Los dos nuevos grupos criminales que son prioridad para Fuerza Pública

Los dos nuevos grupos criminales que son prioridad para Fuerza Pública

'Los Pelusos' y 'los Puntilleros', en el Catatumbo y los Llanos hoy están al lado del 'clan Úsuga'.

notitle
27 de marzo 2016 , 10:23 p.m.

Mientras los ojos del país siguen pendientes de los operativos contra la mayor organización criminal en Colombia, el denominado ‘clan Úsuga’, en los Llanos Orientales y en el Catatumbo se han empoderado otras dos redes de crimen organizado que –si bien no tienen su poder– han ascendido en el escalafón criminal hasta ser consideradas prioridad para la Fuerza Pública.

Son ‘los Puntilleros y ‘los Pelusos’, dos estructuras delictivas que están cimentando su poder sobre los restos de dos grupos descabezados: el de alias Pijarvey y su desaparecido Erpac, y el de ‘Megateo’, quien murió en un operativo en octubre pasado.

Fuentes de la Policía aseguran que, por la mutación de los jefes, redes, modalidades y disputas territoriales de estos grupos narcotraficantes, hoy en día no son reconocidos como carteles ni bandas criminales, sino como redes de crimen organizado que, al entrar en esta categoría, pueden ser bombardeadas por la Fuerza Aérea de Colombia.

Según investigadores, ‘los Pelusos’, disidentes de la guerrilla del Epl que quedó acéfala tras la muerte de ‘Megateo’, tienen injerencia en Norte de Santander, especialmente en el Catatumbo, donde hay un importante número de hectáreas sembradas con matas de coca. Según el Simci del 2014, con 6.944 hectáreas, este departamento es el tercero con más cultivos ilícitos.

Para debilitar esta estructura, que no cuenta con más de 100 hombres, se lanzó recientemente la Operación Esparta, que busca dar con la captura de Guillermo León Aguirre, alias David Aguirre, y su segundo al mando, Yaide Navarro, alias Caracho.

‘Los Puntilleros’, que tienen 180 hombres, según la Policía nacieron de la unión de la disidencia del Erpac: el Bloque Libertadores del Vichada y Bloque Meta, con injerencia en Meta, Guaviare y Vichada.

Con la muerte de Martín Farfán Díaz, alias Pijarvey, en una operación de la Policía en septiembre del año pasado, las dos redes se vieron obligadas a unirse.

La fortaleza de ‘los Puntilleros’ es el control de los cultivos de coca y laboratorios en sus zonas de influencia.

Para dar con los jefes de esta estructura criminal se está direccionando la Operación Atenea, que busca capturar a Arnulfo Guzmán Hernández alias Tigre, y a Álvaro Enciso Arias, alias Venado, primero y segundo al mando de la disidencia Bloque Libertadores del Vichada. También buscan a José Manuel Capera, alias Nube Negra, y a Martín Carvajal Morales, ‘Rudo’, jefes de la disidencia del Bloque Meta.

Así, el ‘clan Úsuga’, ‘los Puntilleros’ y ‘los Pelusos’, por su capacidad de daño, hoy hacen parte de la categoría tipo A de las redes de crimen organizado, lo que las convierte en la prioridad del Bloque de Búsqueda de la Policía.

Contra el ‘clan Úsuga’, que tiene entre 1.500 y 2.600 hombres distribuidos en Antioquia, Córdoba, Sucre, Chocó y Urabá, ya se han desarrollado dos operativos de bombardeo. La definición de redes de crimen organizado se dio como resultado de un estudio en conjunto entre la Policía Nacional y la Fiscalía General que, con el fin de que el Estado pueda modernizar su nivel operacional, le recomendaron poner en vigencia la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional.

Esta convención se conoce a nivel mundial como la Convención de Palermo, que en el año 2000 firmaron 124 países de los 189 miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y que busca brindar herramientas para luchar contra grupos armados organizados, el lavado de activos, la corrupción y la obstrucción de la justicia.

Las bandas de tipo B se caracterizan por financiarse a través del microtráfico y las extorsiones, y por tener influencia en un solo punto: ‘la Constru’, en Putumayo; ‘la Cordillera’, en Pereira y el Eje Cafetero. Están ‘las Odín’ en Medellín, y en Cali, las oficinas de cobro.

Las redes de tipo C son grupos dedicados localmente a delinquir con el hurto en todas sus modalidades, homicidios por encargo, entre otros.

‘La Constru’, azote en Putumayo

Tras la escalada de homicidios que sacudió hace más de dos semanas a Putumayo –y en la que al menos ocho personas resultaron asesinadas– según las autoridades está la red criminal ‘la Constru’, cuyo jefe es alias Cirugía, y la cual tendría alianzas con las Farc. Habitantes de Puerto Caicedo, Puerto Asís, Orito y La Hormiga aseguran que los crímenes están relacionados con panfletos amenazantes.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.