no son afectados y los grupos de visitantes son pequeños, los ecosistemas de los ríos no resultan perjudicados.

* Invitación de ProColombia

Pablo Arciniegas
Enviado especial de EL TIEMPO*

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.